Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Sierras Interiores de Asturias
Sierra Pesquerín
Piloña

Sierra Pesquerín

Villamayor, 04/2016

JFCamina, 06/2016

 

Circular Sierra de Pesquerín

Desde Villamayor a los picos de la sierra y descenso por El Chorrón

Mapas ING: 30-IV "Arriondas" y 54-II "Llerandi".

Inicio y fin : Villamayor, Concejo de Piloña, Asturias

Objetivos: Cerro Tebrandi y Canto Cubil o La Oya

Recorrido: Villamayor (108 m.a.) - Rodiles (250 m.a.) - Llamielles (300 m.a.) - Cementerio de Pesquerín (410 m.a.) - Majá de Bobia (585 m.a.) - Picacha 1ª Sierra Pesquerín (686 m.a.) - Pico Foyoz 2º (687 m.a.) - Majada de la Muezca (641 m.a.) - Picos de Abla 3ª (763 m.a.) - Pico Torre 4ª (817 m.a.) - Cerro Diablo 5ª (811 m.a.) - Majá de Cerralín (686 m.a.) - Cerro Tebrandi 6ª (869 m.a.) - Majá de la Perra (759 m.a.) - Río Pequeño (640 m.a.) - Collá Abedul (768 m.a.) - Canto Cubil o La Oya (869 m.a.) - Valdelescabres (648 m.a.) - Collá La Doca (548 m.a.) - La Cueva (390 m.a.) - El Chorrón (230 m.a.) - Villamayor (108 m.a.).

Distancia: ± 25,5 Kilómetros = 12,2 Ida + 13,3 Vuelta.

Tiempos: 8 h. 30' = 4 h. 45' Ida + 3 h. 45' Vuelta.

Desnivel: ± 1200 mts. de ascenso más su correspondiente descenso.

Terreno: Pista y camín montañero.

Señalizacion: No, aunque coincidente en pequeños tramos con otros senderos.

Creative Commons License


En Noviembre del 2014, desde Villamayor, nos acercamos por primera vez al curso del río Pequeño o La Cueva para conocer El Chorrón. Ese día también subimos hasta el pueblo abandonado de La Cueva. Este pequeño paseo fue el inicio de una andariega relación, pues en la primavera del año siguiente nos aupamos más arriba, hasta el Cerro del Tombu y culminamos una guapa circular. Después fuimos a más y por dos ocasiones, con diferente compañía, culminamos la circular pero con el extra de subir al Canto Cubil o la Olla. Siempre íbamos por la margen izquierda del río, olvidándonos de la silenciosa y empinada sierra que dejábamos siempre a su derecha, la de Pesquerín. Un día lo remediamos y hasta el escondido pueblo de Pesquerín nos acercamos y comenzamos a hollar todos las picachas de la sierra hasta el Cerro Tebrandi. Cuando estábamos en el Pico Torre (el que tiene mojón geodésico), frente al Canto Cubil, pensamos que sería guapo tratar de enlazar los dos márgenes del río Pequeño desde el collau de Cerralín. Nos gustó el proyecto pero lo dejamos el proyecto para la primavera, pues el recorrido sería un tanto largo.


Mientras nosotros nos lo pensábamos, nuestros amigos de "Pateos Montunos", es decir Belén y David, se nos adelantan y nos “mojan la oreja”, aunque nos lo ponen mucho más fácil. Así que con este pequeño revulsivo, no lo demoramos más y, un día de primavera, volvemos a estacionar el coche y calzar las botas en Villamayor, en el Concejo de Piloña, Asturias. De este amplio recorrido por las alturas de los dos márgenes del río Pequeño, realmente en toda su hendidura, pues desde que entregar sus aguas al Piloña hasta su nacimiento caminaremos, en este reportaje mostraremos. A pesar de que la ruta es muy larga (unos 26 kilómetrucos) le he prometido a Mary que sería breve. Sinceramente no se si lo conseguiré, esta introducción ya se me va de peso.

(Villamayor, H. Benidorm, Concejo Piloña, Asturias, ± 0,0 K / ± 108 m.a. / 10:15 h. / Punto 1 del Mapa)

Partimos de donde siempre, su amplio aparcamiento nos da muchas facilidades, especialmente a Mary para tomar su café mañanero. Después carretera arriba hasta la iglesia de San Pedro donde giramos a la izquierda para caminar unos cientos de metros por el barrio de Carúa. Dejamos atrás Villamayor tropezamos con el curso de aguas del río Pequeño, pero hoy no lo vamos mimar mucho, solo a la vuelta. Efectivamente, al poco nos encontramos con una señalización de la etapa nº 5 del GR-109 “Caminos Naturales de la Cordillera Cantábrica” que nos indica que Cangas de Onís se encuentra a 22,5 Kms. La seguimos y giramos a la izquierda, si todo va perfecto, en este punto cerraremos el circuito andariego de esta larga jornada. Un poco más arriba volvemos a encontrar la misma señal que nos indica que giremos a la derecha. Mary quiere seguirla, pero servidor quiere seguir la traza que marca el mapa que portaba y seguimos camino de frente, al Norte. Adelanto que las dos opciones son buenas, aunque la de un servidor más larga.

(Iglesia de San Pedro de Villamayor, ± 0,4 K / ± 118 m.a. / 10:20 h. / Punto 2 del Mapa)

(Atravesamos el barrio de Carúa en su totalidad al encuentro con el río Pequeño)

(Desvio a Izd. por GR-109 a Cangas Onis, ± 1,0 K / ± 140 m.a. / 10:30 h. / Punto 3 del Mapa)

(Tras olvidarnos de otra señal de GR-109 seguimos de frente por ancha senda en zona boscosa)

Tropezamos con otro camino que parece que viene más directo desde Villamayor y giramos bruscamente a la izquierda, al Este. Observando la soleada Sierra del Sueve y entre verdes prados con sus curiosas vacas, vamos cómodamente hasta el pueblín de Rodiles. Aquí entroncaremos con el GR-109, Mary se toma la revancha, toca agachar las orejas. En este mismo punto nos encontramos con un paisanu que nos dice que estamos en El Caleru, es decir un barrio de Rodiles. Nos informa de los pasos a seguir para subir hasta el pueblo de Pesquerín. Fácil, al lado de la fuente seguir un poco para abajo en dirección Sur y después a seguir remontando. Por el camino encontramos una picacha con una cruz, Mary se quiere ir a por ella, la freno, pues si empezamos con estas distracciones laterales no conseguimos el objetivo marcado. Pronto entroncamos con una carreterina que va al lugar de Llamielles y la cruzamos. Al poco, nos olvidamos de la ancha traza (muy tentadora) y cogemos un camín (poco atractivo) a la izquierda.

(Entre verdes prados y las vistas al Sueve, en poco llegamos a Rodiles)

(Rodiles, Barrio El Caleru, ± 2,4 K / ± 250 m.a. / 11:00 h. / Punto 4 del Mapa)

(Entroncamos con el GR-109, el cual va hacia el Este, nosotros vamos a Pesquerín, al Sur)

(Una primera picacha a la izquierda, pero nosotros vamos por la derecha)

(Llamielles, cruzamos carretera y pronto giro a Izda, ± 3,0 K / ± 300 m.a. / 11:15 h. / Punto 5 del Mapa)

(El camino no es muy atractivo, pero es el indicado para subir hasta Pesquerín sin pisar asfalto)

Poco a poco el camino se va ensanchado y poniendo más tendido, por el contrario se vuelve mucho más pantanoso, mucho barro, así que tenemos que esquivarlo lateralmente un poco para no embarrarnos mucho. Después todo se vuelve más cómodo y placido, con excelentes vistas hacia la totalidad sureña de la Sierra del Sueve, más otras sierras a Oriente. El tramo más complicado de la jornada ya lo hemos dejando atrás. Parece mentira, pero este largo está lleno de alternativas. Sí, muchos cruces de caminos donde tenemos que tener muy claro cuál es que más nos interesa. Dejamos atrás unas cuantas edificaciones ganaderas o de segunda residencia y pronto salimos a la planicie del Canto San San Pedro. Lugar un poco de yu-yu, pues una cuadra por la que pasamos está llena de cámaras de vigilancia. Suponemos que para custodiar los guapos caballos que pastan plácidamente. Después camín adelante, con las primeras nieves en la Sierra de Aves a la vista. En poco llegamos al cementerio de Pesquerín.

(Cuando el camino deja de ser pindio, el agua hace de las suyas y nos deja un buen barrizal)

(Preciosa está toda la vertiente sureña de la Sierra del Cuera)

(Por delante, tenemos los objetivos a batir, además de las nieves en la Sierra de Aves)

(Praderías de Canto San Pedro, ± 4,5 K / ± 400 m.a. / 11:45 h. / Punto 6 del Mapa)

(Como no podía ser de otra manera, Mary se para a hacer carantoñas a los guapos caballos)

(Seguimos comodos hacia Pesquerín, con la sierra lateral por la cual volveremos, el río por el medio)

Realmente en el pueblo de Pesquerín no llegaremos a entrar, pues al lado del cementerio sigue una ancha pista la cual parece que lo circunvala y nos llevará hacia la hormigonada de la sierra. Lo siento por Alfonso que no pueda verlo, pues el pueblo es guapo y merece la pena pararse, pero hoy el tema va para largo, así que nada de distracciones urbanas. ¡Otro día será! La ancha traza muere en un gran prado, pero antes existe un camino que lo rodea, aunque algo sucio, lo tomamos y en poco entroncamos con la pista que sale del centro del pueblo y pasa por toda la ladera Oriental de la Sierra de Pesquerín.

(Cementerio de Pesquerín, no entramos en el pueblo, ± 5,2 K / ± 410 m.a. / 12:00 h. / Punto 7 del Mapa)

(Por la parte superior del pueblo de Pesquerín)

(Por una ancha pista que muere en un gran prado, pero antes de llegar a él... )

(... se encuentra un camín, algo sucio, que nos llevará a enlazar con la pista de la Sierra de Pesquerín)

(Pista de hormigón de la Sierra de Pesquerín, ± 5,8 K / ± 425 m.a. / 12:15 h. / Punto 8 del Mapa)

-Bueno Alf, a partir de ahora todo coser y cantar. Fue lo que le dije en el paso canadiense al compañero mientras llegaba Mary. Efectivamente ahora, nos quedaban un kilómetro de pateo por el hormigón y después todo hollar cumbres, hasta siete u ocho, ya veremos. Así que para arriba que vamos. Mirando cada poco para atrás, pues las vistas sobre el amplio arco de sierras costeras que va desde el Sueve al Cuera están espléndidas. La identificación de cada una de las picachas más relevantes es una buens escusa para insuflar aire y relajarse un poco. Como tenemos costumbre de decir… “poco a poco, sin cebarse”

(Atrás el pueblo de Pesquerín y por delante un kilómetro de duro y pindio homigón)

(El día está espléndido, así que nos lo tomamos con calma, no hay ninguna prisa)

(Fuente Bobia - Tendillón, ± 6,6 K / ± 535 m.a. / 12:30 h. / Punto 9 del Mapa)

(Preciosa postal de los caballos, el pueblo de Pesquerín y la vertiente Sur del Sueve y su pueblinos)

En fuente Bobia – Tendillón, un par de caballos nos brindan la oportunidad de sacar una foto guapa, de esas que inmortalizas lo mejor de la naturaleza, de la vida en libertad (aunque los cencerros sobre el cuello del animal nos ponga en situación muy pronto) en nuestras preciosas montañas. Le damos la espalda al Sueve, la fuente y los caballos y afrontamos unos duros repechos, vuelta y re-vuelta. Casi al final de los mismos nos escoramos a la derecha y los dejamos de lado para, por vereda, entrar en el precioso mayau de la majada de Bobia.

(Ya es hora de abandonar el duro hormigón y pisar de nuevo verde y mullido tapiz)

(Majada Bobia - Inicio del cresto por la sierra, ± 7,0 K / ± 585 m.a. / 12:40 h. / Punto 10 del Mapa)

En el guapo rincón de la majada de Bobia comenzamos el cresteo puro y duro por toda la Sierra de Pesquerín. Trataremos de hollar todas las picachas posibles, sin pisar el duro hormigón que faldea por toda la ladera Oriental de la sierra. Así que a por el primero, peleándonos un poco con la cotoya al comienzo, después ya arriba, la cosa cambiará un poco. Para Alfonso sería el primer contacto, no así para nosotros que repetimos lo mismo que hicimos la primera ocasión, aunque con un tiempo no muy agraciado, pero “prestonos” de igual manera. A nuestra derecha, al Oeste, vamos viendo la gran hendidura del río Pequeño y por la zona donde descenderemos al otro lado, aunque aún queda, acabamos de empezar. Al otro lado, al SE, las blancas y altas cimas del Macizo Occidental de los Picos de Europa.Así, en poco alcanzamos la primera pica del día, la cual en el mapa no tiene nombre, una pena.

(-¡Ánimo chaval!, que ahora comienza el baile de Pesquerín)

(Al Oeste, vamos viendo la gran hendidura del río Pequeño y por la zona donde descenderemos)

(Al otro lado, al SE, las blancas y altas cimas del Macizo Occidental de los Picos de Europa)

(Detalle panorámico de lo que ya hemos caminado, al fondo la N-630, las praderías, Pesquerín, etc..)

(Lateralmente, a nuestra izquierda la pista de Pesquerín, el Cuera y los Picos de Europa)

(1ª Picacha de la Sierra Pesquerín, ± 7,6 K / ± 686 m.a. / 13:00 h. / Punto 11 del Mapa)

Realizada la primera lo demás vendría de seguido, aunque en un pequeño sube y baja, un poco rompe-piernas, acumulaciones que al final de la jornada nos pasarán factura seguramente. Así en poco, siguiendo por la cresta llegó el segundo. Este con nombre, el pico Foyos. Alfonso y Mary no paran de reírse al apuntar el segundo. -¿Cuántos caerán hoy? Preguntaban con cierta sorna. Seis, siete u ocho, ya veremos, según donde cortemos el río Pequeño, si en Cerralín o Tabrandi. -¡Venga!, dejaros de chiste y a bajar de aquí, que otro nos espera. La bajada del pico Foyos tiene su miga, la primera ocasión la hicimos escorándonos hacia la derecha, iba servidor delante. Ahora las tornas cambian y Mary lidera, así que vamos por lo más inclinado. La verdad que un incendio nos dejó el terreno mucho más limpio. Pese a todo la inclinación sigue siendo importante para llegar al verde mayau de la Majada de la Muezca.

(A por el siguiente, el siguiente y otro más. Al fondo el Niañu y la blanca Sierra de Aves)

(Pico Foyos, 2º Sierra Pesquerín, ± 7,8 K / ± 697 m.a. / 13:05 h. / Punto 12 del Mapa)

(El descenso del Foyos, hacia la Majada la Muezca, es un poco pindia, así que hay que tener cuidado)

(Majada de la Muezca, ± 8,0 K / ± 641 m.a. / 13:15 h. / Punto 13 del Mapa)

Ya abajo, lateralmente pasa la pista de hormigón, toca volver a empezar a subir. Ahora vamos a por los Picos de Abla. Tras un primer tirón por estrecha vereda, la misma se escora a la derecha pasando de la cumbre deseada y también de la cumbre siguiente. Nosotros nos olvidamos de ella y para arriba que vamos. No podemos de dejar de pisar esta preciosa cima, con unas vistas excelente, además con unas peñas que ofrecen mucho juego. Tal es así que la elegimos como foto de portada. Aliviamos la marcha con vistas a derecha e izquierda, según se tercie. Así en poco alcanzamos la tercera de la jornada.

(Atrás dejamos ya dos picachas y observamos la pindia bajada del Pico Foyos)

(Ahora a por el 3º y 4º, aunque una vereda nos invita a olvidarnos de ellos, pero nosotros duros)

(Detalle al NorEste: La pista a nuestros pies, Peña Priede y La Matosa, al fondo la zona del Mofrechu)

(Detalle al SorOeste: Nuestro próximos picos y el paso hacia la otra vertiente, al Cantu Cubil)

(Picos de Abla, 3º S.P., ± 8,5 K / ± 763 m.a. / 13:40 h. / Punto 14 del Mapa)

Cuando arribamos a Pesquerín nos parecía que para la zona de la Sierra del Rosellón, al Sur-Este, entre nosotros y el Pico Pierzu, parecía que había un pequeño incendio. Ahora, desde la cima de los Picos de Abla observamos claramente que efectivamente lo era, pero, además, bastante grande. Tal es la dimensión que al poco sentimos la llega del helicóptero amarillo de los Bomberos de Asturias. Por desgracia esta sería la distracción que tendríamos durante unas cuantas horas. De momento a por la cuarta cumbre de la Sierra de Pesquerín, la del Pico Torre, además como punto geodésico, de las que le gustan al compañero Alfonso. Así que bajamos un poco y seguirnos por la crestería para alzarnos ante el punto de referencia de la jornada, aunque no el más alto.

(Incendio a la vista, hacia el Sur-Este, entre nosotros y el Pico Pierzu)

(Ahora toca bajarse un poco y afrontar la subida del 4º de la jornada, el que tiene mojón geodésico)

(Tras una pequeña bajada toca subir de nuevo para alcanzar otra picacha)

(Toca acarretar agua desde una cercana balsa hasta el foco de incendio)

(Pico Torre, 4º S.P., ± 9,5 K / ± 817 m.a. / 14:00 h. / Punto 15 del Mapa)

En la nueva cima, aunque ya conocida, llama nuestra atención la cruz de muelles que en ella existe. Desde la cima del Pico Torre vemos como comienza en acarreo de agua desde una balsa cercana a nosotros hasta el foco del incendio y la suelta. Seguimos sus evoluciones con curiosidad y esto nos retrasa un poco. Cuando nos marchamos hacia el balcón del Cierro Diablo escuchamos de ruido de otro motor, parece que llegan refuerzos para apagar el incendio. La idea de separarnos un poco de la línea recta Norte-Sur no es banal. Efectivamente, tiene una clara intención, la de observar la bajada hasta el río Pequeño. Tenemos la opción original de hacerlo desde las próximas cabañas de Cerralín. Por el contrario está la más ambiciosa, la de bajar a Cerralín, subir a Cerro Tebrandin y después descender hacia la Collá de la Perra. Viendo las fuerzas del personal y el sentimentalismo (el espíritu del GR-105 está muy presente) nos inclinamos por la más larga. Como ya hemos visto, en ambos casos tenemos que descender hacia las cabañas de Cerralín, así que a por ellas vamos.

(Nos escoramos un poco a la derecha para ir hasta el Cerro Diablo, un excelente balcón)

(Parece que con un helicoptero no es suficiente para sofocar el incendio, llegan refuerzos)

(Oteando el Valle de Tebrandi, arriba el Niañu y el blanco Vízcares)

(Cerro Diablo, 5º S.P., ± 10,0 K / ± 811 m.a. / 14:15 h. / Punto 16 del Mapa)

(Marcamos la X por donde iniciaremos el regreso por el marcado camino y la subida al Cubil)

(Con laa decisión tomada, descendiendo hacia Cerralín y después ascender al Cerro Tebrandi)

(Por el camino contemplamos los potrinos casi recién nacidos)

El descenso fue un constante recuerdo hacia nuestra experiencia, junto al compañero Pepe, por el GR-105 “Camino de las Peregrinaciones: Oviedo - Covadonga”. Aquí fue la etapa más memorable, el paso hasta el Cerro Tebrandi y la increíble Matosa. Buenos recuerdos y mucho aprendizaje, fue una oportunidad de oro para conocer el Concejo de Piloña en particular y Asturias en general. Ya abajo nos inclinamos un poco a la derecha y pronto comenzamos a subir cerro arriba, el cual parece que tiene varias cimas. Las idas y venidas de los dos helicópteros acarreando agua no aliviaban la subida. Al Oeste, a nuestra derecha, teníamos el otro lado del río, el camino de vuelta, el Collau Abedul y el Canto Cobil o La Oya. Con tanto entretenimiento no nos dimos cuenta que estábamos en la cumbre.

(Collá y majá de Cerralín, enlace GR-105, ± 10,9 K / ± 686 m.a. / 14:30 h. / Punto 17 del Mapa)

(Enlace con el GR-105 y directos a por la cima del Cerro Tebrandi)

(En principio por terreno un tanto sucio, aunque después mejora)

(Cargando agua y... )

(...soltandola sobre el fuego, una y otra vez hasta sofocarlo totalmente. Al fondo el Canto Cabronero)

(Detalle de los objetivos al otro lado del río: el camino, las praderías del Abedul y el Canto Cobil)

En el Cerro Tebrandi, la sexta cumbre, entre las idas y venidas de los dos helicópteros, posamos las mochilas y comimos el bocata. Llevábamos unos doce kilómetros de marcha. Hasta aquí habíamos llegado la primera vez, aunque desde el pueblín de Pesquerín. En esa ocasión nos dimos la vuelta y regresamos por la pista. Hoy el objetivo era mucho más pretencioso y no había marcha atrás. Ahora, mucho más cerca, volvemos a marcar la X sobre el paso sobre el río Pequeño, casi en su nacimiento, en el Valle de Tebrandi. Nos da mucho ánimo observar la clara traza del camino que va por la vertiente derecha del río. Por todo ello, con ganas tiramos para bajo en busca de las cabañas de la Majada de la Perra.

(Cerro Tebrandi, 6º S.P., ± 12,2 K / ± 869 m.a. / 15:00 - 15:45 h. / Punto 18 del Mapa)

(Ahora más cerca marcamos el paso del río en el Valle de Tebrandi)

(Majá de la Perra, enlace GR-105, ± 13,0 K / ± 759 m.a. / 16:00 h. / Punto 19 del Mapa)

(Un traguín de agua y en busca del río que vamos)

(Los nuevos retoños de la primavera son muy evidentes en la Collá la Perra)

Bajo el Canto Macules (continuación de la cuerda del Niañu y La Piedra, donde habíamos estado en dos ocasiones) nos refréscanos un poco en la fuente de la Majá de la Perra y giramos bruscamente al NorOeste para comenzar a descender por la verde y fanganosa mayá en busca del río. Pasamos al lado de unas cabañas, hasta aquí el camino había sido claro, pensamos que el mismo seguiría igual, pero nos encontramos que estaba completamente roto. Hubo que sortear un poco tan eventualidad. Sin perder la orientación de la X marcada, buscamos la continuación del camino, la cual no tardó en llegar, pese a ser un tanto sucia. Así en poco tiempo nos encontramos batiendo el objetivo principal del largo recorrido de la jornada.

(Hora de bajar hacia el nacimiento del río Pequeño, en el Valle de Tebrandi)

(Hasta las cabañas todo sin problemas)

(Ya bajo las cabañas el camino lo encontramos roto y hubo que buscar alternativas)

(Sin perder la orientación de la X encontramos el camino de bajada al fondo de la riega)

(El terreno está algo sucio, pero el tramo es corto y rápidamente llegamos al objetivo principal)

(Río Pequeño, Valle de Tebrandi, ± 14,0 K / ± 640 m.a. / 16:20 h. / Punto 20 del Mapa)

¡Objetivo cumplido! Efectivamente estamos en el punto de inflexión del recorrido propuesto, además del máximo, pues, como ya comentamos pensábamos hacerlo a la altura de Cerralín. Ahora, pese que aún nos quedan unos diez o doce kilómetros de marchuqui, todo será “coser y cantar”, pues todo es terreno claro y por camín conocido. Así que, con ánimos renovados, comenzamos a patear la estrecha pero marcada vereda que, a media ladera, traza el monte Redondo. Esto nos permite ir observando tanto el descenso que hicimos como el hipotético por Cerralín. Visto lo visto, pensamos que optamos por la mejor.

(Por camino bien marcado inicimos la segunda parte del recorrido de la larga jornada)

(Detalle lateral del descenso al río desde la majada de Cerralín)

(Bordeando todo el monte Redondo por una traza bien marcada, al fondo el Canto Cobil)

(Marcando el paso de Cerro Diablo - Cerralín y el Cerro Tebrandi)

El camino bordea también la amplia ladera del Canto Cobil o La Oya, pero esta no es nuestra intención, pues nuestro último objetivo a batir es la cumbre del Cobil. Por ello, cuando llegamos a la zona de pradería bajo el Collau Abedul nos apartamos del camino y tiramos para arriba y alcanzarlo. Guapo paraje el de este collau, allí con sus vacas tranquilamente pastando, sus guapas cabañas, etc… Unos minutos contemplativos y directos a la cumbre del Canto Cobil. Cerro piloñés que nos recibe con su verde y tendida cima, desde la cual casi visualizamos el mar Cantábrico. Para nosotros sería la tercera ocasión, una en solitario y dos en excelente compañía, que siempre se agradece.

(Hora de abandonar el camino que comienza a bordear el Canto Cobil y tiramos hacia su cima)

(Collá Abeul, ± 16,0 K / ± 768 m.a. / 17:00 h. / Punto 21 del Mapa)

(Guapa collá que nos ofrece buenas vistas, especialmente de las que recientemente hemos pasado)

(Comienza la última ascensión del día, abajo la guapa majá Abedul, del Tebrandi al Niañu)

(La Cima del Cobil o La Oya es suave, con unas panorámicas excelentes)

Realmente estaba satisfecho en la cima del Cobil, Alfonso y Mary así me provocaban, me acaba de salir con la mía de hacer el recorrido más ambicioso. Aún no habíamos acabado, pero ya no había marcha atrás, ahora todo para abajo, río abajo en busca de una cervecina en Villamayor. Por este motivo me he reservado la foto de cumbre de los tres para esta ocasión, aunque Mary no estaba muy conforme porque en ella tiraba un poco el aire y salía un poco “despelurciá”. La ocasión lo merecía. Después le damos la espalda a las guapas postales sobre la mota Cetín, Pierzu, Picos de Europa, etc… y ponemos rumbo al Norte, hacia el Collau La Doca, dándole toda la cara al Cerru Tombu y arco costero del Cantábrico.

(Canto Cubil o La Olla, 7º jornada, ± 16,5 K / ± 869 m.a. / 17:20 - 17:30 h. / Punto 22 del Mapa)

(De regreso a Villamayor, pasando por el Collau La Doca, bajo el Cerru Tombu, y después río abajo)

(En rápido descenso por la arista Norte del Canto Cobil o La Oya)

(Collu de entrada en Valdelescabres, ± 18,0 K / ± 630 m.a. / 18:10 h. / Punto 23 del Mapa)

Rápidamente descendemos del Canto, comentando al compañero Alfonso de porqué le ponemos dos nombres. El primero porque es que tiene puesto en el mapa del IGN y el segundo es que nos dijo un paisanu de Villamayor la segunda vez que lo hollamos en compañía de Mar y los Amigos de Mieres. Con estas cuitas llegamos a la zona del Valdelescabres y de ahí al paso que nos da las vistas sobre la Collá La Doca y el Cerru Tombu. Como decía… “Coser y cantar”, aunque los kilómetros y desniveles (tanto positivos como negativos) se van dejando montar.

(Ahora por traza ancha y empedrá, aunque un poco sucia)

(Al otro lado, divisando las picachas de la Sierra Pesquerín)

(Paso Valdelescabres hacia La Doca, ± 19,0 K / ± 648 m.a. / 19:00 h. / Punto 24 del Mapa)

(Atrás dejamos la zona del Valdelescabres y nos vamos directos a la Collá La Doca)

Desde la reposada Collá La Doca giramos a la derecha, al Este, para descender sin descanso hacia el río, pasando por el pueblo abandonado de La Cueva y después el precioso paraje de El Chorrón. Todo por ancho camino y sin ninguna complicación, sobre todo para nosotros que ya lo hemos realizado en varias ocasiones. Intenté hacer un chiste proponiendo subir al Cerru el Tombu (donde se tiene unas buenas vistas de los Picos de Europa) y después descender por Sabornín y Torín para hacerla más circular. No hizo ninguna gracia el intento. Así que para abajo vamos, sin más dilación, con el calorcillo de la tarde.

(Collá La Doca, ± 19,8 K / ± 548 m.a. / 18:40 h. / Punto 25 del Mapa)

(El calorcillo de la tarde nos acompaña el último largo de la jornada)

(Al otro lado los picos de la ascensión mañanera por la Sierra de Pesquerín)

(En la perpendicular del primer pico que ascendimos al otro lado del río)

(Pueblo abandonado de La Cueva, ± 20,8 K / ± 390 m.a. / 18:50 h. / Punto 26 del Mapa)

(Tras una pequeña visita a la cueva vemos las derruidas paredes de las casas del abandonado pueblo)

Pese a ser territorio frecuentemente pateado, no por eso el cansancio cesa. Los veinte kilometrucos de nada y sobre todo los 1200 metros de desnivel positivo más el negativo, un verdadero rompe-piernas hacen mella. Así que cuando pasamos por la senda sobre el río Pequeño o La Cueva, y tropezamos con el primer banco, el personal no dudó un momento en sentarse unos minutos. Después a caer sobre El Chorrón y sacarnos otra guapa foto de grupo, nos encanta este húmedo rincón.

(En transito por la senda sobre el río Pequeño o La Cueva)

(Unos minutos de relax bien merecido y...)

(... ¡A seguir descendido!)

(Otro banco más, en este no paramos, ya se empieza hacer tarde)

(Ya tenemos El Chorrón abajo)

(El Chorrón, ± 22,3 K / ± 230 m.a. / 19:30 - 19:45 h. / Punto 27 del Mapa)

Tras la foto de grupo en El Chorrón volvemos al ancho camino y pasamos el puente para llegar al Área Recreativa de Villamayor. Después la zona de los puentes, donde observamos que ha realizado mejoras de seguridad, instalando una alambrada sobre la madera, aminorando así los resbalones de la húmeda madera. No gustó la idea. Después dos kilómetros río abajo en cómodo transito hasta enlazar con el punto mañanero donde giramos a la izquierda para subir hacia los pueblos de Rodiles y Pesquerín. Así, ocho horas después, cerramos el circuito de 24 kilómetros andariegos.

(Ya en el Área Recreativa de Villamayor)

(Pasamos por los distintos puentes de madera sobre el río Pequeño)

(Con acertadas medidas de seguridad adiccionales, las cuales nunca vienen mal)

(Poco a poco, pasito a pasito, esto se acaba)

(Enlace circuito mañanero, ± 24,3 K / ± 140 m.a. / 20:00 h. / Punto 3 del Mapa)

Ahora que hemos cerrado nuestro circuito, creo que es el momento de dejar aquí el recorrido que realizamos sobre el mapa del IGN, que junto al GPS, es material indispensable para hacer la ruta con cierta seguridad, pues, aunque la ruta sea fácil siempre surge alguna duda, no siempre te vas a encontrar a un lugareño para resolverla, más por los terrenos solitarios por los que hoy hemos transitado.

(Nuestro largo recorrido circular por la Sierra Pesquerín y más / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA’)

Como podéis observar hoy hemos marcado numerosos puntos de referencias, los ”wpt”, la verdad que no es de extrañar, pues el recorrido ha sido más largo de lo habitual en nuestras salidas. Por el mismo motivo hemos dividió el mapa el dos partes, en una solo no podríamos apreciar con detalle el recorrido de la línea azul que nuestro GPS ha ido marcando.

(Villamayor, Concejo Piloña, Asturias, ± 25,5 K / ± 108 m.a. / 20:15 h. / Punto 1 del Mapa)

Pasados quince minutos de las ocho de la tarde llegamos al punto de partida mañanero. Realmente un poco cansados pero muy contentos, especialmente un servidor. Es verdad que así era, pues habíamos realizado todos los jitos importantes que me había propuesto. También podríamos haber sido un poco más ambiciosos, como subir hasta el Niañu, pero eso es para “los fieras”, lo nuestro es algo más reposado, aunque hoy nos soltamos un poco la melena.


Hoy habíamos terminado un poco más tarde de lo habitual y había partido importante en la Champions League, pese a ello, no renunciamos a tomar el clásico refrescante después de la ruta, ya casi un rito. Efectivamente, es el momento, junto con el viaje de vuelta, donde lucubramos sobre la siguiente salida, aunque después casi nunca se cumple y cambiamos los planes, pero siempre “presta”. ¿Será otra por el Concejo de Piloña?, creo que no, ya lo tenemos un poco machado últimamente habrá que darle un descanso y abrir horizontes, más ahora que la primavera ha entrado con fuerza. Así que, expectantes quedáis...


¡Hasta la siguiente!

 

JFCamina

Para referencias sobre la zona ver la sección correspondiente en www.jfcamina.es

 

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.