Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Rutas por Amieva, Ponga y Piloña
Ponga
Asturias

Foz Andamios y Peña Subes

Puente Agüera, 03/2019

JFCamina, 03/2019

 

Foz de los Andamios y Peña Subes / Súes.

(Entre agua, peñas y el cielo azul de Los Beyos)

Mapas IGN: 55-III "Beleño"

Inicio: Puente Agüera / Huera, Ponga - Asturias

Objetivo Principal: Foces de los Andamios - Cándano y Peña Subes / Súes.

Recorrido: Puente Agüera / Huera (335 m.a.) - Foz de los Andamios - Desvio a Casielles (440 m.a.) - Cascada lateral Foz de Cándano (485 m.a.) - Cascada río Viboli en Foz Cándano (570 m.a.) - Les Mesties cerca Viboli (732 m.a.) - Llomba los Reboyos entrada Canal de Bodiellu (872 m.a.) - Pasu Canal de Bodiellu (1006 m.a.) - Entrada Valle Miesca (1041 m.a.) - Miesca (1078 m.a.) - Manantial Miesca (1109 m.a.) - Collau Ceñal (1303 m.a.) - Peña Subes / Súes (1480 m.a.) - Regreso sobre nuestros pasos hasta el inicio en Puente Agüera / Huera (335 m.a.)

Distancia: ± 18,0 Kilómetros = 9 Ida + 9 Vuelta.

Tiempos: 7 horas = 4 h. Ida + 3 h. Vuelta.

Desnivel: 1200 mts. de ascenso y su correspondiente descenso.

Terrenos: Carreterina "asfaltada" hasta Viboli, un poco de pista terrera y veredas montañeras.

Señalización: No, aunque el inicio hasta Viboli está marcado por el PR AS-181 "Ruta la Foz de los Andamios".

 

Creative Commons License


En nuestra abultada carpeta de “Rutas pendientes” llevaban mucho tiempo dos que tenían un recorrido en común, aunque nuestra intención inicial era hacerlas por individual. Se trataba de la Foz de los Andamios y la ascensión a Peña Subes. La primera era una excursión de agua que decimos, de cascadas bajo los grande farallones calizos de Los Beyos ponguetos que dejan paso al guapo y cantarín río Víboli. Una actividad de mucho riesgo, las huellas de las pedradas son muy evidentes. La segunda, la montañera, se trata de superar un gran paredón adentrarnos por la canal de Bodiellu y entrar en el valle de Miesa para alcanzar la rocosa cima de Peña Subes o Súes. Para esta última había que hacer el tramo del río Viboli hasta la curva de Les Mesties, ya casi hasta el mismo pueblo, pero el estado de la carretera no era muy atractivo, muy estrecha y encajonada, además de muy mal firme. Así que ahí se quedaron hasta que decidimos hacer las dos de un tirón, un pequeño esfuerzo para conseguir los dos objetivo. A decir verdad, así se hizo por “cabezonería” Mary, pues ella no quería meter el coche por ese camín de cabres que sube hasta Víboli, la verdad que razón no le faltaba, ya lo comprobaréis.

Al final llegó el día y, como aún estábamos en horario de invierno, madrugamos un poco para afrontar el largo tramo de carretera que nos lleva hasta al puente Agüera o Huera en el desfiladero de Los Beyos (Ponga, Asturias), ya muy cerca de la frontera con Sajambre (León). Compramos una hogaza de pan en la panadería de Santillán de Amieva y a tomar el cafetín al bar del inicio de ruta y estacionamiento del nuestro coche. En este último deseo fue donde pinchamos, pues cuando llegamos estaba cerrado. Mal comienzo, pues a Mary esto de empezar ruta sin tomar antes el su cafetín mañanero no le sienta muy bien. Parace que en esta ocasión no se lo tomó muy a pecho y rápidamente nos a dentramos en la foz de los Andamios por la carreterina que parte por encima del propio bar de Puente La Huera (Puente Agüera).

(Puente Agüera/Huera, Concejo Ponga, Asturias, ± 0,0 K / 335 m.a. / 10:45 h. / Pto.1 Mapa)

(Entrada en Foz de los Andamios hacia Casielles y Viboli)

(Muy encajonados vamos, así durante casi cuatro kilómetros)

Numerosa cartelería nos pone en situación, aunque echamos de menos una señal que advierta del peligro que entraña caminar por esta zona, aunque no tardamos de observar una “muy natural” que a las claras nos lo indica. Se trata de una gran piedra redonda incrustada entre el borde de la carreterina y el río Viboli. Superado este primer susto solo queda tirar para arriba y caminar con la sensación de peligro constante. Muestra de esto es las numerosas virutas que el maltratado asfalto tiene de las grandes pedradas que le caen encima a diario.

(No existe ninguna señalización de "peligro caida de piedras", pero la propia naturaleza se encaga de ello)

(El río Viboli baja muy cantarín y precioso, la carreterina... ¡Estrecha y sinuosa!)

(Buen nivel de agua y muchas caidas de agua, lo que nos encanta)

(Foto vá y foto viene. La verdad que, pese al ir muy encajonados, vamos encantados)

Cerca de dos kilómetros hasta el puente donde la carretera se desvía hacia Casielles, nosotros no lo cruzamos y seguimos para arriba. Según el mapa que portamos este es el tramo propio de la Foz de los Andamios. A partir de aquí la carretera se vuelve mucho más estrecha y, en ocasiones, más cercana al río. Parece que nos adentramos en la Foz de Cándano, más bella si cabe. El panel de inicio de ruta del PR AS-181 “Ruta de la Foz de los Andamios” no hace distinción al respecto y todo lo denominan por igual. No importa mucho, igual de bellas, aunque la última tiene un plus. Para ambas igual peligrosas, mejor llevar casco.

(Llegando al puente que nos permite coger la carretera hacia Casielles, nosotros seguimos río arriba)

(Desvio a Casielles, entrada en Foz de Cándano, ± 1,5 K / 440 m.a. / 11:00 h. / Pto.2 Mapa)

(Nosotros nos olvidamos de Casielles y entramos en la Foz de Cándano el curso del río Viboli)

(En estos dos kilómetros más de foz, la roca nos va cubriendo la cabeza en cada momento)

No llevamos mucho tiempo caminando por le tramo de la Foz de Cándano, cuando nos sale al paso, por la izquierda, una cascada lateral pegada a la vertical pared rocosa. Esta ya la teníamos en mente desde hace mucho tiempo, así que rápidamente comenzamos a “fotearla”, aunque no con mucha suerte, pues la luz no nos favorecía mucho. También teníamos otro inconveniente, efectivamente, la grandeza de la misma que no nos entraba en la cámara, sobre todo al tratar de grabar un pequeño video, hubo que hacerlo con el movil porque lo puede hacer en vertical.

(Cascada lateral en Foz de Cándano, ± 1,8 K / 440 m.a. / 11:10 h. / Pto.3 Mapa)

(No es nuestra mejor foto, la verdad que la luz no nos daba muchas facilidades, pero.. )

(Unos minutos fotográficos y a seguir carretera para arriba, con el río mostrandonos sus desniveles)

Tras los obligados minutos fotográficos seguimos carretera arriba en suave ascenso. A nuestra izquierda raspando llevamos los farallones de la foz, a la derecha el río cantarín con sus grandes desniveles y la otra pared. Pasamos bajo una visera que nos cuida del agua o las piedras, igual de ambas cosas, y frente a ella descienden dos guapos chorrones verticales, aunque un tanto menguados. Seguimos avanzando y al poco otra cascada lateral que pasa por debajo de la carretera y vierte al río dejándonos otra guapa estampa. Así hasta que llegamos casi al nivel del río y nos encontramos con otra una bella cascada. Como no podía ser de otra manera, hubo que descender hasta sus pies para sacarnos una foto, no la podíamos dejar pasar, además de un pequeño video. ¡Faltaría más!

(Otra cascada lateral que pasa bajo la carretera y nos deja otra sobre el propio río)

(Como se puede observar no hay mucho margen de maniobra, bien encajonados que vamos)

(Cascada río Viboli en Foz de Cándano, ± 2,8 K / 570 m.a. / 11:30 h. / Pto.4 Mapa)

Atrás la guapa cascada del río y pronto toca cruzarlo por el puente Carmina (eso nos dice el mapa del IGN que nos guia). Momento de tomar un poco de desnivel y hacer un par de revueltas y llegar a cruzar el río por el puente de Santo Domingo. En nada ya vemos los dos barrios del Viboli entre los árboles a la derecha y bajo las grandes peñascas sureñas de Peña Salón. Fue el momento de salir de la estrechura rocosa y caminar entre los árboles desnudos. Creo que ahora es un buen momento para compartir los dos cortos de video que hemos grabado, seguro que os gustará.

 

(Link directo para casos de problemas en la visualización del video)

Atrás dejamos las cascadas y seguimos para arriba en busca del inicio de la ruta más montañera. Desde el inicio lo hacemos en solitario, pues en ningún momento nos encontramos con nadie ni pasó ningún coche. Menos mal, pues no se si libraríamos todos. A la izquierda por encima de los árboles observamos el gran cresterío calizo por el cual tenemos que pasar, no tenemos muy claro por que brecha será, solo que se llama la Canal de Bodiellu y que es un tanto inclinada. De otra manera no podría ser para poder salvar lo que parece que se nos echa encima.

(Puente Carmina y a seguir la señalización del PR AS-181)

(Un par de curvas pronunciadas y tomar más altura)

(Puente Santo Domingo y pronto salimos de la Foz de Cándano)

(Ya vemos las primeras casas de Viboli a la derecha)

(Los dos barrios de Viboli con las farallones sureños de Peña Salón)

(El estado de la carretera... )

(A la izquieda, por en cima de los árboles, la muralla que debemos pasar por la canal de Bodiellu)

Entretenidos íbamos lucubrando cual sería por la canal donde íbamos a pasar que cuando nos dimos cuenta nos vemos frente la cabaña de Les Mesties y una zona de aparcamiento donde la gente que asciende a Peña Subes, desde aquí, deja el coche. Sin llegar a la curva observamos una pista que sale fuerte para arriba a la izquierda y esa será la segunda parte de nuestra aventura. La primera ya la hemos terminado con nota, aunque si un poco “acongojados” por la estrechura de la foz y el peligro potencial de que una piedra te pueda dejar fuera de juego. Para nosotros tenemos otra “oportunidad” más, pues hoy tenemos pensado hacer un recorrido de ida y vuelta, no tenemos pensado hacer otro recorrido más elaborado.

Se acabó el primer recorrido de la jornada, el más húmedo. Ahora, desde Les Mesties arrancamos la segunda, la más más montañera. Así, cogemos una pista que sale a la izquierda y tira para arriba con gracia con rumbo Oriental en busca de la Llomba los Rebollos. Bueno, el decir pista es mucho, efectivamente, pues la misma está muy estropeada, así que lo dejamos en una camín ancho. Bajo los árboles ascendemos con algún claro de pradería por el medio. Algún jitu que otro, no muchos, es nuestra señalización. Para hacerlo más liviano el ascenso unas florinas se apiadan de nosotros y se dejan fotografiar.

(Les Mesties cerca de Viboli, tomamos pista a Izqda., ± 4,0 K / 732 m.a. / 12:00 h. / Pto.5 Mapa)

(Se acabó el "asfalto", ahora toca la parte más montañera hacia Peña Subes o Súes)

(Un primere tramo de pista terrera, pero muy mala, casi camín ancho)

(Travesía por el bosque en busca de la Llomba los Rebollos, con algún claro de pradería)

(Erythronium dens-canis, más conocida como diente de perro)

(Detalle del "Cómo se hizo")

(Un reguero que dejó la pista terrera casi inservible para el tráfico rodado)

(Guapo bodegón de hepáticas y las amarillas prímulas)

Cuando la pista parece que dobla a la derecha o desaparece (no llegamos a saberlo del todo) observamos un jitu a la izquierda que parece que nos invita a seguirlo abandonando ancha traza. En principio desconfiamos, pues la estrecha vereda desciende un poco y no es muy definida. Pero pronto tomamos confianza en ella al ver que comienza a tirar para arriba culebreando por el anárquico bosque norteño. Con la moral subida seguimos la estrecha vereda sorteando árboles y ramaje caído, además de una terreno muy pedregoso. Así al poco ya nos vemos metidos de lleno en la canal de Bodiellu, entre los farallones calizos NorOccidentales por los que debemos alcanzar y pasar al otro lado, una rotura nos permitirá el pase al valle que nos dará el acceso a la gran ladera de la vertiente NorOriental de Peña Subes o Súes.

(Desvio a Izqda. entrada Canal Bodiellu, ± 5,0 K / 832 m.a. / 12:25 h. / Pto.6 Mapa)

(-¡Venga Félix, tira pa aquí que la vereda ye clara!)

(-Sí, parece que la vereda ye clara)

(Un par de zig-zags y pronto entramos en la canal de Bodiellu, en la parte de arriba tenemos el paso)

(Una mirada hacia atrás desde la canal de Bodiellu para ver la caida sureña de Peña Salón y...)

(Los dos Vibolis)

(En plena faena en la Canal de Bodiellu, arriba tenemos un paso)

La subida es dura, empinada, pero como es habitualmente en nosotros no nos cebamos y nos lo tomamos con calma. Una vuelta a la izquierda, otra a la derecha y unos cuantos metros de desnivel avanzamos, y a repetir la maniobra sin patinar mucho con las piedras sueltas. Fue en este punto donde escuchamos un pequeño estruendo de piedras y rozar de la vegetación. Fue cuando vemos a tres rebecos descender con fuerza esquiva por el flanco derecho. Visto y no visto. Después vino el ojo sobre el flanco izquierdo, una preciosa ventana natural en medio de la canal. La verdad que la falta de hoja en los árboles nos permitió verlo todo, incluido los rebecos, con rapidez, aún estamos en invierno. Unos metros más arriba y parece que tropezamos con el paredón calizo, es justo donde el camino se va a la derecha y pasa bajo él. Después, a la izquierda, sobre el paredón vemos el pasadizo que por encima de él transitaremos.

(Una vuelta a la izquierda, otra a la derecha y unos cuantos metros de desnivel avanzamos)

(A repetir la operación anterior, una y otra vez canal de Bodiellu arriba)

(Preciosa ventana lateral en el flanco izquierdo de la canal)

(-Félix, parece que topetamos, pero tranquilo que por aquí discurre un camín)

(Una vereda a la derecha por debajo de frontón calizo hasta que... )

(... Al mirar a la izquierda vemos un pasillo hacia arriba por encima del frontón)

(Ya con altura las vistas son interesantes, como el bosque de Peloño y los picos Rasu y Lluengu)

Atrás el pasadizo ya nos encontramos en punto álgido de la jornada, el paso de la canal, el cual es muy claro y evidente, sobre todo cuando estás en él, mientras… ¡A porfiar! Unos minutos contemplativos y a pasar por la rotura de la roca en pequeño descenso. Superado el paso nos vemos ante una inclinada canal que al mirar a la izquierda se observa la carretera abajo del todo. Nosotros para arriba entre los farallones calizos, la yerba arganosa, las fayas y los narcisinos. Las pequeñas florecillas amarillas reinas de la Cordillera Cantábria, especialmente en invierno, son numerosas y nos dan una buena escusa para hacer una alto en el camino al fotografiarlas, incluso el que suscribe con ellas, todo un placer.

(Pasu Canal Bodiellu, ± 6,0 K / 1006 m.a. / 12:50 h. / Pto.7 Mapa)

(Ya estamos negociando el pasu de la Canal de Bodiellu)

(Otra canal más pequeña y clara se nos manifiesta, así que seguir subiendo)

(La yerba arganosa sigue muy presente, aunque está muy baja al ser invierno)

(Entre las rocas, las fayas y la yerba arganosa...)

(...Los amarillos narcisinos invernales)

(Los narcisinos nos reciben al final de la canal, siempre un placer)

Todo va según lo previsto, nos parece que lo más difícil ha sido superado. Una mirada hacia atrás para contemplar el gran desplome de la vertiente sureña de Peña Salón y rápidamente a doblar la Sierra de Miesca y adentrarnos en el verde y despejado valle que nos dará un acceso asequible a la cumbre de la Peña Subes. A nuestra izquierda, hacia atrás vemos la singular subida al pueblín de Casielles. Una, dos, tres, ocho, diez, etc.… perdimos la cuenta de las revueltas de la carretera. A nuestra izquierda más pura, la otra gran muralla del desfiladero de Los Beyos. De momento no sobresalen las grandes cumbres del Cornión, del Macizo Occidental de los Picos de Europa. Por una estrecha vereda, a media ladera, entre fayas desnudas, con rumbo Sur vamos rodeando la peña en busca de las praderías de Miesca, aunque aún queda.

(Fin Canal Bodiellu y entrada valle Miesca, ± 6,3 K / 1041 m.a. / 13:10 h. / Pto.8 Mapa)

(Impresionante los farallones sureños de Peña Salón)

(A la izquierda, al otro lado de la foz de los Andamios, observamos la singular subida a Casielles)

(La subida a Casielles y al otro lado del Sella, la otra hoja del desfiladero de Los Beyos)

(Ahora con rumbo Sur, a media ladera, en busca de las praderías de Miesca, aunque aún queda)

(La estrecha vereda parece que va colgada, al otro lado del desfiladero vemos el llamativo Frailón)

(Detalle de la armadura del camino por donde transitamos)

(Impresionante detalle del otro lado de Los Beyos, donde el desgajo del Frilón destaca con fuerza)

Parecía que las praderías de Miesca estaban cerca, pero el camino cunde un poco y se nos hizo más largo de lo que en un principio esperábamos. Menos mal que las vistas son excelentes y uno se va entreteniendo. Así, un motivo de distracción era el adivinar cual sería la cumbre, pues veíamos a nuestra derecha un primer porro que pudiera ser, pero por la posición en el mapa del objetivo del día este no iba a ser. Nuestra meta estaba más al fondo, casi no se veía, más bien se intuía, por encima del colla de Ceñal estaba, pero un tanto difuminada por la subida del bosque hasta casi la cumbre. También comentábamos las grandes praderías descendentes que teníamos a nuestra mano izquierda, todo un valle verde que descendía hacia un estrecha canal sobre el río Viboli. Así, con estas cábalas llegamos a la solitaria y derruida cabaña de La Miesa, creo recordar que había otras más abajo más cercanas a los grandes prados descendentes (espero que la memoria no me traicione).

(-Oye Mary, esto es más largo de lo que pensábamos)

(Menos mal que tenemos distracciones laterales, sobre todo el Frailón a nuestra izquierda)

(Al frente los tres últimos objetivos: La Miesca, Collau Ceñal y la cumbre de Peña Subes)

(Ya está claro el objetivo, pero esa nieve que tenemos por la Cuesta Ceñal...)

(Llegando a la solitaria cabaña de La Miesca)

(Cabañas de Miesca, ± 7,0 K / 1078 m.a. / 13:40 h. / Pto.9 Mapa)

Ya en La Miesca poco podemos hacer, así que no paramos mucho y enseguida para arriba, por la riega en busca del bosque y de allí, por la Cuesta Ceñal alcanzar el collau del mismo nombre. Al poco de arrancar nos tropezamos con el manantial, el cual está un tanto abandonado, complicado beber agua allí, aunque siempre está bien saberlo donde se encuentra. Después para arriba siguiendo las trochas del granado y adentrarnos en el vertical bosque de fayas, bueno como son casi todos. Fue cuando llegó la hora de los neveros, los cuales tratamos de sortear como pudimos para evitar algún resbalón innecesario, pues la nieve estaba dura. De hecho el recorrido de ascenso y descenso no fueron exactamente iguales, según las circunstancias de los neveros fuimos cambiando el recorrido buscando la traza más favorable. Pero eso sí, al final al vistosón Collau Ceñal llegamos, y para el descenso hasta la misma fuente y cabaña de La Miesca alcanzamos otra vez más.

(Poco que hacer en La Miesca, así que para arriba en busca del bosque de la Cuesta Ceñal)

(Manantial de Miesca, ± 7,2 K / 1109 m.a. / 13:45 h. / Pto.10 Mapa)

(Panorámica de La Miesca y la vereda por donde llegamos a la solitaria cabaña)

(Hora de adentrarse en el bosque e ir soteando los fríos neveros)

(Comenzando el transito por el fayeu en busca del Collau Ceñal)

(Tratando de superar lo mejor posible los neveros zigzageando un poco)

(Por la boscosa Cuesta Ceñal)

Alcanzamos el Collau Ceñal y el precioso mazacote del Niajo y el Pozalón se manifiesta ante nosotros en primer plano. También las grandes y blancas cimas de Ten y su sequito a su derecha. A la izquierda las cumbres nevadas del puerto de Pontón y del comienzo de las primeras estribaciones sureñas de los Picos de Europa. Abajo… ¡la profundidad de infierno! El río Sella. Todo muy guapo aunque lo que teníamos por delante, al Este, donde se encuentra la cima (que no vemos) de Peña Subes no nos lo parece tan bien. Nos queda una dura subida entre la vertical caida hacia el Sur, por el Canalón de Ceñal hacia el valle de Tolivia, y el bosque que casi llega hasta la cima del día. En este transito tenemos que añadir el terreno mucho más abrupto, con roturas, estas últimas parece que provocadas de una antigua explotación minera. En compensación quedan las grandes panorámicas que ahora tenemos sobre los blancos los Picos de Europa, de lujo podríamos aseverar. Así que nos lo tomamos con calma y ascendemos oteándolo todo, parándonos a cada poco a fotear el panorama de lo de arriba como lo de abajo. Del río al cielo.

(Collau Ceñal, ± 8,2 K / 1303 m.a. / 14:20 h. / Pto.11 Mapa)

(Excelente vistas sobre el Niajo y Pozalón en primer plano)

(Pero no tenemos mucho tiempo contemplativo, aún nos queda un par de largos de ascenso)

(Casi por la arista Oriental de Peña Subes, entre las fayas y la caida hacia el valle de Tolivia)

(Por terreno abrupto, con roturas del terreno de una antigua explotación minera)

(Pero sin apurarse, siempre contemplado el panorama, que es mucho y muy especial)

(Una mirada hacia el Oriente, donde ya emergen las grandes cimas de los Picos de Europa)

(Abajo, el gran tajo del río Sella, en su vertiente de Sajambre y puerto del Pontón)

(Imposible caminar solamente, la mirada se te va tanto para arriba como para abajo)

(Al otro lado del tajo del Sella emergen las blancas picachas de los Picos de Europa)

(Así la Peña Santa se cuela entre el arco del Cantu Cabroneru y la Peña Beza, imposible no pararse)

(Pero no queda otra que seguir para arriba, ya estamos cerca de la cima)

Parecía que ya llegábamos y fue cuando un pequeño collau apareció ante nosotros antes de llegar a la cima. Efectivamente, se acaba el bosque y comienza la peña más clara en los últimos metros. No queda otra que arrimarse y hacer un corto y último largo de ascenso de la jornada. Entre peña y cotoya, con mucho cuidado pues no hay un camín claro. Para más colmo observamos que la cima ya está ocupada, unos cuantos cuervos llegaron primero que nosotros. Bromas aparte, un pequeño y esfuerzo y arriba. Pero mucho cuidado que no hay mucho margen de maniobra y la caída es muy importante sobre la vertiente Occidental.

(Bueno se acabó el fayéu pero...)

(...¡Otro collau más!)

(Pero la cumbre ya está ahí)

(Si la cumbre muy cerca, pero ya nos la patearon otros antes)

(Con cuidado en este último, pero corto, largo montañero, sobre todo arriba)

Al final llegamos y tal como temíamos, teníamos que andar con mucho cuidado en la cima, no había mucho espacio para moverse, más cuando detrás de nosotros llegaron cinco montañeros más. Bueno gracias a estos debemos las fotos de cumbre de pareja, pues para armar el trípode y andar corriendo diez segundos está un tanto complicado, mejor no intentarlo, así que muchas gracias compañeros. Al final nos acomodamos en la estrecha cumbre de Peña Subes o Súes y vino el momento panorámico 360 grados de la jornada. Sin lugar a dudas resulta casi interminable y muy complicado enumerar cada una de las picachas más relevantes que desde esta incómoda cima contemplamos. Desde la cercana travesía funambulista hacia la cumbre de Sen de los Mulos. Todo Peloño y su especial entorno montañero: Desde Ten y Pileñes, al Zorro, Lluengu y Rasu. Pierzu, Carria y Peña Salón al Norte. El tajo de Los Beyos y todo el Macizo Occidental de los Picos de Europa. Zona de Sajambre y Puerto del Pontón. Y lo más cercano o llamativo (a parte de Sen de los Mulos), hablamos del impresionante mazacote del Niajo y Pozalón. Con estos arcos montañeros tan bastos es muy complicado entrar en detalle, solo unas pocas pinceladas.

(Peña Subes o Súes, ± 9,0 K / 1480 m.a. / 14:50 h. / Pto.12 Mapa)

(Servidor tampoco quiere quedar sin la foto de cumbre)

(La primera con el Norte a mis espaldas y otra el Sur, Niajo y Pozalón, detrás)

(Al final, gentileza de un compañero, la foto de pareja, no está la cumbre para más filigranas)

(Ahora las pinceladas 360º desde Peña Subes o Súes)

(Al SO: Desde Sen de los Mulos, Niajo, Ten y Pileñes, Zorro y Lluengu, Peloño, Maciedome y Tiatordos)

(Al NO: desde Tiatordos, Campigüeños, Llambria, Maoñu, Vizcares, Pierzu)

(Al N: Peña Salón, Pierzu y Carria, el tajo de Los Beyos, Priniellu y toda la muralla del Dobra)

(Al E: Todo el Macizo Occidental de Picos de Europa y el Puerto del Pontón)

(El Cornión: Desde la Torre Sta. María a la Peña Santa, por delante el Cabroneru y Beza)

(De nuevo ante las funambulistas travesías del Niajo al Pozalón y la de Subes a Sen de los Mulos)

(No podemos olvidarnos de esas dos buenes peñes que son Ten y Pileñes)

Además de numerosas fotografías, tomamos un par de cortes de video que hemos agrupado para dejar un guapo recuerdo que ahora aquí compartimos para nuestro disfrute y el vuestro. A decir verdad, me corté un poco en la oratoria, pues había más gente y no quería dar mucho “el cante”. Creo que se nota en el tono recatado del sonido del video, lo podéis comprobar dándole al “play”.

 

(Link directo para casos de problemas en la visualización del video)

Terminamos de hacer las fotografías personales, panorámicas y de video y nos despedimos de los montañeros para bajar un poco de la cima y comer el bocata tranquilamente a la sombra de las últimas fayas del colladín del ataque final a la cumbre. Después para abajo deshaciendo el camino andado, pues como ya teníamos claro desde el primer momento, esta sería una aventura de ida y vuelta. Aunque sabemos que existen otros caminos alternativos no queremos experimentar, más en horario de invierno que rápidamente se echa la noche encima. Así que para abajo fuimos y en una monento de relax que tuvimos los montañeros de la cumbre nos adelantaron. Bien, porque así fue más entretenida la vuelta, pues ellos parece que van a descender por otra vereda que desemboca a la altura de Casielles, de hecho parece existe un camino (en el mapa del IGN viene pintado). Con la vista los seguimos todo el tiempo hasta que doblamos para entrar, de nuevo, en la canal de Bodiellu. Si volvemos en otra ocasión lo intentaremos en ascenso, pero por hoy ya es mucha aventura para una sola jornada de invierno. Así que a deshacer el “track” pintado sobre el mapa del IGN pintado en la ida, el que ahora aquí os dejamos.

(Nuestro recorrido por la Foz de los Andamios y Peña Subes / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA’)

Bueno, como ya viene siendo habitual últimamente, también os dejamos el “track” colgado en la aplicación Wikilock y sobre el que hemos marcado una docena de puntos interesantes, incluidas dos de las llamativas cascadas de las foces de los Andamios y Cándano.

 

(Link directo para casos de problemas en la visualización del Wikiloc)

La vuelta sobre nuestros propios pasos vino muy bien para repasar algunas fotucas mañaneras, pues con las prisas algunas se nos quedan atrás. Por fortuna, al final no hubo ningún problema con la potencial caída de piedras, y mira que íbamos una tanto… Lo que si tuvimos, también, fortuna fue con una escondida puesta de sol sobre la gran muralla de Los Beyos, la cual se nos puso de un color anaranjado muy guapa, aunque el fotógrafo o la cámara no pudieron captar lo que nuestras retinas realmente vieron.

(Una fotuca de despedia del impresionante desfiladero de Los Beyos)

Fin de ruta en Puente Agüera, donde el bar seguía cerrado, realmente una pena, pues siempre nos gusta consumir algo en las inmediaciones del comienzo y final de las rutas que hacemos. Otra vez será, así que carretera abajo en busca de Cangas de Onís donde seguramente no tendremos muchos problemas de abastecimiento. Y con las mismas…

¡Hasta la próxima Los Beyos!!!!

JFCamina

Para referencias sobre la zona ver la sección sobre Ponga en www.jfcamina.es


Deja tus comentarios

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.