Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Sierras Costeras
Sierra Benzúa
Asturias

Pico Benzúa

Llanes, 11/2012 y 04/2013

JFCamina, 04/2013

 

Creative Commons License

 

 

 

Recuerdo que la primera vez que oí hablar del Benzúa fue relacionado con una carrera de montaña, esas que ahora están tan de moda pero de aquella no tanto. Más tarde nos acercamos al collau del Tornu y vimos que de allí partía una larga cola caliza que separaba la rasa costera que va desde Posada hasta Nueva, ambas de Llanes, del escondido valle de Ardisana.  Estaba muy claro que había que conocerlo sobre el terreno y lo realizamos de dos maneras diferentes: la primera en pareja cumbreando, en viaje de ida y vuelta, y la segunda con la sección juvenil montañera de la familia, dos opciones un tanto diferentes, y no solo orográficamente, pero con el mismo fin: alcanzar la cumbre señera de la Sierra Benzúa. De estas dos historias trata el siguiente reportaje, en el cual podremos comprobar la excelente balconada sobre el mar y la montaña a la que nos aupamos, aunque no exenta de ciertas dificultades, tanto de abruptas veredas como de la puntillosa compañía vegetal.

 


Sierra Benzua

(Historia de un paseo cumbrero de ida y vuelta)

Mapas ING: 31-IV "Benia Onis" (2000).

Inicio y fin : Collau del Tornu, AS-340 "Nueva - Corao" K-14,2, Concejo de Llanes, Asturias.

Objetivo: Pico Benzua

Recorrido: Collau el Tornu (538 m.a.) - El Cuetón (690 m.a.) - Peña Texedo-La Muezcachica (692 m.a.) - Cabeza la Llamera (700 m.a.) - Pica mojón (705 m.a.) - Jorcada Buxeríz, enlace con subida Riocaliente (635 m.a.) - Pico Benzua (723 m.a.) - Regreso por el mismo recorrido - Collau el Tornu (538 m.a.).

Distancia: ± 11,0 Kilómetros = 5,5 Ida + 5,5 Vuelta. / Tiempos: 4,5 h. = 2,5 Ida + 2,0 Vuelta.

Desnivel: ± 500 mts. de ascensos más su correspondiente descenso.

Terreno: Vereda montañera. / Señalizacion: No.

Realización: Noviembre de 2012

Las dos primeras veces desde el Mofrechu y Joyodongo, otras dos desde el Valle de Ardisana y su Camino Encantado, otra desde el Hibeu y la última, la que nos dio el empujón final, otra vez desde la sierra vecina de La Escapa, siempre teníamos a tiro de vista a la  sierra caliza del Benzua. Con tantas provocaciones estaba muy claro que teníamos que acabar de encumbrarnos sobre su dentada sierra, además de una manera un tanto especial, no subir desde Rio Caliente (esto vendrá más adelante), sino hacerlo cumbreando desde el Alto del  Torno. Así lo hicimos en un guapo e intenso recorrido de ida y vuelta, aquí queda un pequeño reportaje de este ventoso día.

(Collau del Tornu, Concejo de Llanes, Asturias, ± 0,0 K / 538 m.a. / 11:15 h.)

Cuando llegamos al kilómetro 14,2 de la carreterina AS-340 "Nueva - Corao", donde se ubica el punto de partida de nuestra excursión para hoy, es decir, el collau del Torno, el aire tiraba con cierta gracia, si somos sinceros no me apetecía mucho comenzar a realizar la travesía Oeste-Este de la Sierra del Benzua hasta la máxima altitud de la misma, el pico Benzua. Mary impuso su criterio e iniciamos la marcha por la buena traza que nos llevaría hasta la base del primer diente de la sierra que tenemos como objetivo hace tiempo deseado.

(Base del pico El Cuetón, ± 0,5 K / 565 m.a. / 11:25 h. / Ahora hay que empezar a subir)

Ascendemos hasta El Cuetón por su vertiente Sur, precisamente del lado de donde venía el viento, dándole el lateral a la cercana sierra del Hibeu y a nuestros pies el pueblin o caserío de Fresneo, esto realmente nunca sabemos distinguirlo bien. Ya hemos dejado atrás la parte cómoda, ahora toca subir por vereda ganado-montañera, aunque va bien marcada, en este caso sinónimo de pisada. Una cabras son los únicos seres vivos que hoy parece que por ahí transitan.

(El caserío o publín de Fresneo)

(Atrás dejamos el alto del Torno con la estampa soleada de la cercana zona del Mofrechu-Joyodongu)

No llevábamos mucho tiempo caminando cuando teníamos muy claro que hoy no era el mejor día para realizar esta travesía, pero ya que la habíamos iniciado íbamos a subir hasta el casetón que siempre nos llama tanto nuestra atención, hasta El Cuetón, donde esperaba que arriba Mary entrara en razones y diéramos la vuelta. Así, dejando abajo el verde punto de partida del collau del Torno y los rayos de sol iluminando la zona del Mofrechu-Joyudongo, en poco tiempo nos refugiamos en el lateral norte de la chabola del Cuetón, el primer diente Occidental de la sierra que nos ocupa.

(Pico El Cuetón, ± 1,5 K / 690 m.a. / 11:50 h. / Vertiente Norte: el Cantábrio y Llamigo)

Protegidos del viento por el casetón miramos al Cantábrico y contemplamos, a nuestros pies, la verde vega del Llamigo, por la que acábanos de pasar subiendo desde Nueva de llanes, donde parece que hubo un aeródromo militar en tiempos de la contienda civil española del siglo XX. Aquí nos damos cuenta que desde la vertiente Norte no tira el aire, parece que solo viene del Sur, así que lo de dar la vuelta… ¡nada de nada!.

Así que, sin asomar mucho la cabezina por encima de la cumbrera, solo de vez en cuando, continuamos nuestro recorrido por la dentada sierra del Benzua. Esta estrategia de avance nos plantea un pequeño problema, nos obliga a ir buscando las veredas mejor transitadas o pateadas, es decir, tratando de librar las zona de árgomas y matorral tan abundante por aquí, es decir la más limpia posible, opción mucho más dificultosa y menos vistosa que la de caminar sobre la propia línea de división de aguas, la que habíamos planificado desde que pensamos hacer esta travesía.

(¡Uff, cuánto tenemos que luchar contra el viento!)

(En lugar de coger la opción más limpia de la cumbrera tenemo que ir un poco más bajos)

En nuestras notas llevamos unos cuantos dientes de la sierra a coronar, por los cuales mantenemos la intención de pasar, el primero sería la Muezcachia, pero antes tenemos que sortear un pequeño grupo de blancas ovejas que se refugian, al igual que nosotros, en la ladera norte, aunque estas igual tienen otro fin más, pues esta vertiente es menos escarpada y más aprovechable nutricionalmente para ellas, esta muy claro que de tontas no tienen ni una lana.

(Muezcachica, ± 2,0 K / 692 m.a. / 12:10 h.)

La traza a seguir sería casi lineal, a nuestras espaldas, al Oeste, además de lo mencionada anteriormente, dejaríamos toda la subida hacia el Alto de la Tayadera y el Jorovitaya. Al frente, al Este, además del objetivo del día, tenemos el comienzo Occidental de la Sierra del Cuera, Peña Blanca nos enseña su mejor perfil, el que no oculta subiendo desde tierras Cabraliegas. Lateralmente tenemos, al Norte, la rasa costera y, al Sur, el gran frontón de los Picos de Europa.

(Cabeza La Llamera, ± 2,7 K / 700 m.a. / 12:30 h.)

Con estas referencias que nos sirven tanto para la ida, como para la vuelta, tenemos muy claro la línea a seguir, aunque lo de “línea” solo se debe tener en cuenta como un concepto que nos indica el inicio y el fin, pues el recorrido es de un constante sube y baja, una auténtica hoja de serrucho carpintero. Siguiendo esta traza tan irregular dejamos atrás otro jito de la sierra, hablamos de Cabeza La Llamera, la cual cae casi perpendicular sobre el pueblín-caserío del mismo nombre.

(Desde lo alto oteando una pequeña vereda alternativa para la vuelta)

La idea que llevábamos en principio era realizar el recorrido en plan ida y vuelta, utilizando el mismo recorrido en ambos sentido, pero a la vez escudriñando la posibilidad de realizar el regreso a media ladera sur, pasando entre las cercanías de la majada de El Cogollu, hasta la cual llega un camín desde Riocaliente, y el lugar de La Llamera, por el medio estaba la silla cabalgadura que forma la peña Vedular y el pico del Cuervo. Habíamos estudiado esa posibilidad sobre el mapa y no encontrábamos una traza dibujada, así que solo nos quedaba la opción de estudiarla sobre el terreno. Realmente no vimos una vereda clara, todo parecía monte cerrado, por lo que desechamos la idea, igual si el viento no viniera de ese lado tal vez nos hubiéramos arriesgado, pero…

(A pesar del viento aún nos quedaban ganas de jugar con nuestras sombras proyectadas al norte)

(Aunque nuestra distracción principal es excudriñar la media ladera sureña de la sierra)

 Con distracciones más lúdicas que buscar rutas alternativas para el regreso llegamos a otro diente de la cumbrera, unos mojones marcan la posición, estamos a unos 705 metros de altitud, según nuestro mapa no tiene nombre, aunque seguro que lo tendrá, el día no estaba para que muchos lugareños estuvieran por allí para preguntar. Desde “anónimo” diente vemos muy bien todo el Valle de Ardisana, donde podemos realizar una guapa ruta mitológica, un singular recorrido en busca de la siguiente estatua de madera, buenos recuerdos nos viene a nosotros de las dos ocasiones que la realizamos en excelente compañía.  

(Pico mojón, ± 3,2 K / 705 m.a. / 12:45 h. / El Valle de Ardisana en todo su explendor)

(Con el objetivo al frente, a nuestra dcha. el Valle de Ardisana y a la izq. la zona de Nueva de Llanes)

Dejamos tras nuestros los mojoninos y descendemos un poco, pronto nos enfrentamos a otro diente, este parece más un pequeño colmillo. El viento parece que sopla con más fuerza, nos da un poco de miedo atacarlo directamente por la cumbrera, por lo que lo ladeamos un poco, no obstante me resisto a no hollar su cumbre, así que, por una herbosa canalina que tropiezo al bajar, me encumbro en su cima. Un tanto agachado observo que, tal como nos temiamos, habría sido mucho más fácil seguir cumbreando, pero estaba claro que el viento no nos iba a dejar hacerlo con cierta seguridad.

(Bordear este pequeño colmillo de la sierra no resultó fácil)

A pesar de lo que ocurría en la cumbre de este colmillín, el bordearlo no resultó nada fácil, su pared norte, además de ser muy herbosa, era bastante inclinada, lo que nos obligaba a cogernos a las altas hierbas para asegurarnos un poco. Tras superar esta dificultad alcanzamos un collau, casi en V, donde enlazamos con la vereda sureña que viene desde el pueblo de Riocaliente, el mapa que portamos no nos trae el nombre, así que tenemos que mirar en casa en las hojas con mas detalle y ahí encontraremos Jorcada Buxeríz. Ahora el tema se pone más complicado, no por la orografía, sino porque la traza a seguir va al completo por la vertiente Sur de la sierra, ya no tenemos protección.

(Jorcada de Buxeríz, enlace con la subida desde Riocaliente, ± 4,1 K / 635 m.a. / 13:10 h.)

Sin lugar a dudas la suerte la teníamos de cara, una vez alcanzado el collau la velocidad del viento fue mermando poco a poco, de tal manera que se iba quedando en una simple brisa, ¡menudo alivio!, ya pensábamos que teníamos que dar la vuelta o bajar hasta Ríocaliente a tomar un cafetín y desde ahí subir por la carretera hasta Riensena y el collau del Torno.

(Ahora en la última parte de nuestro recorrido toca caminar por la ventosa vertiente Sur de la sierra)

A partir del collau de enlace la vereda montañera está mucho más clara y enjitada, lo que nos hizo avanzar con un poco más de ligereza, lo que se agradecía bastante ya que estábamos un poco cansados de tanto pelearnos con el aire, un poco de tranquilidad se agradece. Nosotros no debíamos ser los únicos porque encontramos varios pajarinos volando de piedra en piedra, se ve que tenían ya claro que no iba a soplar más el viento.

(Parece que los pajarinos se animan a sobrevolar las peñas)

(Guapo detalle sobre un jito en la vereda que nos lleva al Pico Benzua)

Ya mucho más relajados afrontamos la última parte del recorrido de ida de esta jornada, miro el GPS y compruebo que no queda mucho para llegar al pico Benzua, aunque antes de alcanzar su cima debemos hacer una alto de la dentadura de la sierra y contemplar la guapa estampa que nos ofrece la rasa costera que ahora llevamos por compañía lateral. Abajo tenemos el pueblo de Nueva de Llanes y la zona de la playa de Cuevas del Mar y San Antonio, un precioso y disfruton recorrido que ya hemos realizado en varias ocasiones.

(Nueva de Llanes y Ovio, además de las playas de Cuevas del Mar y San Antonio)

Aunque lo que nos quedaba era poco y, teóricamente, sencillo, la verdad que no fue así, pues cuando creíamos que habíamos alcanzado la cima deseada del Pico Benzua comprobamos que allí no había ningún elemento “extraño” a la naturaleza que así nos lo indicara, elemento que sí sabíamos de su existencia. Así que Mary no le quedó más remedio que otear, con su catalejillo, el terreno y comprobar de su existencia, asuntó que resolvió rápidamente, era la cima que teníamos al otro lado, frente a nosotros.

Para alcanzar la cumbre que tenía el buzón de cumbres del Pico o Cerro Benzua, como figura en otras versiones del mapa, quizás esta última denominación le venga mejor, tuvimos que perder un poco de cota, unos 25 metros,  y volver a superarla, según el mapa que consultes la primera cumbre es un par de metros superior o inferior. Tras superar esta pequeña diferencia en el mapa, la cual es mucho mayor sobre el terreno, por la vaguada que tenemos en el medio de las dos, tocamos el desvencijado buzón del Benzua, muestra de ello es que tenía por tapa una simple piedra.

(Pico Benzua, ± 5,5 K / 723 m.a. / 13:50 - 14:10 h.)

Como es nuestra costumbre comprobamos de la existencia de alguna tarjeta de cumbres, había una envuelta en una bolsa de plástico, esperábamos que estuviera muy deteriorara pero resultó que no era así, otra sorpresa fue que la misma estaba en blanco y era del G. M. “Los Pepitas” de Pola de Siero, el cual había desaparecido recientemente, con seguridad una de sus últimas tarjetas, ¡cosas de la vida!, fue un guapa casualidad.

Solventado el tema de recoger y dejar tarjetas sacamos una foto de pareja y tras ello toca detenerse unos momentos para contemplar el Macizo Central de los Picos de Europa y su gran Picu, El Urriellu. Ya hacía tiempo que las nubes nos habían dejado tal honor pero aún no habíamos tenido el relajo necesario para hacerlo como se merece.  También tuvimos unos momentos para las cumbres del Peña Blanca y Cabeza Ubena, en la cercana sierra del Cuera, casi la siguiente a la que estábamos. Grandes y pequeños detalles montañeros a los que por diversas razones le tenemos un especial cariño.

(Detalle del Macizo Central de los Picos de Europa, el Picu Urriellu al frente)

(Inicio Occidental de la Sierra del Cuera: Peña Blanca y Cabeza Ubena)

En este pequeño recorrido de poco más de cinco kilómetros por la sierra del Benzua, la cual, dicho sea de paso, aún continúa perdiendo cota hasta morir a los pies de la carretera AS-115 (Posada de Llanes – Alto del Ortiguero), hemos empleado más de dos horas, mucho tiempo si no fuera por este día tan ventoso que nos toco en suerte. Ahora, pasadas las dos de la tarde tocaba iniciar el regreso y, ahora que el viento a cesado, tratar de hacerlo por toda la cumbrera. El objetivo propuesto para la vuelta lo cumplimos sobradamente, incluido en el tiempo empleado, inferior a dos horas. También realizamos sobre el mapa del IGN un dibujo de traza mucho más limpia, precisamente el que os dejamos en este reportaje inicial.

(Recorrido de ida y vuelta por la Sierra Benzua / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA.2009’)

Tras hacer un alto para comer el bocata en alguno de los “dientes” de la Sierra del Benzua, a eso de las cuatro y media de la tarde regresamos al collau del Torno. Al final, pese a lo que al principio pensábamos, estábamos contentos, habíamos cumplido parcialmente nuestro deseo. Digo parcialmente porque nos hubiera gustado mucho más realizar el regreso por la falda Sur, pero estaba claro que, tras la lucha con el aire,  los ánimos estaban un poco flojos para intentar buscar un camino viable.

(Collau del Tornu, Concejo de Llanes, Asturias, ± 11,0 K / 538 m.a. / 16:30 h.)

Tras cambiar el calzado de montaña por otro un poco más ligero tocaba, ahora sí, bajar hasta Riocaliente y tomar un cafetín. Allí en este guapo pueblo del Valle de Ardisana, con los últimos rayos de sol invernales dándole un poco de calor,  teníamos una preciosa estampa del Benzua. Desde esta posición de privilegio observábamos la subida por esta vertiente Sur, con un desnivel un tanto más fiero, era realmente tentadora, así que pensamos que sería guapo volver, ¿pero cuándo?

(Riocaliente, Valle de Ardisana, Concejo de Llanes, Asturias. Nuestra próxima subida al Benzua)


Pico Benzúa

(Una guapa circular por la peña)

Mapas ING: 31-IV "Benia Onis" (2000).

Inicio y fin : Riocaliente, Valle de Ardisana, Concejo de Llanes, Asturias.

Objetivo: Pico Benzua

Recorrido: Riocaliente (90 m.a.) - El Cogollu (275 m.a.) - La Raíz (415 m.a.) - Llavayu (485 m.a.) - Enlace Jordada Buxaríz, enlace con recorrido cumbrero desde Collau el Tornu (635 m.a.) - Pico Benzua (723 m.a.) - Descenso por la Escalerina'l Gatu - Collau Pozo Los Alloros (465 m.a.) - Collau La Jalconera (365 m.a.) - Caseríos de Allende - Carreterina a Rabios - El Rescatadoiru (180 m.a.) ¡ Ríu La Cueva - El Molinín Lln-14 (80 m.a.) - Riocaliente (90 m.a.).

Distancia: ± 12,0 Kilómetros = 5,2 Ascenso + 6,8 Descenso. / Tiempos: 4,5 h. = 2,5 Ascenso + 2,0 Descenso.

Desnivel: ± 650 mts. de ascensos más su correspondiente descenso.

Terreno: Vereda montañera. / Señalizacion: No.

Realización: Abril de 2013

Tardamos casi medio año en volver al Benzúa, en este caso a su base, al coqueto pueblo de Ríocaliente, tal como nos habíamos propuesto. Para esta ocasión la expedición sería mucho más numerosa, pues aprovechando las vacaciones de Semana Santa incorporamos al grupo la gente joven de la familia más montañera, incluido el benjamín, al cual teníamos intención de no traer pero al enterarse de “la movida” se acopló, que para eso es un montañarín federado. Tenemos que lamentar la ausencia de Mary, no pude venir, aunque también estaba un poco dolida con nosotros porque hacía un mes que le habíamos propuesto hacer esta misma excursión y… ¡se la cambiamos!, así que ahora nos priva de su grata presencia.

(Riocaliente, Valle de Ardisana, Concejo de Llanes, Asturias, ± 0,0 K / 90 m.a. / 11:00 h. / El Benzúa)

El recorrido de esta jornada estaba muy claro desde el principio, sería, dándole la cara al Benzúa desde Riocaliente, ascender por la izquierda hasta la muezca de Buxeríz para alcanzar el pico y tratar de descender por la derecha, por un estrecho pasillo verde que divisamos desde la carretera de Posada de Llanes según veníamos, el cual,  mirando en un mapa con mucho más detalle que el que portábamos y aquí dejamos muestra,  se llama la Escalerina’l Gatu,  aunque esto no estaba decidido hasta verlo mas detenidamente.

(Cruzamos el puente sobre el río San Miguel y salimos por la izquieda paralelos al bar)

Teníamos un mañana excelente, aunque se pronosticaba cambio para la tarde, así que no demoramos mucho el arranque, cruzamos el río San Miguel y salimos por la izquierda, encajonados entre el curso del agua y el bar. En principio hasta un caserío que el mapa llama El Cogollo sería todo pista, en la primera parte hormigonada y más adelante terrera, así que no había muchas posibilidades de perderse, aunque sí que encontrarnos alguna derivación lateral que podía inducir a ello.

(Con la cima del Benzúa de referencia y la pista hasta El Cogollo avanzamos sin muchos problemas)

(Por cómoda pista, vamos casi paralelos a la riega del Vallín)

Llegamos a El Cogollo en media horina, un perro ya nos llevaba tiempo advirtiendo con su ladridos que nos aproximábamos, aunque no tuvimos que llegar hasta las casas, antes de hacerlo tuvimos que girar bruscamente a la izquierda para coger ya camín, una tímida señal en una piedra así nos lo indicaba, sería la única señal del día que viéramos.

(El Cogollo, giro a la izquierda, ± 2,2 K / 275 m.a. / 11:30 h.)

(La única "señal" del día)

Ahora ya transitamos por camín en un primer momento nos las prometemos muy felices, parece que va muy pisado, así que lo seguimos sin ninguna duda y dificultad. La alegría no duró mucho, con cierta extrañeza vemos que la traza que seguimos, tal como anteriormente comentamos iba muy pisado, de repente, está completamente cerrado por unas grandes árgomas, se produce un atasco, avanzamos un poco pero vemos que topetamos resulta imposible seguir.

(El camín se cierra.... ¡menudos pinchazos!)

Vemos que lateralmente va la riega muy limpia pero otra gran árgoma nos impide el bajar a ella, fue Alfonso el que sin dudarlo la afrontó y tras él pasamos todos, a continuación ascendemos unos metros por la limpia riega hasta entroncar de nuevo con el camín que se nos había cerrado.

(El benjamín del grupo ferreamente escoltado por su padre)

Ascendemos por una zona de bastante pendiente, vamos entre grandes árboles, en su mayoría eucaliptos, pasamos al lado de un moderno bebedero de fibra, seguimos para arriba y nos encontramos a una derruida cabaña de buena planta, pasamos por detrás de ella, y, sin dejar de subir,  pasamos al lado de otro bebedero de ganado, este mucho más rustico, en la propia tierra, seguimos ascendiendo hasta que salimos a una zona mucho más abierta, una zona de pradería. 

Según el mapa que portamos estamos sobre la zona de El Escalabayo, aunque si consultamos otro con más detalles estaríamos en La Raiz. Discusiones a parte de la toponimia del lugar, la cual nos preocupa más a posteriori que sobre el propio terreno, lo que ahora nos ocupa es seguir ascendiendo, en busca del siguiente escalón, el del Llavayu, una preciosa campa con unas excelentes vistas, los Picos de Europa empiezan enseñarnos sus blancas picachas.

(El Escalabayo - La Raiz, un verde peldaño, ± 3,0 K / 415 m.a. / 12:00 h.)

Este especial paraje, el cual utilizaremos como trampolín para atacar la jorcada la cual deseamos de alcanzar, existen unos grandes árboles, los cuales vendrían muy bien en un día que el sol castigara con sin justicia, hoy, precisamente no son muy necesarios. Tomamos un respiro y al poco afrontamos el ataque a la cumbrera, el cual comienza teniendo que volver a pelearse con las puntiagudas árgomas.

(El Escalabayo - Llavayu, otro escalón y un poco de relax, ± 3,3 K / 485 m.a. / 12:15 - 12:35 h.)

(Nos hidratamos un poco y nos deleitamos contemplanta las altas picachas del Macizo Central)

En esta particular lucha contra las árgomas, el benjamín del grupo lleva la peor parte, pues no pude pasar las mismas con su pequeño cuerpo, las puntiagudas ramas le pegan en la cara, así que el resto compañeros del grupo nos esforzamos para apartarle todas las ramas que se va encontrando a su paso, que en esta zona son muchas. Ni que decir que todo esto , pese a la escasa distancia a cubrir, retrasó considerablemente nuestra marcha, tampoco es que nos interese mucho, lo realmente importante es la seguridad y el disfrute.

(Otra vez a pelearse con las puntiagudas árgomas)

(Detalles de lo que vamos dejando tras nuestros, tanto en lo cimero como fondero)

Alcanzar la jorcada de Buxeríz costó un poco de trabajo, tuvimos un buen rato entretenidos buscando la mejor manera de negociar esta zona un tanto complicada, no había ninguna vereda clara a seguir, si unas cuantas, pero seguro que utilizadas por el ganado. Pero después de penitencias durante media hora vemos el jitu que existe en la jorcada de Buxeríz,  la cual nos da vista al mar y al valle de Llamigo.

(Jorcada Buxeríz, ¡Cumbrera de la Sierra Benzúa!, ± 4,0 K / 635 m.a. / 13:10 h.)

Habíamos alcanzado el objetivo propuesto inicialmente, ahora coger la vereda caliza que nos lleva casi directo a la cumbre del picu Benzúa, estamos a 635 m.a. y la misma está a 723 m.a., así que no queda mucho desnivel.

(Ahora el transito es mucho más cómodo, dando más tiempo para la contemplación)

(Al Norte, observamos la población de Nueva de Llanes y la zona de Cuevas del Mar y San Antonio)

(Al Sur, nos fijamos más en el detalle de la subida desde Riocaliente)

Ahora el transito es mucho más fácil, “la juventud” no para de recordarlo y pregunta, una y otra vez,  si la vuelta se realizará por el mismo sitio. Ante la insistente pregunta, meneamos la cabeza en señal de negativa, aunque realmente no lo tenemos muy claro, hasta no ver cómo está realmente la Escalerina’l Gatu no podemos saberlo del todo.

(Detalles en el horizonte marino y, también, a nuestros pies)

Recorrer el kilómetro y poco que existe entre el punto de la cumbrera que alcanzamos y la cima del Pico Benzúa no nos llevaría mucho si no nos distrajéramos tanto, habito cada vez más acusado en nosotros, la identificación de picachas, poblaciones y alguna guapa florina por el camino, más las fotografías correspondientes hacen que la velocidad empleada sea un tanto lenta. Si a todo esto unimos que pasamos por la primera cumbre del Benzúa, que no es la que precisamente tiene el buzón de cumbres, lo que nos obligó a perder cota para subirnos a la deseada.

(Tras la primera cumbre, perdemos cota y subimos a la que tiene el buzón)

(Pico Benzua, ± 5,5 K / 723 m.a. / 13:45 - 14:50 h.)

Un poco antes de las dos de la tarde alcanzamos la cima del Pico Benzúa,  los guajes querín ya comer, los entretenemos un poco con las fotos de grupo y la contemplación e identificación de los principales detalles poblacionales y montañeros, aunque estos últimos serían los que más tiempo consumirían, así hasta que llegó la hora, un poco más apropiada, del bocata y del postre con el que siempre nos agasaja el compañero Alf. Siempre es un verdadero deleite, pero en esta ocasión mucho más, allí sentadinos sobre la verde pradería, degustando una deliciosa “casadiella” y, además, contemplando el Pico Urriellu y el Torrecerredo, ¿quién da más?

(Momentos contemplativos y... ¡nutricionales!)

("Casadiellas" y Picos de Europa, ¿quién da más?, creemos que imposible)

Tras este delicioso “mix” dulzón y contemplativo era hora de afrontar la segunda parte de la jornada, la del retorno. Ya había comentado que nuestra intención inicial era bajar por la arista contraria a la de ascensión, es decir, seguir la misma marcha y descender por la vertiente Este, por carril herboso que veíamos desde la carretera viniendo de Posada de Llanes, el cual se llama la Escalerina’l Gatu, la cual se veía muy cuesta. No lo teníamos muy claro, así que dejamos al compañero Alf a cargo de la tropa “menuda” y descendemos un poco para ver cómo estaba sobre el terreno.

(Tras la comida inspeccionamos el terreno por el cual pretendemos descender)

Nos pudimos bajar los dos a verlo “in situ”, teníamos que triangular un poco para pasar la información visualmente, así que fue Ángel quien finalmente dijo: -¡Échalos p’abajo!

(Tras la señal, iniciamos el regreso, la segunda parte del recorrido)

Realizamos el reagrupamiento del grupo en la parte alta de la Escalerina’l Gato, resguardamos al benjamín entres los tres mayores e iniciamos el “pindio” y herboso descenso. Realmente estaba bastante vertical, pero sin patio y con el terreno seco, lo cual siempre ayuda. Así que solo era de extremar la prudencia y bajar muy tranquilamente, nada de descender con precipitaciones innecesarias.

(Con sumo cuidado descensemos por la Escalerina'l Gato, Los Carriles a la izquierda)

(Nuestro objetivo no está en la vertiente Norte, sino en la Sur)

Tras superar la parte más vertical nos escoramos hacia la vertiente Sur de la ladera, desde donde vemos, en lo fondero y mucho más cerca, unas casas, bajar directamente hacia ellas sería meternos de nuevo en la boca del lobo, es decir, en el argomal puntiagudo seguro, así que seguimos por la vereda, la cual sigue muy pisada, así hasta llegar a otro peldaño.

(Queremos descender hasta las casas de abajo, pero por terreno lo más cómodo posible)

(Collau Pozo Los Alloros, la vertical arista Este del Benzúa, ± 7,0 K / 465 m.a. / 15:30 h.)

Alcanzamos el peldaño de Pozo Los Alloros, ya hemos superado lo más vertical, muestra de ello es mirar hacia atrás y comprobar lo que hemos dejado tras nuestro, una impresionante arista se nos presenta ante nosotros, menos mal que por aquí no subimos, decían todos. Ahora, nuestro objetivo está puesto en una verde collá (La Jalconera) que vemos al fondo de la línea cumbrera por la que vamos descendiendo, donde observamos un verde pasillo que baja hacia las casas, es más largo pero mucho más cómodo y menos puntiagudo.

(Dejamos, momentaneamente, la cumbrera y descendemos a unas cabanas de la ladera Norte)

Seguir transitado por la cumbrera nos resulta tanto complicado así que vemos que la vereda que venimos siguiendo se escora a la izquierda y baja hacia unas cabañas situadas en la vertiente norte de peña, después el camín sigue, paralelo a unos  prados,  hasta La Jalconera, nuestra collá objetivo, justo antes de iniciar la subida a la otra mole caliza, la de la Peña Cuanda.

Por las previsiones meteorológicas sabíamos que el tiempo iba a cambiar a última hora de la tarde, aunque por información recibida de la familia que se había quedado en casa, el mal tiempo se había adelantado y ya estaba cayendo agua en el centro de Asturias. Ahora, justo cuando ya habíamos pasado lo más complicado, a los pies de la arista Este del Benzúa, miramos hacia atrás y observamos que la cumbre se ha cubierto, ya no la vemos, ¡uff, menos mal!, justo a tiempo la habíamos dejado atrás.

(Ya no contemplamos la cumbre de donde nos hemos apeado, ¡uff, justo a tiempo!)

Ahora era seguir la verde montañera que va por detrás de las murias de unos prados y alcanzar la collá que nos dé el paso a la vertiente Sur. En caso de emergencia siempre podríamos tirar hacia la cercana zona de Doradiellu y los Carriles, donde llegan los coches, después tendríamos que llamar a un taxi para volver a Riocaliente, un poco más complicado pero… ¡la seguridad ante todo!

(La Jalconera o La Jorcadina, desacenderemos por el pasillo verde, ± 8,5 K / 365 m.a. / 16:00 h.)

Ya en La Jalconera, dejamos de lado las estribaciones calizas de Peña Cuanda y descendemos por el herboso pasillo que le teníamos echado el ojo desde lo alto de la Escalerina’l Gato.  En principio el terreno está un poco feo pero pronto alcanzamos el verde pasillo, así hasta llegar hasta otro rustico pasillo pedrero que rodea un finca con una restaurada cabaña de piedra en lo fondero, justo hasta la que llega una pista terrera.

(¡Al fín!, alcanzamos el pasillo herboso deseado)

(El Benzúa ya se nos oculta tras las nubes)

Nos relajamos un poco al lado de la guapa cabaña, ahora ya no vemos lo más alto del  Benzúa, nosotros ya estamos tranquilos, sabemos que la pista nos llevará hasta una carreterina y de ahí a la carretera principal (Lln-14) que nos llevará a Riocaliente. Antes de alcanzar el asfalto de Rabiaos, nos encontramos con unas coquetas casinas, creemos que recién restauradas, según el mapa estamos en la zona de Allende.

(Zona de Allende, ± 9,5 K / 230 m.a. / 16:25 h.)

Alcanzamos la carreterina de Rabiaos, si siguiéramos hasta esta agrupación de casas podríamos ir por camín hasta Riocaliente, el día que realizamos El Camín encantado reconocimos esta zona, pero preferimos el recorrido fácil y acompañábamos el reguero de La Cueva en busca río San Miguel y la carretera LLN-14 (Puente Nuevo - Riocaliente y sigue hasta Riensena).

(Carreterina Rabiaos-El Rescatadoiru hacia la LLN-14, ± 9,8 K / 180 m.a. / 16:40 h.)

(Río San Miguel - El Molinín, entronque con la LLN-14, ± 11,0 K / 80 m.a. / 16:55 h.)

A la altura de El Molinín enlazamos la carretera principal, la LlN-14, ahora debemos girar a la derecha y un kilómetro carretera para arriba directos hasta donde tenemos los coches aparcados. Lo de “ir directos” es un forma breve de decir las cosas porque realmente no fue así, nos encontramos con unas ovejas con corderinos y la juventud se fue en contemplar tan tierna estampa un poco más de cerca.

Mientras los guajes sacan unas cuantas fotos a los corderinos, los mayores nos dedicamos a repasar el mapa, observamos en la pantalla del GPS el dibujo que ha realizado sobre el mapa del IGN, el cual no trae el nombre de los jitos principales por los que hemos pasados pero es lo que tenemos más a mano, después en casa indagaríamos un poco más.

(Nuestro recorrido circular por la Sierra Benzua / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA.2009’)

Los últimos metros del recorrido fueron de relax total, provocando al benjamín del grupo por su miedos a las árgomas, lo cual no le falta bastante razón, él no se puede comparar con sus primos grandes que las paran, aunque…¡también se quejaban!

(Riocaliente, Valle de Ardisana, Concejo de Llanes, Asturias, ± 12,0 K / 90 m.a. / 17:10 h.)

A eso de las cinco y poco de la tarde entramos en el coqueto pueblo de Riocaliente del que partimos unas cuantas horas antes, la juventud se toma un reconstituyente en forma de chocolate, mientras los mayores se encargan de quitar el poco barro que cargaron las botas, tras todo ello le decimos: -¡hasta otra!, a “La Manona” y podemos rumbo a Posada de Llanes, donde teníamos que mirar unas cosas de ferretería, siempre hay que aprovechar los viajes, y tomamos algo.

(MANONA: Que se detengan los que no respetan la naturaleza ni sus leyes. Que continúen su camino los que aún creen en mundos ocultos y seres mágicos).

Cuando salimos del bar comenzó a llover, al principio tímidamente pero cuando alcanzamos la autovía nos cayó un pedazo de chaparrón de “no te menees”, realmente habíamos tenido muy buena suerte, incluso con cierto margen.

Bueno aquí damos por terminado nuestro doble reportaje, dos por el precio de uno, con casi medio año de diferencia, tanto de recorridos como de estos, pues el primero lo hice una semana después de bajarme por primera vez del Benzúa, no quise publicarlo en su momento porque tenía el convencimiento que no tardaría en volver, como realmente así fue. Ahora queda a gusto del consumidor el decidir cuál de las dos opciones le gusta más, un servidor no se decanta por una en concreto y me quedo con las dos a la vez, ambas totalmente diferentes pero igual de interesante, ¿vosotros?

 

JFCamina

 

inicio

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.