Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Sierras Costeras
Llanes - Valle de Mijares
Asturias

El Valle Invisible

San Roque Acebal, 12/2018

JFCamina, 12/2018

 

El Valle Invisible

(Recorrido circular muy entretenido por un valle que siempre nos pilló de paso y ahora descubrimos)

Mapas ING: 032-III "Porrua"

Inicio y fin: San Roque del Acebal - Llanes - Asturias

Objetivo: Cascada L'Escaniellu pero dando un rodeo.

Recorrido: San Roque del Acebal (50 m.a.) - Los Cuetos - La Concha - Mirador del Cuera (65 m.a.) - Fuente Antona (54 m.a.) - Fuente del Casar (54 m.a.) - Cañamal (54 m.a.) - Bosque de Las Lanchar (48 m.a.) - La Somada (54 m.a.) - Laguna y Molino de Cagalín (24 m.a.) - Cueva Collubina (31 m.a.) - El Cuetu (48 m.a.) - Camín Real (50 m.a.) - Carretera N-634 rumbo Oriental (38 m.a.) - Capilla de las Ánimas (38 m.a.) - Tunel (65 m.a.) - Cueva de Ciernes (22 m.a.) - Cruce carretera N-634 Camino Santacinas (18 m.a.) - Vias Feve (28 m.a.) - Finca Las Coradiellas (50 m.a.) - Alto los Eucaliptos (61 m.a.) - Riega Los Molinos (50 m.a.) - Desvio Fuente Rugarcía (38 m.a.) - Vías Feve (38 m.a.) - La Puentuca (32 m.a.) - Lavaderu San Roque del Acebal (41 m.a.) - Vías Feve - La Cotera Somanta - La Valleya - Riega del Toyu (68 m.a.) - Cascada L'Escaniellu (102 m.a.) - Camino del Pozón (75 m.a.) - Covielles (52 m.a.) - Vías Feve - San Roque del Acebal (50 m.a.).

Distancia: ± 14,5 Kilómetros de recorrido circular

Tiempos: 5,5 horas / Desnivel: 400 mts. de ascensos más su correspondiente descenso.

Terreno: Caminos, pistas andariegas y alguna vereda, además de un poco de asfalto.

Señalizacion: Si, El Valle Invisible (VI) / Senda Peatonal.

 

Creative Commons License


En nuestro afán de conocer todos los saltos de agua del Paraíso Astur, además de otros anexos, contemplamos uno nuevo gracias a nuestra amiga Paloma Robles, en El Valle Invisible, en San Roque del Acebal, en el valle de Mijares, entre la Sierra de Purón (primera defensa del murallón del Cuerta) y el mar Cantábrico, ¡menuda sorpresa!. Registramos tan grata incidencia en nuestra libretina de temas pendientes y un día que no nos apetecía mucho tirar para el monte de altura nos acercamos hasta el concejo de Llanes donde se ubica el pueblo en cuestión. Primero hacer acto de contrición y confesar que para nosotros San Roque del Acebal siempre fue un lugar de paso, si a caso a repostar gasolina. ¡Gran error amigos!

Efectivamente, fueron muchísimas las veces que pasamos por la carretera Nacional N-634 (Km 299) y nunca pensamos que a los márgenes de la carretera hubiera tanta vida. Menos mal que en la primavera del año 2016 la Asociación del Perru de San Roque decide, en Concejo Abierto, presentar a sus vecinos una idea andariega para poner en valor los diversos tesoros que este paso ancestral de tráfico de gente (tanto a pie o rodado, especialmente para estos últimos) no mostraba muy a las claras. La idea salió adelante y ahora tenemos un recorrido “perguapu” lleno de bellos detalles a la vez que ejercitamos un poco el cuerpo. Podríamos decir que se trata de una especie de “geocaching” con o sin GPS, mejor sin él para quedarte aún mas sorprendido.

Antes de arrancar decir que el recorrido se bautizó como El Valle Invisible (senda peatonal) y fue inspirado en el libro “El Valle invisible “ de Miguel Ángel Galguera (San Roque del Acebal, 1953). Realizada esta larga presentación pasemos a descubrir los tesoros que en “tierras del Valle Mijares” se esconden. Además de la abundante documentación que sobre el terreno se aporta.

(San Roque del Acebal, Concejo de Llanes, Asturias, K 0,0 / 11:15 / ± 50 m.a. / Pto. 1 Mapa)

(Mapa:tenemos que disentir de la ubicación de las figuras, a lo largo del recorrido se verá que no están donde se señalan)

Confesar que nuestra idea inicial era hacer un recorrido corto, pero cuanto nos presentamos en San Roque ante el gran panel de ruta ubicado detrás de la gasolinera de “Repsol” (Km 299, N-634) y vemos el vasto recorrido cambiamos de opinión. Efectivamente, trataríamos de hacerla al completo, y aunque lo conseguimos… ¡con la luz apagada volvimos! Con la fotografía del gran panel grabada en la memoria de las cámaras y nuestras retinas arrancamos con rumbo Occidental por el barrio de “Los Cuetos” en busca de un paso de cebra que nos pasara al otro lado de N-634. Advertir que este recorrido tiene dos mitades: La Norte, de la línea negra asfáltica hacia el Mar Cantábrico, también la del Camino de Santiago podríamos decir, y la Sur, hacia la Sierra de Purón y el Cuera. Ahora vamos afrontar el pase hacia la primera, virando al Norte con fuerza, para adentrándonos en el barrio de “La Concha” y buscar, con otro cambio de rumbo brusco hacia el Oriente, la carretera hacia Andrín para visitar los restos del la antigua malatería peregrina, la de San Lázaro (S-XIII dicen), y el mirador de la toda la vertiente Norte de la mítica Sierra del Cuera y sus defensas previas.

(El recorrdio va muy señalizado, con el toponimo de cada rincón a cada paso)

(Paso Peatones Barrio La Concha de San Roque Acebal, K 0,4 / 11:20 / ± 50 m.a. / Pto. 2 Mapa)

(Rumbo Norte por el barrio de La Concha hastra tropezar con la carretera local que va hasta Andrín y más)

(Al frente la cuesta de Cué, que da mucho abrigo a la zona de los vientos del Norte)

(Un pequeño giro a la izquierda, al Norte, para entroncar con la carretera local LLN-2)

(Señales VI "Valle Invisible" muy visibles, esperemos que duren mucho tiempo. Ahora viramos al Este por la LLN-2)

Lo dicho, desde la margen izquierda de la carretera LLN-2 se observa el solar y las ruinas donde se ubicó, allá por el Siglo XIII una malatería peregrina. Un pequeño ramal nos llevará hasta ella, aunque, salvo el gran panel informativo, poco más vamos a observar. Bueno, unos caballos tan curiosos como nosotros.

(Desde el margen izquierdo de la LLN-2 y vemos los restos de la malatería de San Lázaro, S-XII)

(Poco más observamos, solo lectura de la historia de este peregrino rincón)

(Malatería de San Lázaro: "Anda de día que la noche es mía")

Seguimos unos metros por la LLN-2 y pronto encontramos el desvío a la derecha hacia el “Mirador del Cuera” y las huertas de San Roque del Acebal. Realmente de locura ir señalando cada una de las prominencias montañeras que tan magnífico panel nos ofrece, 62 en total. Así que nos quedamos con lo más significativo y seguimos por pista entre la autovía A-8, la del Cantábrico, y las huertas. Nuestra siguiente parada está ante al gran panel de “Fuente Antona” y donde podemos leer y ver un dibujo de Pilar Junco relacionado con “La juente Antona”. Fuente que se encontraba situada justamente aquí, junto a la autovía del Cantábrico. El panel nos ofrece y advierte que el relato está en asturiano oriental, el propio de la zona donde nos encontramos. Tras una amplia lectura toca seguir manteniendo el rumbo hasta un poste indicador que nos invita a dejarlo y girar (otra vez bruscamente) hacia el Sur adentrándonos en un camino cargado de vegetación hacia el barrio de “Cañamal”.

(Atras los restos de la malatería de San Lázaro toca seguir un poco por la carretera y desviarnos a la derecha)

(Seguimos con la buena señalización, así que no hay dudas)

(Mirador del Cuera, K 1,0 / 11:35 / ± 66 m.a. / Pto. 3 Mapa)

(Locura observar los 62 puntos marcados en el panel, así que seguimos por la pista para adelante con rumbo Oriental)

(Fuente Antona, K 1,4 / 11:45 / ± 54 m.a. / Pto. 4 Mapa)

(Bueno, parece que se acabó el paseo cómodo, ahora vamos a ver que nos depara este desvío)

Cuando ya divisamos las humeantes casas de Cañamal otro poste nos advierte a realizar un pequeño recorrido de ida y vuelta para visitar la “Fuente del Casar”, está muy visible, no como la anterior. Rincón mágico, nada hace suponer que detrás se encuentra la mole de asfalto que tanto costó construir. Tampoco nos hacemos a la idea que allí una loba se encuentra cuidando sus lobeznos, menuda recua. Por suerte era una talla de madera. Advertir, para evitar sustos innecesarios, que a lo largo del recorridos vamos a encontrar tallas de madera y piedra realizadas por los artistas locales Toño Llorente "Cotolla" (madera) y Toño Noriega “Ríos” (piedra).

(Giro al Norte pronto vemos humar las casas del barrio del Cañamal)

(Parece que las mariposas no se quieren ir, se encuentran agusto este otoño avanzado)

(Hora de hacer una visita a un lugar mágico. Tendremos que volver)

(Fuente del Casar, K 1,9 / 11:55 / ± 54 m.a. / Pto. 5 Mapa)

(Fuentuca que nace al lado de la ruidosa autovía A-8. Parece que se salvó de "la quema")

(¡Munudo susto!, ya creíamos que era una loba con sus lobeznos de verdad)

Tras la grata sorpresa, la cual nos pilló un poco de sopetón, pues en el mapa viene marcada en otro rincón muy opuesto, volvemos al camín principal y entramos en el barrio de Cañamal donde tenemos otro panel con amplia literatura, además de un escritor local también. Se trata de Pancho del Cañamal (Francisco González Galguera, 1901 – 1979) el cual nació y murió en el mismo lugar. De sus poemas se reflejan tres, así que un tiempo nos lleva leerlo todo. La verdad que como sigamos a este ritmo no sé si acabaremos la ruta al cien por cien o nos quedamos en la media naranja norteña.

(Volvemos a dar la cara a las casas del Cañamal)

(Barrio de Cañamal, K 2,1 / 12:00 / ± 54 m.a. / Pto. 6 Mapa)

A la izquierda del panel continua el camino para adentrarnos en tránsito Oriental por el bosque de Las Lanchas el cual va bastante tupido de vegetación y algo de humedad (léase barro). Un kilómetro entre el Cañamal y el barrio de “La Somoda”, largos cortos pero intensos. Encarado el letrero (como véis la señalización es abundante, esperamos que dure) nos adentramos en el barrio muy atentos pues sabemos que debemos desviarnos a la izquierda para ir hacia un rincón muy especial, el del Cagalín, de los que a nosotros más nos gustan.

(A la izquierda del panel del Cañamal sale el camino que nos adentran en el bosque de Las Lanchas)

(Bosque de las Lanchas, K 2,6 / 12:15 / ± 48 m.a. / Pto. 7 Mapa)

Ya en La Somada, encontramos la señalización sobre la pared de una casa, giramos y por camino ancho, en poco tiempo llegamos al panel del “Río Cagalín”. Por las fotos que el mismo aporta, el paraje fue muy popular, lugar de encuentro, pues lo mismo se venía a lavar la ropa como a dar de beber al ganado. Nacimiento del río que desaparecerá unos escasos metros más abajo sumiéndose en una cueva, pero su agua no se desaprovecha, una laguna forma y unas muelas de molín mueve. Todo un lujo este paraje, solo venir hasta él sería un motivo suficiente de excursión. Un buen rato estuvimos en Cagalín, pues nos adentramos bajo el molín y comprobamos el agua que se desvanece en este paraje kárstico, muy propio de la zona del concejo de Llanes.

(Atrás el bosque de Las Lanchas entramos en el barrio de La Somada en busca del desvío hacia Cagalín)

(La Somada, K 2,7 / 12:20 / ± 54 m.a. / Pto. 8 Mapa)

(En la esquina de una casa de piedra a la izquierda encontramos la señalización VI, nos vamos a la izquierda)

(Caminu anchu)

(Hasta encontrar el desvío hacia el paraje de Cagalín)

(Ríu, laguna y molinu de Cagalín, K 3,2 / 12:25 / ± 32 m.a. / Pto.9 Mapa)

(Laguna de Cagalín)

(Singular mulinu de Cagalín, los paisanos siempre buscando el mejor aprovechamiento de los medios naturales)

(Como nos atrae mucho nuestra atención este singular molinu vamos a verlo desde la otra orilla, pero con cuidadin)

(Detalle del infiernu del viejo molinu de Cagalín)

(Tras aprovechar el agua para mover las muelas molineras el agua se desvanece entre la roca kárstica)

Volvemos al camino principal y seguimos el rumbo que traíamos y al poco otro panel más. Buena inversión, tanto de perras como de información han realizado los autores del recorrido, si señor, para quitarse el sombrero ante tan buena labor. Bueno centrémonos en el panel de la “Cueva Collubina”, la cual no está aquí mismo. Le hacemos caso al desvío a la derecha y por camín más abrupto nos vamos en busca de la cueva, aunque antes nos pegaremos un buen susto cuando nos tropezamos con toda una familia de raposos (zorros) que nos miraban muy atentos. Muy chula la talla de madera, muy realista.

(Atrás el panel de "Cagalín" y no tardaremos mucho en tropezar con el "Cueva Collubina")

(En este de "Cueva Collubina" no hay mucho que leer, aunque si mucha información gráfica de la propia cueva)

(Información de la cueva que vamos buscando, como no vamos a entrar nos viene muy bien la distribución interior)

(-¡Mira que familía de raposinos más simpática! Muy buena, muy realista)

Tras el encuentro inesperado con los raposos seguimos por el estrecho camín. Debemos caminar un par de cientos de metros hasta dar con una gran depresión en medio del bosque. Un poco de intuición hay que tener para ver este rincón kárstico, además de tener cuidado de la bajada hacia la boca de la cueva. Por el panel sabemos que no estamos ante una superficial cueva, pues tras la entrada la misma se adentra y se encuentran diversas salas. Nosotros como no somos “ espeleólogos ”, solo curiosos, nos quedamos con un par de fotos de la parte más visible y segura.

(La cueva se encuentra en una pequeña depresión al borde del camino que seguimos, debemos bajar con cuidado)

(Cueva de Collubina, K 3,9 / 13:00 / ± 31 m.a. / Pto.10 Mapa)

(Una fotuca desde interior hacia fuera y...)

(... Otra hacia las entrañas de la Cueva. Como ya hemos visto lo que hay en su interior por las fotos... ¡Nos vamos!)

Salimos de la hondoná de la cueva Collubina y nos vamos hacia el barrio de “El Cuetu” para seguir por asfalto hacia “El Pozu Santiago” y enseguida entroncar con “El Caminu Real” o también con el Camino de Santiago. En este entronque nos vamos hacia la izquierda y pronto nos veremos las caras con el desgastado asfalto de la N-634.

(Nos salimos de la hondoná de la Cueva Cullubina y hacia El Cuetu vamos)

(Otra vez con las casas hemos tropezado, también con les oveyines pastando tranquilamente)

(Salimos en El Cuetu y nos vamos a la izquierda, pues si vamos a la derecha volveríamos a La Somada)

(Todo bien clarito, así que atrás dejamos "El Pozu Santiago" y a buscar el Camín Real y la N-634 vamos)

(Entronque con el Camín Real, aquí seguimos las indicaciones y nos vamos a la izquierda en busca de la N-634)

Ante la larga recta de la carretera, nos surgen las dudas. A la derecha pronto la población, pues nos encontramos en el extremo Oriental. De frente parece que sigue un camín al otro lado del vial, de hecho cruzamos, fue cuando nos dimos cuenta que la ruta continúa por la izquierda, por el arcén rumbo Oriente, hacia Cantabria. Así, dejamos atrás la población de San Roque del Acebal, pues su letrero rayado de rojo vemos en nuestro avance.

(Carretera Nacional N-634, giro a la izquierda, K 4,6 / 13:20 / ± 47 m.a. / Pto.11 Mapa)

(Fin del pueblo de San Roque del Acebal, ahora carretera adelante rumbo Oriental)

Unos cientos de metros por el arcén de la N-634 y pronto vemos la entrada de “La Caleya de las Ánimas” por la cual nos adentramos y nos olvidamos del asfalto. Así, en poco tiempo y espacio ante el humilladero o oratorio peregrino que datan de muchos años atrás. Ya nos había hablado de él la chica del bar El Castiellu de Pendueles pero nunca lo habíamos visitado. Se trata de una pequeña capilla para el culto a las ánimas del Purgatorio. En ella, además de oraciones, se dejaban ofrendas para la malatería de San Lázaro que por la noche recogían los leprosos a la voz de… “Andar de día, que la noche es mía”. En el pilar frontal izquierdo se observa una leyenda que dice: “SI BUENAVENTURA ESPERA EN EL BIAJE A DONDE BA LIMOSNA A LAS ANIMAS DARA”. Bueno todo esto es fácil de saber porque otro gran panel nos lo cuenta allí frente a la capilla ancestral. Sin lugar a dudas un esfuerzo tanto económico como de trabajo de los vecinos de San Roque del Acebal que debemos saber valorar.

(No duró mucho nuestro paseo por la N-634, ahora toca zambullirse en la historia del Camino Peregrino)

(“Andar de día, que la noche es mía”)

(Capilla de las Animas, K 5,0 / 13:25 / ± 38 m.a. / Pto.12 Mapa)

(“SI BUENAVENTURA ESPERA EN EL BIAJE A DONDE BA LIMOSNA A LAS ANIMAS DARA”)

Reanudamos la marcha camín adelante entre la N-634 por la derecha y la A-8 por la izquierda, bueno alguna pradería con sus vaquinas a este último lado también llevamos de compañía. Sorteando algún charco llegamos a un túnel bajo la carretera y al salir la señalización te lleva a la izquierda. Nosotros momentáneamente seguimos de frente y cruzamos la N-634 par adentrarnos en el monte y buscar la “Cueva de Ciernes”.

(Camino Peregrino, igual al Salvador, Santiago o Sto. Toribio, ahora en esta última dirección)

(Cruzamos una de las rotondas de sevicio de entrada a la Autovía A8 y tras ello una pequeña variante no señalizada)

El transito, no señalizado, hasta la Cueva de Ciernes es corto, apenas 300 metros, así que pronto llegamos ante la gran caverna por la que discurre un pequeño arroyo. La misma tiene una gran entrada (mucho mayor que la anterior) y deriva a dos salas. Nos abrigamos un poco y encendemos los frontales que siempre portamos en las mochilas para cotillear primero la de la izquierda y después nos vamos al ala derecho aunque no mucho pues con el agua del río tropezamos. No importó mucho, pues, como ya hemos dicho anteriormente, no somos “espeleólogos ”, solo curiosos de la Naturaleza, así que toco dar la vuelta bien de satisfechos.

(Por espacio de unos 300 metros salimos a la N-634 y la curzamos para visitar la no señalizada Cueva de Ciernes)

(Atras el asfalto y por el bosque vamos hacia la derecha en busca de una gran caverna)

(Cueva de Ciernes, K 5,3 / 13:30 / ± 22 m.a. / No viene señalizada, solo su referencia en el mapa del panel VI)

(Una fotuca de la gran boca principal desde dentro, que siempre quedan muy chulas)

(Foto de la sala de la izquierda hacia fuera)

(Entrada por la sala de la derecha hasta tropezezar con el arroyo que entra por otra boca Sur)

(Como en las cumbres el cayau siempre muy presente)

(Mary curioseando, el agua no nos deja adentrarnos mucho más, tampoco tenemos mucho interés en hacerlo)

Tras un buen rato entretenidos volvemos al punto donde nos habíamos desviado para seguir a la vera de lo que parece el encauzamiento del arroyo que salía de la cueva, aunque ahora va seco. Vamos muy próximos a los viales de servicio de la autovía y en poco volvemos a tropezar con la vieja N-634 (el eje de este recorrido circular, comienza la segunda parte) para cruzarla y adentrarnos por el “Caminu de la Santacina” y en un bonito bosque de grandes robles, aunque pronto nuestro gozo norteño se pierde tras cruzar las vías del ferrocarril de Feve y entre los eucaliptos al virar a la derecha (al Occidente, hacia San Roque del Acebal) y tropezar con la “Finca de las Coradiellas”.

(Retrocedemos al punto del desvío para seguir bajo la disciplina de la abundante señalización del VI)

(Cruce carretera Nacional N-634, Camino Santacinas, K 6,5 / 14:00 / ± 18 m.a. / Pto.13 Mapa)

(Otra vez en la traza natural que tanto nos gustan, nos adentramos en el Caminu de la Santacina)

(Por precioso bosque norteño, entre robles y árboles de ribera)

(Cruce vías Feve, K 6,9 / 14:10 h. / ± 28 m.a. / Pto.14 Mapa)

(Toca tener cuidado con la electrificación ganadera)

(Toca otro cambio brusco de rumbo, ahora ya definitivamente al Occidente, comenzamos a cerrar el circuito)

Para nuestro gusto, el tramo que ahora iniciamos para rodear la “Finca de las Coradilles” pierde brillo, además del más esforzado. Efectivamente tenemos que dar el “do” de pecho ascendiendo por el borde del cerramiento para alcanzar los eucaliptos altos y bajar hacia la “Riega de los Molinos”. En verdad poco aportó este pase, nos imaginamos que solo el hecho de sortear la finca, la cual se veía muy guapa desde arriba. Bueno, quizás también, el caer sobre la riega citada y ver como el curso del agua descendía con cierta gracia para mover los ingenios molineros. Uno y dos “Molinu de Agua” tropezamos, el último abajo del todo donde otro gran panel titulados “Las Coradiellas” nos informa de los mecanismos y funcionamiento de los molinos de agua. También se encuentra un poema del ya conocido Pancho del Cañamal titulado “Riega de las Coradiellas”.

(Rodeo Finca Las Coradiellas, K 7,2 / 14:30 h. / ± 50 m.a. / Pto.15 Mapa)

(Toca rodear todo el cercado de la finca de Las Coradiellas)

(Toca esforzarse un poco)

(Alto de los eucaliptos de la finca Las Coradiellas, K 7,6 / 14:45 h. / ± 104 m.a. / Pto.16 Mapa)

(Ahora a bajar hacia la Riega de los Molinos)

(Riega de los Molinos, K 7,9 / 14:50 h. / ± 50 m.a. / Pto.17 Mapa)

(El agua, aunque poca, baja cantarina)

(Primer Molinu de Agua)

(Panel sobre el funcionamiento de los molinos de agua además de un poema de Pancho Cañamal sobre el tema)

(Segundo Molinu de Agua y a seguir con rumbo Occidental, hacia San Roque del Acebal)

Atrás la finca y los molinos vamos por ancho y húmedo camín parejos a la vía del tren con rumbo Occidental. Fue aquí donde escuchamos a unos lobos aullar. ¡Menudo susto! Menos mal que, al verlos, pronto nos dimos cuenta de que eran dos figuras de madera, dos tallas más. Al igual que las anteriores no están puestas donde figuran en el mapa inicial de la Senda Peatonal del Valle Invisible, parece que se debió hacer antes de la colocación de las guapas tallas y se cambió de idea. Sea cual sea el motivo bien guapas que están aquí, aunque advertidos quedáis para no dar vueltas buscando los lobos por otra zona.

(Dos lobos negros aullando con ganas en medio del bosque)

Seguimos nuestro rumbo Occidental y al poco un rústico letrero nos informa que a la izquierda se encuentra la “Fuente Rugarcía”. Un pequeño desvío, apenas unos 20 metros. Llama mucho nuestra atención como fluye el agua, haciendo gorgoritos sobre una lechada de arena. Volvemos al camino principal y cien metros más adelante volvemos a cruzar la vía (aún tendremos más oportunidades de hacerlo). En estos casos hay que ir muy atentos, tanto de vista como de oído, porque aunque el cruce se encuentra señalizado, no existen barreras. Nada de llevar los cascos de música puestos e ir distraídos, siempre bien atentos. Precisamente en el momento que nosotros llegamos oímos el tren pitar muy próximo, así que esperamos a que pasara (siempre es bonito ver pasar un tren, aunque sea de mercancías) y a seguir avanzando.

(Camino de San Roque del Acebal parejo a las vías del tren)

(Desvio a fuente Rugarcia, K 8,6 / 15:00 h. / ± 38 m.a. / Pto.18 Mapa)

(Fuente de Rugarcía)

(Llamativa forma de brotar el agua)

(Cruces vías Feve, K 8,8 / 15:05 - 15:30 h. / ± 38 m.a. / Pto.19 Mapa / Toca comer algo mientras pasa el tren)

Tras cruzar la vía, sobre unas murias, sacamos el bocata y tenemos el momento nutritivo del día, aunque no mucho tiempo, nos estamos entreteniendo demasiado. Cargamos las mochilas al hombro y seguimos la marcha hacia San Roque del Acebal aunque no será tan directa, antes tendremos que desviarnos hacia la derecha para contemplar “La Puentuca”. Se trata de un románico puentín de piedra bajo el que discurre un “arroyo de arena”. Sí, tal como habéis leído, mirad atentamente las fotos para comprobarlo.

(Tras el bocata toca arrancar de nuevo por traza asfaltada hasta San Roque del Acebal)

(Al poco tenemos que dejar el asfalto para desviarnos momentaneamente hacia La Puentuca pisando barro)

)

(La Puentuca, K 8,8 / 15:35 h. / ± 32 m.a. / Pto.20 Mapa)

(Precioso y singular paraje, donde el agua se convierte en arena)

Sorprendidos nos vamos de ese mágico rincón en medio del bosque, más adelante tendremos oportunidad observar más tramos de ese “arroyo de arena”. De nuevo en el camín principal pasamos por “El Cantón” y pronto nos vemos ante la figura de “El Campesinu” y el “Lavaderu” de San Roque del Acebal. En la base de la figura podemos leer: “2016 / A. Noriega T. Llorente” Y en una piedra anexa: “El Campesinu en memoria de nuestros padres, abuelos y todos los hombres de este pueblo” Queda todo dicho, así que observamos la señalización del VI y vemos que esta nos invita a girar al Sur (por la espalda del Campesinu) por el asfalto y pronto tomar una caleya a la derecha para cruzar pronto las vías del tren, aún no será la última vez.

(Otra vez por el asfalto, cuidado con algún coche que pueda venir, nada de relajarse)

(Barrio de "El Cantón" y pronto ante la figura de "El Campesino")

(Lavadero San Roque'l Acebal, K 9,5 / 15:45 h. / ± 41 m.a. / Pto.21 Mapa)

Cruzadas la vías nos adentramos por una caleya húmeda donde nos encontramos con una gruñona gocha rebuscando algo de comida entre la maleza. Una curiosa fotuca y en otro barrio más, “La Cotera Somanta”, pero con cuidado que está muy húmedo. Superado este tramo oscuro salimos a una limpia pista de hormigón que discurre entre praderías que asciende hacia la zona del “La Cuerre Santiago”.

(Otro cruce de vías más, es el tercero, aún queda otro más)

(Detalle curioso, de las que ya quedan muy pocos)

("La Cotera Somanta", por caleya húmeda)

(Atrás las caleyas húmedas ahora toca el seco homigón entre verdes praderías)

En el letrero de “La Cuerre Santiago” fijaros que la señal nos indica que no demos subir más, que debemos girar a la derecha y bajar por un entretenido caleyón donde nos entretenemos un rato foteando unas llamativas setas. Esta bajada nos deja sobre las inmediaciones de unas casas de la parte Sur de San Roque y tras cruzar otro“arroyo de arena” giramos a la izquierda para remontar a la vera de unos prados donde unos caballinos pastan tranquilamente. Así hasta llegar al soto de “La Valleya” donde toca virar a la derecha y descender en busca de al entrada de la “Riega del Toyu”. Dicho así de un tirón puede resultar complicado pero solo hay que dejarse llevar de la señalización del “VI”.

(En "La Cuerre Santiago" donde la señalización VI nos manda hacia la derecha en descenso por claro caleyón)

(Camino claro cuesta abajo en busca de otro ubicado en las últimas casas suereñas de San Roque del Acebal)

(Momento entretenido tratando de fotear lo mejor posible un buen ramillete de setas pegadas a dos árboles)

(Otro "arroyo de arena" y, casi tocando las últimas casas sureñas de San Roque, giramos a la izquierda y para arriba)

(Unos guapos caballinos pastan tranquilamente y se acercan al borde del cierre para saludarnos)

(La Valleya, guapo soto entre caminos, nosotros nos vamos para la derecha en busca de la entrada en la Riega del Toyu)

(Para entrar en la "Riega del Toyu" antentos a la señalización)

Ya estamos ante la “Riega del Toyu”, precisamente la parte del recorrido que en un principio pensábamos solo hacer. ¿Motivo?. Ya lo comentamos al inicio, una guapa cascada (nuestra pequeña pasión) existe, además con una guapa xana astur. No le podemos pedir más, pero sí que lo tendremos. Efectivamente el paseo que va muy próximo al “arroyo de arena” y más arriba de agua, el de La Llanzuca nos marca el mapa del IGN que portamos, es una preciosidad. Toda una gozada entre los árboles cargados de mofo (musgo). A Mary, a un servidor también, dice que es el sector que más le gusta, aunque es complicado comparar, pues cada uno tiene su encanto. El paraje es tan especial que parece que los vecinos de San Roque del Acebal han decidido instalar aquí el belén navideño. Una “cucada”, además con cascada incluida. Después llego la talla de madera de la gran madre osa colgada de su prole de esbardos.

(Riega del Toyu, K 10,8 / 16:15 h. / ± 68 m.a. / Pto.22 Mapa)

(Precioso paraje este, casi jurásico)

(Otro "arroyo de arena" más)

(Aparece el agua, ¡Menos mal!!! Ya pensábamos que la cascada no tendría agua)

(Singular Belén Navideño sobre un viejo tocón. Genial la idea de la cascada)

(Otra figura de madera "perguapa", además de muy realista la gran madre osa cargada con su cariñosa prole)

Cuando ya pensábamos que la cascada no iba a tener agua, cuando la riega se cierra más, vemos que la misma fluye y más arriba va creciendo el chorro. ¡Menos mal! Ya vamos inquietos, nos vamos acercando poco a poco y el bullir del agua se deja escuchar cada vez más fuerte. Al final, en una pequeña y abrupta subida, tropezando con el muro de la riega y el chorro de agua cae bellamente sobre una guapa poza donde una xana lava sus pies. Ante la cascada del L'Escañiellu nos encontramos. Precioso rincón, además de original la idea. Aunque seguro que habrá personas que no les gusta la idea porque altera la esencia más natural, pero otras cosas alteran y las admitimos sin protestar mucho. Momento fotográfico, aunque sin entretenernos mucho que ya vamos muy justos de tiempo, aún nos queda cerrar el circuito y no conocemos el camino que tenemos por delante.

(La riega cada vez se estrecha más y pronto el agua se deja ver)

(-Mira Félix, creo que no te vas quedar sin cascada)

(Ya se siente caer el agua, vamos tener suerte)

(Cascada de L'Escañiellu, K 11,5 / 16:25 - 16:45 h. / ± 102 m.a. / Pto.23 Mapa)

Como no podía ser de otra manera grabamos un poco de video. Efectivamente, ya sabéis nuestra opinión respecto a que es la mejor herramienta para inmortalizar estos bellos rincones y momentos en movimiento, donde además al música del rumor del agua es fundamental, y este sobradamente ser lo merece.

 

(Si tienes algún problema en la visualización pincha este enlace para una visualización directa)

Trabajo costó despegarse de tan guapo rincón pero no había otra, había que proseguir el recorrido y para ello seguimos el sentido de la marcha que traíamos y, tras una breve cuesta, salimos a un camino con la señal “VI” que nos indica ir hacia la izquierda. Hacia arriba vamos pero no por mucho tiempo, pues pronto giraremos hasta alcanzar un punto donde existe un cierre de paso de ganado con un pequeño burladero. Resalto lo de “pequeño” porque para pasar por él tuvimos que quitar las mochilas y deslizarnos entre los dos-tres postes. Después toca descender hasta tropezar con otro caleyón donde se nos invita a seguir bajando con la señal y la pétrea semblanza de la peña el Picu Castiellu al fondo. Descendemos un buen tramo pasando al lado de unas cuadras y seguimos hasta tropezar con una invitación de giro a la izquierda. Vamos en busca de los últimos paneles, el del “Camino del Pozón” y “El Picu Castiellu”, previo cruce del silencioso arroyo de La Mesa.

(Saliendo en cuesta de la Cascada de L'Escañiellu pronto nos invitan a subir un poco más girando a la izquierda)

(Tras un poco de subida toca zona tranquila, aunque debemos lidiar con un burladero un tanto estrecho)

(Tropezamos con otro caleyón y la pétrea estampa del Picu Castiellu al fondo, ahora para abajo.)

(Tras descender un buen tramo, otro giro a la izquierda y a leer uno de los últimos paneles del recorrido)

Con la muda figura de “El Picu Castiellu” leemos sus historias y leyendas, como la “Cueva de la Mora”. Ya me señalaba Mary las dos cuevas que se ven desde el camín que bajamos. Lectura rápida, que la falta de luz ya empieza a notarse, así que toca arrear y seguir con el rumbo que traíamos durante unos pocos metros, pues pronto giraremos a la derecha y, de repente, tropezaremos con la bienvenida de un solitario oso cariñoso. Tras el obligado abrazo toca seguir ruta para entre las murias de las fincas llegar al barrio de “La Prida”.

(El Camín del Pozón, K 12,8 / 17:20 h. / ± 75 m.a. / Pto.24 Mapa)

(Ya cerrando definitivamente el recorrido, aunque aún nos quedan sorpresas)

(El abrazote de un oso muy cariñoso, ¿premio por realizar el recorrido al completo?, suponemos que sí)

(Entre las murias de los prados del cercano barrio de La Prida vamos cerrado el largo circuito andariego)

(Ya en "La Pidra" tocamos asfalto)

(Pero aún la esencia ganadera se mantiene)

Atrás La Prida, ya todo por asfalto hasta el punto de partida mañanero, pasamos al lado del “Lavaderu Covielles” con su guapa fuente y gran bebedero. También la escultura de una señora con el barcal de la ropa recién lavada sobre la cabeza, 2013 reza bajo sus pies. “Vamos que se nos hace de noche” fue lo que dijimos ambos casi a la vez. Así seguimos caleyando pasando por “La Vega” en busca el punto de partida. Pasamos por la Casa Concejo, seguramente donde se cocinó esta preciosa ruta que estamos finalizando, y tropezamos, por cuarta vez con las vías del tren. Fue cruzarlas y, con la imagen de la iglesia del pueblo al fondo, encontrarnos con el último panel de la jornada y creo que del recorrido. Si no he contado mal, el gran panel nº11 está dedicado a la “Gente de San Roque del Acebal”. Se trata de un impresionante “collage” de fotografías de vecinos pasados y presentes del pueblo que hemos recorrido. Un bonito homenaje.

(Lavadero de Covielles, K 13,7 / 17:40 h. / ± 52 m.a. / Pto.25 Mapa)

(Imagen clásica de una época no muy lejana: la lavandera con el barcal de ropa sobre la cabeza)

(-Vamos que se nos hace de noche por les caleyes)

(Caso Concejo, seguramente aquí se coció todo)

(Si no me falla la memoria este será el cuarto pase de vías, creo)

(El último panel que hemos visto será un homenaje a los vecinos pasados y presentes de San Roque del Acebal)

(San Roque Acebal, Concejo de Llanes, Asturias, K 14,5 / 18:20 / ± 50 m.a. / Pto. 1 Mapa)

Bueno ya habéis observado el entretenido recorrido que nos han preparado los amigos de la Asociación el Perru San Roque y todos los que ha querido participar en tan guapo proyecto. Sin lugar a dudas, un precioso ejemplo a tener muy en cuenta. Poner el valor, utilizando los camino de toda la vida, diversos rincones del extenso pueblo de San Roque del Acebal. Nosotros, en principio solo vinimos atraídos por la cascada de L'Escaniellu y su xana, pero cuando vimos el panel de inicio de ruta… ¡Nos enganchó!. Así que… ¡Tres hurras por la asociación y los vecinos! Se lo merecen sobradamente. Bueno como toca ya despedirse lo vamos hacer como siempre, con el mapa del IGN y el recorrido que sobre él ha pintado el nuestro GPS. También sobre anotaciones de donde se encuentran las figuras que hemos encontrado, pues ya sabéis que difiere de la que figura en el panel de arranque, así que a tenerlo en cuenta.

(Nuestro recorrido circular por el Valle Invisible y la ubicación de las figuras / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL’)

Como ya viene siendo costumbre también compartimos el “tracks” a través de la página Wikiloc. Como anécdota contar que esta aplicación solo te permite subir unos 25 puntos de referencia “Wpt” lo que ha sido del todo insuficiente, pues nosotros marcamos unos 40 puntos interesantes. Así que perdonad si echáis alguno de menos, que seguro que sí.

 

(Si tienes algún problema en la visualización pincha este enlace para una visualización directa)

Creo que un excelente complemento al todo lo anterior expuesto sobre todo por la riqueza de pequeños tesoros que debemos ir descubriendo cada poco y disfrutando con cada uno de ellos. Tal fue nuestra experiencia y así nos pasó que acabamos con la luna creciente iluminando nuestros últimos pasos por San Roque del Acebal.

(Tanto entretenimiento acabó con la luna iluminado los últimos pasos del recorrido)

Esto toca a su fin y Seguro que Mary, al revisar el reportaje antes de su publicación, dirá que me he pasado “cuatro pueblos” por el número de fotos y comentarios realizados. Igual sí, pero a un servidor le encanta hacerlo así cuando el recorrido realizado lo merece y creo que este está en esa categoría. Ahora, por parte vuestra, solo queda que os acerquéis hasta el Km 299 de la carretera nacional N-634 y comenzar a caminar. Y a nosotros decir…

¡Hasta la próxima Amig@s!

 

 

JFCamina

inicio


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.