Sierras Costeras
El Cuera
Asturias

Llosa Viango

Llanes, 03/2014

JFCamina, 05/2014

 

Llosa Viango: Capricho Kárstico

(En busca del paraje del Poljé)

Mapas ING: 32-III "Porrúa".

Inicio y fin : Alto de la Tronería, Concejo de Llanes, Asturias.

Objetivos: Llosa Viango, Concejo de Aller, Asturias.

Recorrido: Alto de la Tornería (470 m.a.) - Collau Rubiera (570 m.a.) - La Pasada (555 m.a.) - Valle de Viango (480 m.a.) - Camino de la Fuente (440 m.a.) - Laguna de Viango (410 m.a.) - Cueva de la Llosa Viango (400 m.a.) - Fuente (420 m.a.) - Camino de la Fuente (440 m.a.) - Enlace camino hacia la cumbrera (495 m.a.) - Cumbrera (595 m.a.) - El Jogu la Mata (610 m.a.) - Collau Rubiera (570 m.a.) - Alto de la Tornería (470 m.a.).

Distancia: ± 14,0 Kilómetros = 7 Ida + 7 Vuelta.

Tiempos: 4,5 h. = 2,0 Ida + 2,5 Vuelta.

Desnivel: ± 350 mts. de ascenso más su correspondiente descenso.

Terreno: Pista y camín ganadero y montañero.

Señalizacion: No, aunque supuestamente estaría señalizada por la PR AS-152 "Ruta Valle de Viango" pero no vimos ninguna franja blanco-amarilla.

Creative Commons License


Hacía mucho tiempo que teníamos ganas de explorar una gran pradería que sabíamos que existía oculta en una depresión caliza entre la franja costera de Llanes y la ladera Norte de la Sierra del Cuera, pero un día por otro nos quedaba atrás. Más tarde nos enteramos que esta zona, en temporada invernal o primavera tenía unas lagunas muy guapas, pese a esto la volvimos a dejar pasar. Solo cuando ascendimos a Peña Blanca desde el Mazuco comprobamos la dimensión de la misma (unos dos kilómetros liniales su parte central), así que no esperamos mucho más, bueno sí, porque al primer intento nos resultó fallido por causa de la niebla, pero al segundo en el Alto de la Tornería, con un día excelente, quizás excesivo, nos plantamos para conocer la Llosa Viango, un capricho kárstico de la Madre Naturaleza.

Llegamos al Alto de la Tornería desde el Mazuco, aparcamos el coche a nuestra derecha, justo donde se inicia la ruta. Decir que nos encontramos con bastantes vehículos, más de lo que pensábamos, aunque algunos iban a realizar una excursión más cercana, al pico de las antenas, a Peña Llabre. Nos apeamos del coche y lo primero que echamos en falta fue un panel sañalizador de ruta, pues teníamos entendido que esta estaba dentro del catalogo de Pequeños Recorridos del Principado de Asturias, como la PR AS-152 “Ruta Valle de Viango”, pero nada de nada, no observamos ni una triste y descolorida franja blanco-amarilla, suponemos que estará descatalogada.

(Alto de la Tornería, Concejo de Llanes, Asturias, ± 0,0 K / ± 470 m.a. / 12:15 h. / Punto 1 del Mapa)

(Atrás dejamos el Alto de la Tornería y a la Peña Llabres)

Inicialmente el recorrido es muy fácil, le ponemos cara a la pista en dirección Sur-Oeste, hacia la cara oscura de Peña Blanca, tranquila y cómodamente vamos ascendiendo dejando tras nuestro la raya azul del horizonte Cantábrico. Por delante podemos ojear la carretera por la que llegamos desde Posada de Llanes y el Mazuco, así como las casas de este escondido pueblin. Sin apurarnos mucho llegamos a un primer collau, seguimos la pista ella nos irá girando al Sur poniendo ante nosotros el precioso Collau Rubiera en el cual finaliza la pista y el ascenso del trayecto de ida, también empieza en camín.

(Precioso rincón del Collau Rubiera)

(El Collau Rubiera y la Sierra del Cuera como telón de fondo)

Ya por camín pedrero, descendemos a la izquierda para llegar hasta una cabaña que bordearemos dejándola a nuestra derecha para seguir la traza que nos hace rodear toda la peña La Pasada. Por unos metros le damos la cara a la negra silueta de Peña Blanca pero rápidamente giramos a la izquierda. Alcanzado el punto álgido de este bordeo calizo toca empezar a descender continuamente hasta nuestro objetivo, hasta las verdes praderías de la Llosa Viango, la cual ya comenzamos a intuir muy al fondo.

(Collau Rubiera, ± 1,2 K / ± 570 m.a. / 12:45 h. / Punto 2 del Mapa)

(Bordeamos la cabaña, le ponemos un poco la cara a Peña Blanca y rápidamente giramos a la izquierda)

(La Pasada, ± 1,6 K / ± 550 m.a. / 13:00 h. / Punto 3 del Mapa)

En principio el recorrido nos las prometía muy cómodo y facilón, pero ya desde que se acabó la pista de hormigón en el Collau Rubiera vimos que de fácil nada de nada. Nos encontramos en un terreno calizo donde hay que ir muy atento, siempre viendo donde pone unos los pies, nada de ir mirando al cielo, en este caso a la cercana Sierra del Cuera, lo cual siempre es un poco cansino y sobre todo si uno tiene la idea de ir con niños, la preocupación será multiplicada por el número de pequeños diablillos que llevemos como compañeros.

(Con mucho cuidado de donde ponemos los pies comenzamos a descender)

(Aunque al comienzo comentamos que no vimos señales de PR, ahora observamos puntos verdes)

Aunque al comienzo comentamos que no vimos señales de PR, ahora observamos puntos verdes pintados sobre las rocas calizas que gratinan abundantemente la vereda que transitamos, supuestamente de algún sendero local. No nos preocupa mucho, pues ya tenemos encauzada la traza a seguir, la cual es seguir descendiendo en dirección Oeste-Este, dejando a nuestra derecha y en lo fondero los distintos prados y cabañas de la Vega del Cubo, según el mapa que portamos, el del IGN. Así hasta perder unos cien metros de cota y llegar a aproximarnos la primera zona de pradería de lo que el mapa denomina Valle de Viango.

(Perdiendo unos cien metros de cota descendemos a lo fondero del valle)

(Valle de Viango, ± 3,4 K / ± 480 m.a. / 13:35 h. / Punto 4 del Mapa)

Podríamos decir que ya estamos cerca, pero es un error, aún queda mucho camino por delante. Así, sin posar las botas sobre los prados, continuaremos por el camín que va continuo a las murias, tropezando con varias cabañas ganaderas. El terreno ahora es mucho más terrero, aunque las rocas de caliza se interponen cada poco en el mismo, dejando unos buenos saltos que nos obligan a seguir prestando mucha atención. Llegamos a un punto donde el paso está cortado por la caída de un gran árbol, no es de extrañar porque ya vimos varios en igual posición, pero no interrumpieron nuestro transitar. Al otro lado del árbol caído unas vacas se encuentran con el mismo problema, ellas optan por pasarse al otro lado de la pradería, por donde parece que viene o va otro camín, nosotros lo saltamos.

(Ahora el terreno es menos calizo pero aún así tenemos que prestar atención)

(-¿Qué hacemos?, nosotros lo saltamos y... ¿vosotras?)

(Enlace con camino que viene de la cumbrera, ± 4,0 K / ± 495 m.a. / 13:50 h. / Punto 5 del Mapa)

A poco de dejar las vacas cruzando a la otra vera del valle nos encontramos con el ganadero y sus perros, observamos que ellos tiran para arriba, hacia la cumbrera, y no van por donde nosotros venimos. Parece que el camín tiene buena traza, miro en el GPS y compruebo las posibilidades que ofrece el mismo, me gusta lo que veo, una buena opción para la vuelta, ya veremos, de momento seguimos en busca del objetivo deseado.

(Son unas cuantas las cabañas, en mejor o peor estado, encontramos en nuestro paseo a la Llosa)

Seguimos subiendo y bajando, sin perder o ganar mucho desnivel en cada metro que avanzamos. La Llosa ya la vemos muy próxima, pero antes de llegar a ella escuchamos hablar al otro lado de las praderías que nos separa de la ladera del Cuera. Entre las ramas desnudas de hojas, pero con muchos pajarinos cantando sobre ellas, vemos que hay gente en una fuente, al poco tropezamos con el camino de desvio hacia ella, nosotros seguimos hacia delante, ya tenemos ganas de llegar, esto se está haciendo más largo de lo que pensábamos y deseábamos, más con el calor que hace, parece que estamos en pleno verano.

(Enlace con camino que viene de la fuente, ± 5,6 K / ± 440 m.a. / 14:20 h. / Punto 6 del Mapa)

A eso de las dos y cuarto de la tarde entramos en la gran vega de la Llosa Viango, la cual impresiona un poco, pese a que ya la veníamos contemplando desde que bordeamos La Pasada, no pensábamos que era tan grande. Creo que es el momento de comentar que este escondido y singular paraje natural es producto de la acción kárstica, bueno en Asturias tenemos otro muy famoso, la Vega Comeya en la zona de los Lagos de Covadonga. Geológicamente se trata de un Poljé, el cual es una depresión en una zona kárstica de gran extensión plana en forma de valle alargado y “cercado”. La llanura del poljé se debe a la acumulación en el fondo de las arcillas de descalcificación, éste puede inundarse temporalmente si el agua rebasa la capacidad del desagüe, pues por debajo discurren las aguas subterráneas. Así que aquí tenemos dos opciones a contemplar, la superficial ante la que nos encontramos y la oculta que trataremos de encontrar su simidero o ponor.

(Nos encontramos ante un fenómeno kártico, ante un Poljé)

(Meandros en busca del sumidero o ponor)

Nos encanta el paraje, menos mal porque el camino para llegar a él no tanto, menos mal que mereció la pena. Mary piensa que en otoño este precioso rincón debería estar mucho más guapo, pues ella mira hacia el murallón del Cuera y observa el gran fayeu (bosque de hayas) del Traviesu, donde existen cuevas muy interesante para los espeleólogos, como la del Traviesu y el Osu, pues a través de un estudio de las mismas llegamos a conocer algo más esta zona. Realmente tiene razón, aunque en esa estación la Llosa no tendrá las lagunas tan llenas de agua, así que no se puede tener todo.

(Lagunas de Viango, ± 6,8 K / ± 410 m.a. / 14:30 h. / Punto 7 del Mapa)

Nos tiramos un buen rato admirando y fotografiando esta gran vega kárstica, también lucubramos sobre la posibilidad de cruzarla en dirección Norte-Sur en busca de las peñas blancas de los picos Saldelapiedra y Los Collaús, donde vemos una guapa subidina, pero tenemos dos cosas prioritarias que hacer: la primera el comer el bocata y la segunda encontrar la entrada del sumidero (ponor) y como este sabemos que queda en la ladera del Cuera, a los pies del bosque el Traviesu, hacia el borde Sur de la Llosa Viango que nos vamos.

(Cercado ganadero, ± 7,4 K / ± 410 m.a. / 14:40 - 15:15 h. / Punto 8 del Mapa)

Comemos el bocata a la sombra, a lado de un cercado ganadero, desde este punto de relax escudriñamos el mapa para ver por donde sigue el sendero hacia la zona del nacimiento del río Purón, en el cual ya estuvimos en una ocasión pero sin mucha suerte con el caudal de agua que llevaba, así que igual lo volvemos a intentar y de paso conocer la otra entrada de donde nos encontramos. Tras el momento nutritivo del día toca buscar la entrada de Sumidero, sabemos que está en la vera donde nos encontramos, en dirección de dónde venimos al entrar en la Llosa, así que podemos decir que iniciamos el camino de regreso.

(Varias lagunillas a la vera de la ladera del Traviesu nos van dejando señales en nuestra busqueda)

Varias lagunillas y posibles sumideros menores, muy próximos a la vera de la ladera del bosque el Traviesu, nos van dejando señales en nuestra búsqueda, lo teníamos muy cerca. El punto clave vino cuando tropezamos un gran arenal de tierra muy fina, los sedimentos procedentes de la descalcificación de la caliza, seguimos unos metros más y… ¡cueva a la vista!

(Los sedimentos procedentes de la descalcificación de la caliza nos dan la entrada de la cueva)

(Cueva de la Llosa Viango, ± 8,0 K / ± 400 m.a. / 15:30 - 16:00 h. / Punto 9 del Mapa)

Allí estábamos ante la entra del sumidero, una cavidad con dos entradas y dos derivaciones: una a la derecha y otra a la izquierda, la primera parecía más vertical, no así a la izquierda, donde arrimamos la oreja un poco para escuchar el “ruxir” del río, el cual va oculto hasta la entrada del Mazuco, donde aparece para volver a esconderse nuevamente y ver de nuevo la luz en la cueva de Caldueñín, donde ya tuvimos oportunidad de estar en un intento frustrado de venir aquí.

(Sumidero o Ponor de la Llosa Viango)

Sacamos unas cuantas fotos, no todos los días se tiene una oportunidad tan buena de tropezarse con estos lugares tan especiales. Alcanzados todos objetivos iniciales toca afrontar el regreso, pues no tenemos otra opción, nadie nos espera en el río Purón para hacer la ruta en travesía. Aprovechando que ya estábamos pegados a la muralla de la Sierra del Cuera, seguimos a su vera en dirección a la fuente que anteriormente habíamos visto, para ello pasamos al lado de una cabaña y descendemos, poco a poco, por un angosto camín, al poco nos encontramos con el bebedero y la fuentina, la cual nace justo encima de él.

(Cumplidos todos nuestros objetivos, toca iniciar el camino de regreso, aunque pasando por la fuente)

(Por un camín ganadero un tanto abrupto llegamos a la fuente)

(Fuente, ± 9,0 K / ± 420 m.a. / 16:30 h. / Punto 10 del Mapa)

(Detalle del cajón de piedra de la fuente, donde se recoge el agua de la fuente natural para el consumo)

Desde la fuente no observamos que el camín siguiera medianamente claro, por lo que retrocedemos unos metros y enlazamos con el camin mañanero. Antes de comenzar la ruta teníamos muy claro que iba ser un recorrido de ida y vuelta, pero una vez que encontramos el ganadero ya supimos que así no iba a ser. Efectivamente, llegado al punto donde nos encontramos, unos metros antes del árbol caído, lo emulamos y tiramos también para arriba, hacia la cumbrera, una manera de hacer un poco más entretenido el recorrido de vuelta, al menos un poco más que el de ida, el cual pensamos que es un poco monótono.

(Enlace camino de la fuente al principal, ± 9,2 K / ± 440 m.a. / 17:15 h. / Punto 6 del Mapa)

(Camino hacia la cumbrera, ± 10,8 K / ± 495 m.a. / 17:30 h. / Punto 5 del Mapa)

Rápidamente alcanzamos la cumbrera, a NorEste observamos una gran depresión, un gran Jou, aunque la dirección que nos interesa es la del NorOeste, si trazamos una línea recta en esa dirección nos llevará a enlazar con el Collau Rubiera. Así siguiendo la trayectoria de deseada, sobre un estrecho camín ganadero, vamos transitando por una serie de praderías con su curiosas cabañas, aunque alguna no tando, además de una guapa fuentina similar al encontrada en la Llosa Viango.

(Cumbrera, ± 11,4 K / ± 595 m.a. / 17:50 h. / Punto 11 del Mapa)

(Al Nor-Este tenemos una gran depresión o Jou, aunque nosotros vamos al Nor-Oeste)

(Entre guapas praderías y sus cuidadas cabañas avanzamos por camín ganadero)

(Algunas cabañas ya no están tan cuidadas, estando a punto de caer al suelo totalmente)

(De dirección Nor-Oeste con intención de enlazar con el Collau Rubiera)

Según nos vamos aproximando al Collau Rubiera observamos que las fincas y sus cabañas mejoran gradualmente, se nota que la pista de hormigón está muy cera, el ejemplo de lo comentado lo tenemos en El Jogu la Mata, nombre que figura en la puerta de una de ellas. Fue aquí donde logramos conseguir otro deseo el de poder fotografíar uno de los numerosos pajarinos que todo el día estuvieron cantando, en este caso un raitanín (un petirrojo). Tras conseguir nuestro personal capricho, seguimos la marcha unos cientos de metros más y el Collau Rubiera alcanzamos, lo habíamos conseguido.

(El Jogu la Mata, ± 12,6 K / ± 610 m.a. / 18:30 h. / Punto 12 del Mapa)

(Ya queda poco para enlazar con el Collau Rubiera, pero antes tenemos que fotografias a un raitanín)

(Tras conseguir la imgen deseada, quizás no muy buena, unos cientos metros más y...)

(Collau Rubiera, ± 13,0 K / ± 570 m.a. / 18:30 h. / Punto 2 del Mapa)

A las seis y media de la tarde, ya con el cálido sol de poniente dándonos en los ojos, alcanzamos el collau donde inicia la pista. Llegamos justo a la vez que una pareja de caminantes pasaban por el camino del árbol caído, más o menos el mismo tiempo. Creo que ye el momento de dejar aquí el recorrido que realizamos sobre el mapa del IGN, material indispensable para hacer la ruta con cierta seguridad, pues, aunque la ruta sea fácil siempre surge alguna duda y tener donde consultar siempre viene bien, no siempre te vas a encontrar a un lugareño para resolverla, aunque en este caso nos tropezamos con unos que nos dió la idea, la cual no siempre puede salir bien y es necesario comprobarla sobre el estimado mapa.

(Nuestro recorrido al Poljé de Llosa Viango / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA’)

El tramo final fue un verdadero disfrute del atardecer, tanto al Norte, sobre el mar Cantábrico, como al Oeste, hacia las sierras marítimas, donde los contornos de sus picachas nos dejaron preciosas postales románticas, lo cual no viene nada mal para cerrar de una manera excelente el precioso día que nos tocó en suerte.

(Alto de la Tornería, Concejo de Llanes, Asturias, ± 14,0 K / ± 470 m.a. / 18:45 h. / Punto 1 del Mapa)

Antes de la siete de la tarde llegamos al Alto de la Tornería, solo había un par de coches, el resto ya habían terminado sus excursiones. Nos aseamos un poco y cambiamos de calzado, también hablamos telefónicamente con nuestro hijo para saber de su vida y comunicarle nuestra posición. Entre pitos y flautas, cuando nos dimos cuenta la noche se nos echó encima lo que aprovechamos para sacar una guapa foto de la luna creciente de marzo, la cual estaba muy nítida y visible, sin esos brillos que te matan las fotos.

Con cierta satisfacción iniciamos el regreso a casa, otra vez por el Mazuco, la Hueria de Meré, Posada de Llanes, Villaviciosa, Pola de Siero y Mieres del Camín, cerca de 120 kilómetros. Un largo recorrido en coche que, sinceramente, mereció la pena realizar.

 

JFCamina

Para referencias sobre la zona del Cuera en www.jfcamina.es

 

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.