Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Sierra del Aramo
Quirós
Asturias

La Airúa Naval

Quirós, 4/2013

JFCamina, 07/2013

 

La Airúa Naval desde La Rebollada

(Un guapo paseo por los puertos de Andrúas)

Mapas IGN: 52-2 "Proaza" (1996) y 53-4 "La Vega" (1997).

Inicio y fin : La Rebollada, Concejo de Quirós, Asturias.

Objetivo: Pico La Airúa Naval, Sierra de Tene, Concejo de Quirós, Asturias.

Recorrido: La Rebollada (660 m.a.) - Collau de Canal Seca (875 m.a.) - Cabaña Buxana (950 m.a.) - Puerto de Andrúax (1000 m.a.) - Enlace con pista del Pando de la Mortera (1070 m.a.) - Pando de la Mortera (1115 m.a.) - Las Piedras (1310 m.a.) - Pico La Airúa Nava (1413 m.a.) - Descenso sobre nuestros pasos hasta a La Rebollada (660 m.a.).

Distancia: ± 16,0 Kilómetros de recorrido de ida y vuelta..

Tiempos: 6,0 horas / Desnivel: ± 800 mts. de ascenso y su correspondiente descenso.

Terreno: Caminos y veredas montañeras.

Señalización: GR-106 "Ruta de San Melchor" y GR-207 "Ruta de Las Reliquias" hasta el Pando de las Morteras, después.... intuición montañera y ulgún jito.

Creative Commons License


En el año 2009 nos acercamos por primera vez al especial paraje de los puertos Quirosanos de Andrúas, a la falda Occidental de los grandes farallones de la Sierra del Aramo, realmente nos encantó y observamos varios detalles montañeros que nos incentivarían a volver en varias ocasiones. En el 2010 nos aupamos hasta lo más alto de la Sierra de Tene, a La Airúa Naval, pero desde el mítico pueblo de Bermiego. Desde la propia cumbre del Naval pensamos que sería guapo hacerlo desde Pedroveya o la Rebollada, justo en el lado opuesto. Ese mismo año colocamos el Belén de Cumbres en la modesta cumbre que existe detrás de la singular cabaña "tapinada" de Buxana, desde su cumbre escudriñamos el Camino de San Melchor que nos llevaría a los pies del pico La Airúa Naval, aunque para ello tardaríamos casi tres años, esta es historia de la soleada experiencia vivida en compañía de dos de los habituales compañeros de salidas.

(Desde la capilla de Pedroveya vamos marcando los objetivos: La Rebollada y La Airúa Naval)

Desde la confluencia de los ríos mineros del Nalón y Caudal nos adentramos por los pueblinos que rodean el embalse de los Alfilorios, a los pies de La Mostayal, la estribación norteña de la Sierra del Aramo y, alcanzamos el pueblo de Pedroveya, mítico, además de por su fama culinaria, por ser el final de la popularísima "Ruta de les Xanes", justo al lado de la ermita tenemos que parar para sacar un guapa postal con los objetivos del día, el principio, el soleado pueblín de La Rebollada, ubicada a unos 660 metros de altitud, a la falda de la Peña Serandi, y, al fondo, la negra silueta de la cumbre que nos queremos aupar en esta ocasión, la cima de La Airúa Naval, a 1413 m.a.

(La Rebollada, Concejo Quirós, Asturias, ± 0,0 K / 660 m.a. / 10:30 h.)

Llegamos al pueblo de La Rebollada y un poco antes aparcamos el coche, ya sabemos que en el pueblo no hay mucho lugar para ello, así que en el primer sitio que pillamos más a mano dejamos el vehículo y nos preparamos para la marcha. El día era excelente aunque parecía que iba a calentar más de lo deseado, así que nos untamos bien de crema solar. Tras los preparativos previos oportunos iniciamos la marcha, en un primer momento nos allegamos has la pequeña ermita de Santa Barbara y las coquetas casas que la flanquean, después retrocedemos un poco sobre nuestros pasos y afrontamos la subida dándole la cara al collau de Canal Seca, el primer jito del día.

Hoy seguiremos la señalización de dos grandes recorridos, en el tramo que nos interesa son comunes, hablamos del  GR-106 "Ruta de San Melchor" y GR-207 "Ruta de Las Reliquias" , las más visibles son las de éste último, aunque de lo que se trata es de seguir las marcas blancas y rojas.  Realizada esta primera información solo queda subir caleya arriba realizando paradas en la grandiosa fuente, bebedero y lavadero, así como las guapas casas que en la parte alta del pueblo existen.

(Dejamos atrás la guapa fuente y lavadero y afrontamos la subida por el caleyón)

Dejamos al soleado pueblo de La Rebollada y afrontamos una guapa subida por un impresionante caleyón empedrao, de esos que tenemos costumbre de llamar "calzada romana" y, que demuestran el buen hacer de nuestros ancestros. Después de unos cientos de metros el terreno se tumba un poco y al mirar hacia atrás observamos una buena y verde panorámica de los pueblinos, La Rebollada, Pedroveya y Dosango,  que duermen a la sombra de la Mostayal, la cual, por el efecto del sol, se ve un tanto oscura, tendremos que esperar un poco para apreciarla como se merece.

(Tras unos primeros repechos empedraos el terrenos afloja un poco)

(De momento, La Mostayal no se deja ver en todo su esplendor, tendremos que esperar)

(La Rebollada, Pedroveya y Dosango)

Sin apenas darnos cuentan ya tenemos la collá al alcance de la mano, aunque aún queda abrir  y cerrar una portilla y pegar otro pequeño tironin. Si el esfuerzo resulta excesivo siempre tenemos la cercana visión lateral, al otro lado de la canal, de Peña Serandi, bajo la que se recuesta el pueblo del que partimos.

(Aún tenemos que pegar otro tironín para alcanzar la collá)

(La peña Serandi será nuestra referencia lateral, aunque al otro lado de Canal Seca)

En media horina alcanzamos el primer jito del día, el Collau de Canal Seca, donde tenemos ya muy fijado el objetivo del día, aunque realmente aún queda un buen tramo, un largo recorrido de aproximación por los puertos de Andrúas, así que nos lo tomamos con calma y nos dedicamos a contemplar lo más inmediato.  A nuestra derecha se nos presenta una preciosa vega, la cual está rodeada por una buena muria. Al fondo, a parte del objetivo principal, vemos los picos de La Forcá y el Cueto Mar. A nuestra izquierda, por donde debemos seguir en nuestro caminar tenemos una hermosa picacha, en la cual hemos puesto nuestro Belen de Cumbres Familiar 2010, hablamos, según el mapa que miremos,  del  pico Cotachai, de Las Airúas o Andrúas, muy buenos recuerdos nos trae su presencia.

(Collá de Canal Seca, ± 1,5 K / 875 m.a. / 10:50 h. / Ya tenemos el objetivo bien fijado)

Tras unos momentos contemplativos, seguimos la marcha por la izquierda, una buena traza nos va subiendo poco a poco, dejando a nuestra derecha la picacha del Cotachai (la de los tres nombres según el mapa que miremos), así muy pronto se nos abrirán las puertas del paraíso, así lo pensamos la primera vez que por aquí aterrizamos. Verdaderamente nos pareció un autentico vergel, una gozada, sobre todo con lo verde que se encuentra todo y el ganado ya pastando tranquilamente.

(Con cierta tranquilidad afrontamos la subida a la vera de la picacha que llevamos a nuestra derecha)

Un servidor parece un "guía turístico" resaltando las excelencias del paraje, no callo la boca y repito, una y otra vez lo mismo. Hasta aquí sería una guapa excursión muy tranquila y gratificante para casi todo el mundo, una verdadera gozada. Más cuando, en lugar de seguir por la pradería, giras un poco a la derecha, hacia la base Oriental de la guapa picachina y nos encontramos con la singular cabaña de Buxana, la cual tiene una preciosa cubierta vegetal, de "tapinos", lo que la hace muy especial, no se ven estas cosas en todas las partes.

(Buxana, ± 2,1 K / 950 m.a. / 11:15 h. / Un paraje realmente muy especial y singular)

En Buxana nos relajamos un poco más, este especialísimo paraje bien lo merece, aunque después cuando veamos el tiempo empleado en la marcha nos echemos las manos a la cabeza, pero...¡qué prisa tenemos!, además el día está guapo de verdad, para disfrutarlo a tope.

Dejamos atrás Buxana y nos toca adentrarnos por terreno no recorrido, afrontar el paso por los puertos de Andrúas, que nos llevará al Pando de La Mortera, a la base Occidental del pico al cual queremos auparnos hoy. Desde la picacha que tenemos a nuestro lado, Angel y un servidor habíamos comprobado que era un auténtico sube y baja por distintas riegas que bajan desde los contrafuertes del Aramo, así que tenemos que extremar nuestra atención y fijarnos bien en la vereda que se nos brinda, así como la señalización del GR.

(Dejada atrás la cabana de Buxana, toca seguir con más atención la señalización del GR)

(Una visión general del recorrido a realizar por los puertos de Andrúas, de collau a collau)

En principio no se nos plantea ningún problema, una señal vertical del GR nos marca el punto de salida de la verde collá, después una preciosa traza a seguir. Estos primeros momentos de este segundo largo del día, vamos un poco sorprendidos de lo bien que va, además con el terreno bastante seco, lo cual siempre es agradable, eso de pisar barrizales es un tanto...

(Con la cumbre de La Airúa Naval de frente, la traza a seguir se nos presenta muy cómoda y seca)

Pasamos la primera de las riegas que conforman el arroyo de Serandi y sin ningún problema alcanzamos otra guapa pradería, una de las tres o cuatro que veíamos desde Buxana. Resulta fácil caminar por aquí, tanto que nos volvemos a relajar contemplando los numerosos aviones que surcan el cielo, sus blancas estelas quedan muy marcadas sobre el intenso azul, hasta cinco contamos en un primer momento, después venían otras más, realmente esto es una auténtica autovía aérea.

(Vamos avanzando muy fácil, tanto que nos relajamos a contemplar los aviones que surcan el cielo)

(Atrás dejamos las verdes praderías de Buxana y nos recremos en el azul del cielo)

Por si todo lo anterior fuera poco, a nuestras espaldas, por encima de las verdes praderías, cargadas de ganado tranquilamente pastando, emerge la cumbre de La Mostayal, ahora sí que la vemos con claridad, ya no está negra, realmente es un placer recrearse unos minutos en su contemplación y, de paso, recordar las tres ocasiones que a ella subimos en un corto período de tiempo. Alguien dice que debemos proseguir la marcha porque a este ritmo no vamos a llegar ni para la hora de comer, razón no le falta para ello, así que le hacemos caso y seguimos nuestra "prestosa" marcha.

(Tras la verdes praderías, ahora claramente, emerge la preciosa cumbre de La Mostayal)

A la altura de la guapa picachina del Cutiay o Utiay nos encontramos con otra guapa mayá, son las doce del medio día y parece el día ideal para hacer una parada para hidratarse un poco y tomar algo solido. Mientras realizamos los menesteres nutritivos observamos que no vemos ninguna señal de por donde debemos salir de la misma, la dirección sí que la tenemos clara, pero la salida de la pradería no tanto, dudamos y salimos un poco más arriba, ¡error!, deberíamos hacerlo a la misma altura por la que aparecimos.  Esto lo sabemos ahora porque a la vuelta realizamos bien el recorrido y encontramos la señal vertical tirada en el suelo, allí el compañero Alf se encargó de ponerla en pie lo mejor que pudo, una buena maza hubiera necesitado para dejarla bien fijada.

(Puertos de Andruas, mayau a la altura de Cutiay o Utiay, ± 3,6 K / 1000 m.a. / 12:10 - 12:20 h.)

(Alf tratando de poner en pie la senal vertical caida, aunque como no lleva maza....)

Nosotros perdimos momentáneamente la buena traza del GR, pero muy pronto nos dimos cuenta de ello y sin dilación corregimos la trayectoria descendiendo hasta encontrar con el ancho camino que nos lleva hasta el Pando de La Mortera.  Este pequeño "incidente" fue como una señal, pues a partir de aquí todo se volvió mucho más húmedo y agreste, ya no volveríamos a transitar por terreno cómodo hasta enlazar con la verdosa pista que viene del Pando.

(Ya en buen camín, una mirada hacia atrás, ahora toca seguir la señalización, pero ya nada será igual)

(El camín a seguir se vuelve mucho más húmedo y agreste, pasa, por momentos, al grado de vereda)

Ya de nuevo en el buen camín, toca seguir la señalización, aunque ya nada será igual, efectivamente, el camín a seguir, se vuelve mucho más húmedo y agreste, alcanzando, por momentos, grado de vereda montañera, por lo que resulta mucho más incómodo de caminar. Ahora toca ir esquivando a las ramas de los pequeños árboles y arbustos, los cuales están ya en pleno proceso de floración. Aunque por el contrario, la señalización vertical del Gran Recorrido que nos conduce se hace más abundante, incluso algún jito pedrero aparece, lo cual siempre es de agradecer, seguro alguno de los que por aquí pasaron anteriormente lo vieron muy claro.

(Ahora toca seguir más vereda montañera que cómodo y ancho camín)

(Incluso pelearse con las ramas de los árboles o arbustos)

En este subir y bajar para volver a subir otro poco, llegamos hasta otra húmeda riega donde al final de la misma nos encontramos un portilla que abrimos y volvemos a cerrar. Ascendemos un poco y a nuestra derecha vemos la tercera guapa picacha desde que llegamos a Buxana, realmente no hay manera que sepamos el nombre de la misma, nos hemos visto ningún sombre sobre ella en varios mapas consultados y como no encontramos a ningún ganadero para preguntarle... ¡nos quedamos con las ganas! Lo que sí observamos claramente su belleza y el numeroso ganado que en una verde mayá  pastan tranquilamente.

(Una riega más en el camino y otra preciosa picacha lateral)

(El invierno aún está presente, aún queda un poco para que llega la primavera a estas altitudes)

Cuando ya nos quedaba muy poco para alcanzar una especie de pista terrera que viene desde el Pando de La Mortera, la mala y húmeda suerte se ceba con nosotros, pero esta vez con cierta profundidad y magnitud, pues ocupa todo el ancho del camín. Escudriñamos los distintos puntos de apoyo para pasar dando unos saltitos, un servidor en uno de ellos "mete la pata", ¡uff!, cuando saqué la pierna todo era barro.

(¡Menudo farragal!)

(Aunque no queda mucho para volver a la cómoda traza hasta el Pando de La Mortera)

Tras el infortunado traspiés todo volvió a la normalidad y en poco cientos de metros alcanzamos una colladina donde enlazamos la verde pista que cómodamente nos llevará hasta el Pando de La Mortera, lateralmente contemplamos la guapa picacha, "sin nombre",  cargada de ganado pastando.

(Enlace con pista que viene del Pando de La Mortera, ± 4,9 K / 1070 m.a. / 12:50 h.)

(Lateralmente dejamos atrás la guapa picacha con numeroso ganada pastando en su verde mayá)

Tras pasar por un bebedero, el terreno se vuelve seco en su totalidad, ya hemos superado las diversas riegas que alimentan al arroyo de Serandi, el cual entrega sus aguas en el río Trubia, el cual pasa en los fondero del valle cortando las suaves vegas del pueblo de Proaza, así como la popular "Senda de Oso", muy cerca del cercado de los mediáticos osos Paca, Tola y Furacu.

(Una última charca, además de bebedero y definitivamente volvemos a la buena traza)

A eso de la una de la tarde culminamos el segundo largo de la marcha propuesta, el que era totalmente desconocido para nosotros, el que consistía atravesar las diversas mayás y riegas de los puertos de Andrúas, habíamos alcanzado el Pando de La Mortera, estábamos a los pies de la mole de La Airúa Naval, nuestro objetivo final. Antes de afrontar los 300 metros de desnivel que nos quedaban para tocar cima, nos teníamos que detener para contemplar las altas cumbres NorOccidentales del Macizo de Las Ubiñas, desde Peña Rueda hasta el Ranchón y Huertos del Diablo, pero una tibia neblina impide verlos con claridad, así que nos quedamos con las ganas.

(Pando de La Mortera, ± 5,7 K / 1115 m.a. / 13:10 h. / Contemplando las Ubiñas / Foto de Angel)

Tras un buen rato tratando de identificar cumbres varias, toca girar a la derecha y afrontar la ascensión por los caliceras veredas de La Airúa Naval. La ponemos cara a la peña y vemos dos veredas nos llevan en dirección Sur-Este hacia ella, la que va más abajo tiene mejor ancho de banda, es la que más le gusta al compañero Alf, aunque a un servidor se inclina por la que va casi en llano, ¿razones?, muy sencillo: es por la que menos cotas perdemos y además la conozco de otra ocasión, así que el resto de compañeros se decanta por la experiencia, aunque en el descenso comprobaríamos que ambos teníamos razón.

(Optamos por la vereda que menos cota pierde, la más directa a la peña)

(El terreno es un tanto abrupto, propio de la zona en la que nos acabamos de meter)

Vamos por la suave vereda, llegamos a tocar la caliza y vemos el estrecho paso que discurre por ella unos metros en dirección Sur-Este, el terreno es abrupto, propio de la zona en la que nos hemos introducido, encontramos un jito, llegamos a una pequeña arista y tras voltearla nos encontramos con una vereda mucho más ancha y más "enjitada", esa era mi experiencia anterior. Esta mejor traza viene desde la traza que nos proponía más abajo, tras pasar un portilla giramos bruscamente a la derecha y comenzamos a subir, hasta enlazar donde nosotros habíamos enlazado.

(Tras voltearla nos encontramos con una vereda mucho más ancha y más "enjitada")

(Detalle del Pando de La Mortera, la pradería asciende hasta lo más alto de los farallones del Aramo)

Ya con la vereda bien "pateada" solo queda tirar para arriba, casi en línea recta, aunque para que nuestro tránsito sea mucho más cómodo debemos hacer un zig-zag que otro, los jitos nos ayudan a que no nos despistemos. No hace falta decir que estos va un tanto cuesto, aunque para aliviar esta pequeña adversidad nos lo tomamos con cierta tranquilidad y con mucho tiemplo contemplativo, pues en esta vertiente donde nos encontramos con una estupenda panorámica del recorrido que un servidor, junto con Mary, realizamos desde el pueblo de Bermiego, desde el lado opuesto de La Rebollada, el cual resulta mucho más cómodo de caminar por venir todo por pista. A la vez que vamos marcando las peñas que caen sobre estos pueblos y sus vecinos, como: Pelitrón, Champaza y Peña Alba, las cumbres Occidentales del Aramo.

(Nuestra anterior subida a La Airúa Naval desde Bermiego)

(Como es habitual en nuestro caminar... ¡nos lo tomamos con cierta calma!)

(Vamos marcando las cumbres Occidentales del Aramo: El Pelitrón, Champaza y Peña Alba)

Desde que vimos casi por primera vez, observamos que la misma está "rayada" por dos franjas verdes, como dos vallinas, ahora estamos a la altura de la primera, un pequeño y precioso descansillo donde el ganado disfruta de unos frescos pastos, aunque se nos antojan un poco cortos, pues la nieve no ha tardado mucho en irse de la Sierra de Tene. Tras alcanzar este primer verde peldaño escudriñamos la mejor traza a seguir, parece que lo tenemos fácil, así que no dudamos mucho, lo que si empleamos más tiempo es en recrearnos en la identificación sobre las cumbre más altas de la Sierra del Aramo, ahora parece que las observamos bastante bien, aunque aún nos falta la más alta, ya habrá tiempo para ello, aún queda.

(Primera vallina de La Airúa Naval, ± 6,6 K / 1260 m.a. / 13:50 h.)

(¡Uff!, De la Mostayal, Gamonal, Moncuevu y más, pero parece aún falta alguna importante)

(A nuestra izquierda, también observamos casi al completo de aproximación realizado)

Para alcanzar la segunda vallina y el resalte que la protege junto a la cima de La Airúa Naval no tardamos mucho, son apenas unos cincuenta metros de desnivel que vamos superando tratando la mejor traza la cual va señalizada por pedreros jitos.  Este preciosa franja herbosa es una preciosidad, es la más grande y es la que parece que divide a la peña casi a la mitad, así que no es de extrañar que se encuentro todo tipo de ganado: Caballar, vacuno y caprino.

(Segunda vallina de La Airúa Naval, Las Piedras, ± 7,1 K / 1310 m.a. / 14:10 h.)

(En este último verde peldaño, el ganado pasta y descansa sin muchas molestias)

Afrontar el último peldaño nos lo tomamos con mucha calma, unas cabras y su cabrón se acercaron en cuanto nos vieron, debían creer que teníamos sal en la mochila. Esto nos vino bien para sacarles unas fotos y de paso hacer reagrupación del trío, pues el compañero Alf, olfateando la cumbre, se nos había distanciado un poco.

(Alf, olfateando la cumbre... ¡se nos escapa!)

(Menos mal que la cabras y su macho nos distraen a los tres y nos reagrupamos)

No solo las cabras distrajeron nuestra marcha, anteriormente habíamos comentado que aún nos quedaba por observar, aunque no en todo su esplendor, la cumbre más alta de toda la Sierra del Aramo, hablamos del Gamoniteiro, referencia montañera del centro de Asturias además de televisiva. Ahora teníamos las principales cumbres a la vista, además de los puntos de partida en las dos ocasiones que hasta aquí llegue:  La Mostayal, Buxana y Andrúas, La Gamonal, El Moncuevu, Gamoniteiro, Peñas del Pelitrón, Champaza, y Alba, además del pueblo de Bermiego con su guapa iglesia y texu.

(De Norte a Sur: Mostayal, Buxana y Andrúax, Gamonal, Moncuevu y Gamoniteiru + )

(+ Las peñas Pelitrón, Champaza y Alba, abajo Bermiego y su iglesia y texu)

Tras el recuento montañero solo queda pegar un pequeño tirón y alcanzar la cumbre propuesta desde que asomamos el morro del coche por el pueblo de Pedroveya.  Alfonso va en cabeza y se escora a la izquierda, parece que es el risco más alto de la zona, pero la misma queda más al Este, así que tiene que dar la vuelta y caminar unos metros hasta asomarse sobre la gran caída sobre las brañas de Tene y la collá de Aciera.

(La cumbre no queda al Oeste, debemos ir hacia el Este)

(Hacia ella vamos todos y sacamos la foto de cumbre)

Pasadas las dos de la tarde alcanzamos los tres la cumbre y lo primero que hacemos es la foto de cumbre, después toca hacer recuento de panorámicas a divisar, aunque para esto el día no está muy "católico". Al norte tenemos una especie de bruma sucia, como de humo, nos impide ver la zona urbana de Oviedo e incluso de Gijón y Avilés.  Al Sur, tampoco nos lo pone fácil, una bruma gris que vemos, por lo que tenemos que centrarnos en los que tenemos a nuestros pies, como la Forcá, el Cuetu Mar, la Sierra del Gorrión y embalse de Valdemurrio.

(Cumbre de La Airúa Naval, ± 7,7 K / 1413 m.a. / 14:30 h.)

(Abajo el embalse de Valdemurrio, braña de Tene y Aciera, arriba El Gorrión, Cuetu Mar y La Forcá)

(Claramente, a nuestra derecha tenemos la Collá de Aciera, La Forcá y el pueblo de Proaza)

Decir que para el asunto nutritivo la cumbre de La Airúa Naval es muy cómoda, existe una guapa planicie herbosa que nos ofrece muchas posibilidades para devorar el bocata, ¡qué ya va siendo hora!, así como para dormir una siesta al aire libre, más en el precioso día soleado que hoy gozamos. Esto último no lo realizamos y esos momentos de relajo los dedicamos en sacarles unas cuantas fotos a las altas cumbres del Aramo, ahora el Gamoniteiro nos brinda su mejor cara.

(El Gamoniterio se deja ver claramente, el Moncuevu y Pelitrón lo flanquean en un plano anterior)

Tras el bocata parece que levantó un poco el gris visillo que nos impedía ver las altas cumbres más lejanas, así que seguimos un poco más en ella tratando de identificiar: La Gradura, L'Oviu, Calvoveiro, Peña Sobia, Somiedos, Las Ubiñas, etc... pero sin una luz medianamente decente para que nuestras cámaras tomaran una buena muestra de ello. Así que damos por concluida nuestra estancia en la cima de La Airúa Naval y dejamos que los cuervos realizaran la posible limpieza de la misma, aunque no creo que sacaran mucho de ella, tenemos por costumbre no dejar....¡ni las migas!

El descenso de la peña de la Sierra de Tene lo realizamos sobre nuestros pasos, solo que casi al final, siguiendo por la mejor traza montañera, nos escoramos más a la izquierda y aparecimos sobre una portilla, para cruzarla giramos bruscamente de dirección y en poco tiempo nos plantamos en el Pando de La Mortera, este era la vereda, más baja, por la que Alf quería atacar la cumbre al iniciar el ascenso.

(Nuestro recorrido a La Airúa Naval / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA.2009’)

Ya en el Pando solo era ir deshaciendo el camino sobre mapa, el cual dejamos ahora y se puede observar los dos dibujos del inicio y final de arranque a cumbre. El dibujo que el track que ahora dejamos sobre el mapa de IGNE se puede observar las dos variantes utilizadas. Después solo queda deshacer el largo camino de aproximación, tratando de no embarrarse mucho y poniendo en pie alguna vertical señalización, parece que para la próxima vez vamos tener que llevar una maza y piqueta, decía el compañero Angel.

(Una preciosa mañana para la ida y una mejor tarde para el regreso, Buxana estaba....)

A eso de las seis y cuarto de la soleada tarde que nos tocó en suerte, llegamos a La Rebollada, habíamos culminado nuestra deseada jornada andariega por los puertos de Andruas, creemos que no ha estado nada mal, así que solo nos quedaba que calzar los playeros y acercarnos hasta el vecino y famoso pueblo de Pedroveya y tomar una refresco a la sombra del hórreo de Casa Generosa, la verdad que su sombra se agradecía.

(¡Uff, cómo se agradece la sombrina del horreo de Casa Generosa en Pedroveya!)

Como a la montaña no solo venimos a hacer ejercicio físico y contemplativo, sino que también tratamos de socializar un poco, en esta ocasión no iba a ser la excepción. Allí, en Pedroveya, al cobijo de una agradecida sombra, estuvimos "charrando" con unos corredores de montañas, esos esforzados, incluso un poco "locos"” por trotar por los caminos y veredas, un deporte muy popular, muestra de ello son las numerosas carreras que se organizan y con las numerosas veces que con ellos nos tropezamos por “los Caminos de la Naturaleza”.  Tras una animada charla, la cual siempre nos ayuda a comprender algo más sus inquietudes, solo nos queda volver a casa y pensar en nuestra próxima salida, días como este anima a rápidamente preparar la siguiente, así que...

¡Hasta la próxima!

 

JFCamina

Para referencias sobre la zona ver la seccióncorrespondiente en www.jfcamina.es

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.