Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Rutas por Gredos
Zona: Norte
Avila

Las Cinco Lagunas

Navalperal, 05/2019

JFCamina, 06/2019

 

Ruta de las Cinco Lagunas de Gredos

(Un tesoro escondido entre montañas)

Inicio y fin: Navalperal de Tormes, Avila.

Objetivo: Cinco Lagunas de Gredos.

Recorrido: Navalperal de Tormes (1228 m.a.) - Puente sobre Garganta de Gredos (1247 m.a.) - El Soto, entrada Garganta del Pinar (1296 m.a.) - Desvio hacia Las Cinco Lagunas (1287 m.a.) - Vegas de Venero Gordo (1562 m.a) - Chozo de La Barranca (1626 m.a) - Cascadas (1745 m.a.) - Laguna de Majalaescoba (1820 m.a.) - Ataque a las Cinco Lagunas (1928 m.a.) - Laguna Bajera (2065 m.a.) - Laguna Brincalobitos (2068 m.a.) - Laguna Intermedia (2080 m.a.) - Laguna La Galana (2085 m.a.) - Laguna Cimera (2100 m.a.) - Regresos sobre nuestros pasos hasta Navalperal de Tormes (1228 m.a.).

Mapas ING: 554-IV y 577-II

Sierra de Gredos de Ed. Adrados

Distancia: ± 26,5 kms. (13,5 Ida y 13,0 Vuelta)

Tiempos: ± 11,0 horas (6 Ida y 5 Vuelta).

Desnivel: ± 1150 mts. de ascenso más su correspondiente descenso.

Terreno:Al inicio un poco de pista pero después veredas.

Señalizacion: Sí, PR-AV 35 "Ruta de las Cinco Lagunas", aunque no muy generosa, hay que estar muy atentos.

 

Creative Commons License


En el verano del año 2007 estuvimos un par de semanas disfrutando del paraje natural de la Sierra de Gredos. Fueron días de todo tipo. Tanto paseos de Naturaleza y Montaña com turísticos. Cuando nos volvimos a nuestra tierra la intención era del volver no tardando mucho, pues muy buen sabor de boca nos había dejado. Pasó el tiempo y, aunque realizamos viajes a los alrededores, el regreso se quedó atrás. Fue en la primavera del año 2018 cuando nuestros amigos Lucía y Jesús nos enviaron un video del deshielo en Gredos. Todo cascadas y más cascadas, más algún guapo lago medio helado. Resultó el pistolezo de salida para nuestro regreso a Gredos en la primavera del 2019. De este tema va tratar el reportaje que ahora iniciamos.

Mitad de Mayo, fin de semana largo alojados en "Gredos Guides, Hostal Rural Las Cuatro Calles" en San Martín del Pimpollar (Avila), en la vertiente Norte de la Sierra de Gredos (Ambiente muy natural y familiar, además de saber de lo que a nosotros nos importa, de la Naturaleza) Bien temprano los estorninos negros nos tocan diana. Muy oportunos, pues la ruta que vamos a realizar es larga, unos 26 Kilómetros de nada, así que no importunaron mucho. Un buen desayuno y pronto en carretera en busca del pueblo de Navalperal de Tormes, pues ahí empieza el recorrido a pie en busca de un “Tesoro escondido entre montañas”, hablamos de las Cinco Lagunas. Realmente el recorrido a pie no empieza en el propio pueblo, sino hay que adentrarse en él al encuentro del río Tormes, en busca del parking del puente de Prado Toro. Bien aparcado el coche cruzamos el río y pronto encontramos el panel del PR-AV 35 “Cinco Lagunas”. También una buena fuente, lo que nos viene de perlas para coger agua bien fresca.

(-¡Arriba chavales que hay mucho que caminar!)

(Navalperal de Tormes, Parking de Prado Toro, ± 0,0 K / 1228 m.a. / 09:30 h. / Pto.1 Mapa)

(Inicio de ruta tras cruzar el puente sobre el río Tormes)

Tras todos los preliminares, con rumbo Sur, nos vamos por la derecha por ancha pista para ir un ratito por encima del arroyo de la Garganta de Gredos al cual bajaremos y lo cruzaremos por un singular puente y a seguir para arriba por una traza igual. Cuando llevamos contabilizados 1,8 Kilómetros de marcha, en un curva de la pista nos encontramos con un rústico indicador que nos invita a abandonar la ancha traza y comenzar a transitar por camín en busca del río. Bueno, mejor dicho, en busca de los ríos, pues nos plantaremos ante la cruz de los cauces de agua de la Garganta de Gredos, por la izquierda, y la del Pinar por la derecha. La última será nuestro objetivo, así que atentos al siguiente indicador, que pronto vendrá.

(Tras repostar bien de agua nos vamos por la derecha en busca de la Garganta de Gredos)

(Puente sobre la Garganta de Gredos, ± 1,0 K / 1247 m.a. / 09:50 h. / Pto.2 Mapa)

(De momento seguimos por ancha pista, atras el pueblo de Navalperal de Tormes)

(Desvio a la izquierda, hacia el río, ± 1,8 K / 1296 m.a. / 10:10 h. / Pto.3 Mapa)

(De momento la indicación es común para la Laguna Grande y las Cinco Lagunas)

Ya casi en contacto con el agua, nos encontramos en zona de vega de ribera, El Soto según nos informa el mapa que portamos. Un puente para salvar el cauce de la Garganta del Pinar y pronto nos tocará encontrarnos con la disyuntiva si ir hacia la Laguna Grande (la garganta de Gredos por la izquierda) o hacia las Cinco Lagunas (por la derecha en transito por la garganta del Pinar). Todo muy claro, nosotros a las Cinco Lagunas bordeando las guapas praderías de El Soto.

(Parejos al agua de la Garganta de Gredos, pronto veremos la incorporación de la del Pinar)

(Crece del rio de la Garganta del Pinar)

(El Soto, desvio a la derecha, hacia Cinco Lagunas, ± 2,4 K / 1287 m.a. / 10:20 h. / Pto.4 Mapa)

(Hora de saber claramente hacia donde vamos)

(Bordeando las praderías de El Soto adentrandonos en la Garganta del Pinar)

Ya nos hemos olvidado de la ancha traza andariega, ahora por camino estrecho, en ocasiones abrupto, y en subida tendida. Realmente no hay fuertes repecho, pero siempre para arriba. El terreno gris-verdoso un tanto hostil. Abajo el río. Al fondo del valle divisamos ya las primeras grandes cumbres de Gredos nevadas, especialmente el Cervunal. Esperamos que la nieve no sea mucha, pues igual tenemos problemas para llegar al objetivo final. Ya veremos, de momento a seguir para arriba en animada conversación andariega y, de vez en cuando, agachandonos para fotografiar alguna florina, especialmente las que no conocemos. También algún lagarto verdinegro. Como vamos casi en linea recta parece que las blancas cumbres se nos acercan pronto, pero aún queda terreno por batir. Por el camino, en un lateral nos encontramos una fuente natural, tomamos nota de ella por si a la vuelta el calor aprieta.

(Ya tenemos las altas cumbres de Gredos a la vista, pero aún queda)

(Rítmo tranquilo, mucha conversación, además de fotear alguna florina, como esta Lechetrezna)

(Por encima del cauce de la Garganta del Pinar, por terreno gris-verdoso una tanto aspero)

(Zona de grandes rocas en el camino, donde encontramos una fuentina natural)

(Sobre las grandes rocas existe numeroso lagartos verdinegros tomando el sol)

(Parece que las cimas están cerca, la más cercana y llamativa la del Cervunal por la izquierda)

Tras cinco kilómetros de marcha llegamos a un terreno mucho más guapo (al menos para nosotros), alcanzamos una zona de verdes alfombra. Empezamos a caminar por las praderías de Venero Gordo y Prados de la Vega. Ahora transitamos por una zona más abierta y mucho más cómoda, donde se nos ofrecen preciosas postales, pues, además de los arroyos de agua, la verde alfombra está totalmente gratinada de preciosas florinas. Para rizar el rizo, al otro lado del río, avistamos unos grandiosos machos cabríos que desde su pedestal observaban como se ejercitaban en la lucha los machos más jóvenes. Un buen rato allí nos tiramos tratando de inmortalizar tan inusual estampa, especialmente para nosotros porque en la Cordillera Cantábrica la fauna salvaje es mucho más esquiva ante la presencia del hombre.

(Vegas de Venero Gordo, ± 5,1 K / 1512 m.a. / 11:30 h. / Pto.5 Mapa)

(Preciosa zona abierta, donde la primavera se muestra en todo su explendor)

(La verde pradería está totalmente gratinada de amarillas florecillas, además de otros colores)

(Además, el curso del agua nos deja guapos detalles)

(Un pequeña agachadita para inmortalizar unas margaritas serranas)

(Cuando me levanto observo que Mary está con la cámara apuntanto a...)

(... un gran macho cabrío, el cual, un tanto indifente, observa como... )

(... los jóvenes machos se ejercitan para ocupar su puesto algún día)

(Un tanto apartados, una cabra, con su retoño del año pasado, nos observa con tierna mirada)

Costó un poco de trabajo el dejar este inesperado mirador de fauna salvaje. Pese a que había constantes advertencias de que la ruta era larga, un buen rato nos tiramos allí fotografiando a las distintas cabras que teníamos en frente. Al final arrancamos y cruzamos todas las vegas para volver a entrar en otra zona angosta donde por la izquierda llevábamos unos fuertes riscos. Fue cuando Mary señaló para arriba y la volvió a liar. Efectivamente, allí estaban unos cuantos cabritinos haciendo sus pinitos de altura. Sus madres muy cerca también. No había manera de soltar la cámara. Como premio a nuestra constancia observamos un detalle muy curioso de como un cabritín tenía indecisión por dar un salto expuesto y como su madre le da un pequeño empujoncito. Pena que ese momento no fuera captado por alguna de nuestras cámaras.

(-¡Venga chavales que aún queda mucho por patear!)

(-¡Esperad!!! Que tengo aquí un bonito encuadre de un Narcisus Rupicula)

(Atras las praderías volvemos al terreno áspero)

(-¡Mirad, allá arriba!!!)

(Ya la tenemos liada otra vez)

(Una mamá cabra orientando a su pequeñín)

Atrás la segunda sesión caprina, seguimos para adelante por camino áspero entre piedras, ya muy cerca del río. Desnivel de ascenso poco, lo que nos preocupa un poco, pues al final nos lo vamos a tragar todo. Una de las preguntas era hacia dónde se encontraba el chozo de La Barranca, nos parecía que quedaba lejos. Efectivamente así es, pues hasta el kilómetro 8,6 de nuestra andanza no nos lo encontramos. La verdad que este primer tramo se hace un poco largo, si no fuera por las cabras y cabrones, incluso un poco pesado, pues nosotros vamos con ganas de cascadas y lagos. Bueno, y de cabras montesas también, no vamos a se hipócritas, que a servidor le encantan.

(Al fin, ya está ahí el chozo de La Barranca, se hace largo este primer tramo)

(Chozo de la Barranca, ± 8,6 K / 1626 m.a. / 13:00 - 13:20 h. / Pto.6 Mapa)

En el chozo de La Barranca una solitaria cabra montesa nos recibe con cara de pena. Muy lista ella, pues sabe que con esa carina en un sitio tan estratégico algo le tocará. Veinte minutejos de relax en el chozo para comer unos frutos secos y algún orejón con la mirada atenta de la cabra, pero nos hicimos los duros y nada de nada. Después para arriba, pues ahora parece que el camino comienza a subir. En poco tiempo llegamos a otra zona de verde pradería y pronto comenzamos el momento álgido deseado, un kilómetro más de marcha y nos ponemos a los pies de las preciosas cascadas de la Garganta del Pinar. El segundo objetivo del día, el primero fueron las cabras, estaba conseguido. Hora de comenzar a inmortalizar tan sonoro momento.

(Bueno, parece que a partir del chozo comenzamos a subir un poco)

(Hacia atrás, como se pude observar mucho no hemos ascendido, todo para el final)

(Entre grandes piedras en busca del encuentro sonoro con el río)

(Una zona más de verde y húmeda pradería y pronto llegan las cascadas)

(Ya estamos impacientes, la aproximación es larga, más de nueve kilómetros)

(Cascadas de la Garganta del Pinar, ± 9,7 K / 1745 m.a. / 13:50 h. / Pto.7 Mapa)

Si fijarnos muy bien por donde va el sendero oficial de las “Cinco Lagunas”, procuramos ir por la zona más segura al borde del agua para no perdernos ningún bello rincón. Se trata de un paraje de lujo, toda una explosión de húmedo sonido, de los que más nos encanta a nosotros. Foto va y foto viene. Grabación de video incluida. Para arriba muy lentamente, sin prisa. Asegurando los pasos sobre los grandes bloques de granito que vamos pateando. En poco más de medio kilómetro de numerosas cascadas fuimos disfrutando, realmente lo que deseábamos, aunque se hicieron de rogar. Nada mejor que las fotografías y el video (este al final del reportaje) para inmortalizar el momento placentero pasado.

(Asegurando los pasos, tratamos de bordear cada uno de los saltos de agua que vamos encontrando)

(Tampoco hay que ir muy pegados al agua para disfrutar de tan bello espectáculo natural)

(La húmeda naturaleza del deshielo es tan exhuberante que a cierta distancia se disfruta muy bien)

(Momento de explosión total)

(Si el día hubiera estado gris seguro que aquí hubieramos realizado una bonita foto de larga exposión)

(Seguimos nuestro avance pateando grandes bloques de piedra)

(Una mirada hacia atrás del tramo ya disfrutado)

(La nieve cada vez está más cerca, pronto cambiaremos las cascadas por los lagos)

Ya hemos superado el primer gran escalón por donde el agua del deshielo primaveral discurre salvajemente. En nuestro tímido avance no nos damos cuenta del tiempo que empleamos, ni de la distancia caminada, solo visualizar y disfrutar. Así que cuando ya parecía que habíamos dejado atrás todas las cascadas miramos el reloj y vemos que habíamos estado unos cuarenta minutos para poco más de medio kilómetro. Y todo eso sin tener la posibilidad de montar el trípode para sacar una foto de grupo o intentar hacer alguna foto de larga exposición, de esas de asedamiento tan llamativas. Una mirada hacia abajo y a seguir por una zona preciosa de pradería, en los Pirineos parecía que me encontraba al ver el precioso remanso de agua de la laguna de Majalaescoba, además con las blancas siluetas de los picos detrás. Precioso rincón. No es de extrañar que una parejina que nos había adelantado (solo cuatro personas vimos en todo el día) abandonara sus bastones y se sentaran plácidamente a contemplar este precioso rincón. Nosotros, como tenemos interés de llegar hasta el final, seguimos para arriba, aún nos quedan cuatro kilómetros de marcha y un fuerte desnivel que superar. Así que pasamos toda la vega y por la izquierda (como venimos haciendo todo el recorrido) superamos otra preciosa caída de agua.

(Atrás el primer gran escalón, ahora el precioso remanso de la...)

(Laguna de Majalaescoba, ± 10,4 K / 1820 m.a. / 14:30 h. / Pto.8 Mapa)

(No hay mucho tiempo para el relax, aún queda para llegar a las "Cinco Lagunas")

(Al final de la vega bordeamos otra preciosa cascada iniciando el ataque a otro gran escalón de granito)

Dando la espalda al idílico paraje de la Laguna de Majalaescoba, iniciamos el ataque a otro gran escalón donde el agua nos deja bellísimos detalles. Tras los primeros peldaños alcanzamos una meseta y frente a nosotros tenemos unos grandes bloques que superar. Por suerte, hoy el día está espléndido. La piedra está seca y no hay restos de agua o nieve, sería complicado el avance por esta zona con humedades. Así que bien seguros tiramos para arriba, en similar circunstancia que la zona pétrea anterior. Cuando alcanzamos otro descanso, una manada de cabras nos reciben con cara de sorpresa. Unas fotos y a seguir pues ya estábamos impacientes por llegar a la primera laguna de las cinco, pues la anterior no cuenta. El compañero Jesús nos dice que aún quedaba y que lo peor estaba por llegar. Marcado el punto donde se esconden las Cinco Lagunas, seguimos el avance hasta el final de la “planicie” donde la señal del PR-AV 35 nos invita a parar y virar a la izquierda por una fuerte pendiente de rocas. “Lo peor” ya estaba aquí.

(A seguir subiendo la escalera que remonta el río primaveral)

(Ahora superando grandes bloque de piedra, menos mal que está seca)

(Una miradina hacia atrás, ya se observa lejos la laguna de Majalaescoba)

(Simpático recibimiento, parece que las pillamos por sorpresa)

(-¡Venga chavales que lo peor está por llegar!)

Sin dejarnos entrar en el gran circo glaciar de la Hoya de las Berzas una señal nos indica que tenemos que echarnos a un lado y afrontar una caótica subida entre las piedras verdigrises. La vereda a seguir no es muy clara, pues parece que existen varios, solo unos cuantos “jitos” (montoninos de piedras) nos dan las pistas a seguir. Todo para arriba. Ahora si que tenemos que dar el “do” de pecho. Siguiendo a Jesús todos vamos, sin precipitarse, pues el terreno es complicado. Debemos alcanzar un rellano que ya nos pone al nivel de las cinco lagunas. Abajo vemos que la parejina que anteriormente habíamos visto en Majalaescoba se acerca a la señal y miran para arriba. Seguro que no les gustó lo que vieron, pues al momento dieron la vuelta sobre sus pasos. Nosotros a seguir para lograr el nivel lagunero el cual alcanzamos cuando visionamos un gran chorrón de agua desplomarse garganta abajo. Ya estamos sobre el objetivo, bueno sobre los objetivos, pues igual no los conseguimos todos. Efectivamente, este desnivel superado nos planta a los pies de la nieve, igual a las dos últimas lagunas no llegamos, pues material de invierno (salvo las botas y polainas) no portamos. Ya veremos, ahora a por la primera laguna, La Fondera.

(Ataque a las Cinco Lagunas, ± 11,4 K / 1928 m.a. / 15:00 h. / Pto.9 Mapa)

(Atentos a los montoninos de piedras, a los "jitos", nos vamos por la izquierda)

(Entre el caos de las grandes piedras ascendemos con cierto cuidado)

(Tambien entre numerosas lagartijas verdinegras)

(Un vistazo al circo glaciar de Hoya la Berza que hemos dejado de lado)

(Poco a poco superamos el peldañón)

(Una mirada hacia donde se encontraba la blanca señal que aquí nos metió)

(Ya arriba, bajo las cumbres nevadas del fondo se encuentra la última laguna de las cinco)

(Una cantarina torrentera nos advierte que la primera laguna está muy cerca)

¡Al fin!!! Se hicieron un poco de rogar, pero las “Cinco Lagunas” ya están aquí. Bueno, la primera de las cinco, La Fondera, que para el resto aún queda. De momento a disfrutar de esta que es preciosa, además con unos bellos reflejos primaverales sobre las sosegadas aguas del deshielo Gredos'2019. Fotos y video, el “pack” completo. Con esta Fondera, ubicada a unos 2065 metros de altitud, tenemos el primer contacto con la nieve, especialmente al tratar de bordearla por la izquierda para ascender hacia la segunda. Para este transito hubo dos opciones: cruzar el pequeño borde de nieve sobre la laguna o superarlo por arriba entre en gran canchal de piedras. Para las dos alternativas hubo personal. Los chicos por la nieve y las chicas (más prudentes y esforzadas) por arriba. Entre tanto y tanto… ¡Fotos y más fotos!

(La primera laguna de las cinco está a la vista y preciosa que es)

(Laguna Bajera, ± 12,1 K / 2065 m.a. / 15:30 h. / Pto.10 Mapa)

(Precioso paraje este de la Laguna Fondera, seguro que irá a más)

(Además con los preciosos reflejos primaverales)

(Entre reflejo y reflejo toca ir avanzando para conseguir la segunda)

(Con los 2065 m.a. llegó la nieve y alguna dificultad sobre el terreno)

Tras bordear la primera laguna por la izquierda llegamos a la segunda, de nombre un tanto llamativo, Brincalobitos nos dicen los mapas, seguro que tendrá una justificación un tanto singular. Para esta segunda, que bordeamos por la derecha por los grandes nevero laterales de la izquierda, se nos plantean dos dificultades. Efectivamente, tanto al principio como al final de la misma debemos vadear el curso del agua. No parece que sea mucho los saltos a superar pero si entrañan ciertos riegos, sobre todo para las personas de paso corto. Con el apoyo de todo el grupo no hubo muchos problemas y los varios saltitos que tuvimos que dar los superamos bien, aunque el último fue un poco más complicado, pues la caida de agua de la tercera laguna era un tanto impetuosa.

(Laguna Brincalobitos, ± 12,4 K / 2068 m.a. / 15:40 h. / Pto.11 Mapa)

(La bordeamos por la derecha y debemos vadear el desague y aporte, lo que siempre entraña riesgos)

(Bordeando Brincalobitos por la derecha para alcanzar la tercera, aunque antes debemos...)

(Vadear el aporte que hace, en fuerte corriente, la laguna superior que no vemos)

Tras superar esta última dificultad tiramos para arriba para superar un buen peldaño, esto nos permite tener una preciosa visión de las dos lagunas ya “conquistadas”. Alcanzado el cambio de vertientes de lagunas toca bajar hacia la tercer o Intermedia en la que debemos repetir la maniobra de saltar sobre el curso de agua de su desague. Un par de saltos y listos, siempre con el apoyo de los compañeros. Después a seguir por el borde de la derecha entre numerosos narcisinos, estos más parecidos a los que habitualmente estamos acostumbrados a contemplar en la Cordillera Cantábrica. Aquí nos encontramos con los primeros hielos sobre la laguna, lo que nos hace pensar que las dos siguientes estarán casi heladas.

(Una mirada hacia atrás para admitar las dos lagunas de cinco)

(Laguna Mediana, ± 12,7 K / 2080 m.a. / 16:00 h. / Pto.12 Mapa)

(Precioso rincón, en nada topetamos contra la gran muralla granítica teñida de blanco)

(Pero antes debemos dar una par de saltitos más sobre el curso del agua entre lagunas)

(Bordeando la tercera laguna por la derecha, por la izquierda siempre estan las lenguas de nieve)

(Gratinado de narcisinos, estos más parecidos a los que habitualmente vemos en la Cordillera Cantábica)

(El hielo hace su presencia, en las dos últimas será mucho más abundante)

Aunque la diferencia de cota no es muy importante, en el cambio de la tercera laguna a la cuarta, el hielo se multiplicó, tanto que al final de la misma su presencia era del cien por cien. Nos encontramos ante La Galana, para un servidor la más bonita de las cinco. Además, con el gratinado de los narcisinos y las mechas heladas sobre la lámina de agua, el paraje se vuelve mucho más bello. No es de extrañar que quisiéramos inmortalizar nuestra presencia con una guapa foto de grupo.

(Laguna Galana, ± 13,0 K / 2085 m.a. / 16:05 h. / Pto.13 Mapa)

(Precioso rincón, "un tesoro escondido entre montañas" como reza en el panel de inicio de ruta)

Con el hielo sobre el final de laguna Galana mucho nos temíamos que nuestra excursión tocaba a su fin. Ya pensábamos que no culminaríamos el recorrido propuesto, pues además del hielo, una gran muralla flanqueaba el paso hacia la quinta y última. Nada lo intentamos, fue lo que digimos. Nos vamos para arriba y si no se puede pasar le sacamos una foto desde lo alto. Así lo hicimos y ascendimos por la derecha hasta alcanzar un pétreo collado entre las dos lagunas y la vertiente que da sobre el circo glaciar de la Hoya de la Berza. Cuando estamos arriba vemos un “jito” que nos ofrece la pista de lo que podemos hacer. Toca destrepar unos metros para caer sobre el borde la cuarta laguna. Así lo hicimos, además como superamos bien el descenso no tuvimos miedo de quedarnos bloqueados para la vuelta. En un par de minutejos montañeros nos plantamos ante la blanca laguna cimera. Los objetivos de la jornada estaban cumplidos al cien por cien.

(El fondo de la cuarta laguna está muy blanco, no tenemos para cómodo para la quinta)

(Para intentarlo nos vamos para arriba en busca de un paso o un punto de visión de la quinta)

(Alcanzado el pétro collado, destrepamos unos metros para coger un pasillo limpio entre la 4ª y la 5ª)

(Las chicas en acción para bajar al pasillo entre las dos últimas lagunas)

(El objetivo final ya muy cerca, esas dos cumbre ya hace mucho tiempo que las observamos)

(Laguna Cimera, ± 13,5 K / 2100 m.a. / 16:20 h. / Pto.14 Mapa)

(Casi totalmente helada)

(Precioso broche final de fiesta, aunque aún queda por deshacer el largo camino)

(Merecida y deseada foto de grupo)

Sin lugar a dudas conseguimos todos los objetivos pero a costa del reloj. Sí, porque con tanto entretenimiento visual y sonoro, nos habíamos olvidado de la hora y son más de las cuatro de la tarde y aún no hemos comido el bocata. Seis hora de mucho disfrute: Cabras y cabrones, florecillas, más cabras y cabritinos, muchas cascadas, una laguna extra y después las cinco. En total trece kilómetros y pico muy disfrutones. Seis horas muy entretenidas. De acuerdo, pero ahora hay que regresar. -¡Volver sí, pero servidora tiene que comer el bocata, que ya estoy desfallecida! Dijo Mary. Así los hicimos, en cuanto trepamos al collado y sobre el desplegamos nuestras viandas. No fue mucho el tiempo de parada pero aún nos dio para escudriñar donde se encontraban ubicadas los riscos de La Galana y por donde discurría la gran circular de las Lagunas de Gredos, la que pasa al otro lado por la Portilla del Rey (que la teníamos en frente con muchísima nieve) y cae sobre la popular Laguna Grande y culminar descendiendo por la Garganta de Gredos para cerrar circuito en el punto cuatro que vimos al inicio del reportaje. Impresionante circular montañera, pero para otra ocasión, que hoy ya vamos listo. No se si llegaremos para la hora convenida de la cena con los chicos del hostal.

(Hora de iniciar el largo regreso hasta Navalperal de Tormes, y de paso repasar lo ya disfrutado)

Como es lógico no vamos a documentar el regreso, pues más o menos lo hicimos sobre nuestros pasos. Digo lo de “más o menos” porque en la vuelta no fuimos tan pegados al cauce de río, íbamos más por donde el PR-AV 35 nos indicaba. Ya en este punto de regreso es el momento para compartir el recorrido realizado. A diferencia de otras ocasiones, hoy no lo realizaremos sobre la impresión de pantalla del mapa del IGN. Efectivamente, resulta tan larga que no se aprecia el detalle de los puntos de paso. Hoy solo lo hacemos con la aplicación Wikiloc, aunque para la misma utilizaremos el mapa raster del IGN, así que todos contentos. Aquí os queda para dar un poco más de luz sobre este amplio recorrido de ida y vuelta a las Cinco Lagunas de Gredos. Advertir que queda a la responsabilidad de cada uno la utilización correcta del mismo, además de tomar todas las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán de muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.

 

(Si tienes algún problema en la visualización pincha este enlace para una visualización directa)

Como despedida visual no se nos puede olvidar compartir aquí el montaje de las numerosas tomas de video que hemos realizado. Sin lugar a dudas, precioso recorrido para disfrutar de tres espectaculares objetivos naturales. Hablamos de la cabra montés (Capra Pirenayca Victoriae), las cascadas de la Garganta del Pinar en pleno deshielo primaveral y las Cinco Lagunas de Gredos, bueno, más otra más de propina. Todo en el mismo paquete andariego y disfrutón. ¿Alguien da más? Complicado está superarlo, así que no dudes en darle al “play” para comprobarlo, no te decepcionará.

 

(Enlace directo para casos de problemas en la visualización del video)

Seguro que os encantó, pues todo eso para la vuelta lo seguimos disfrutanto. Tanto nos entretuvimos que en cuanto tuvimos cobertura del movil no quedó otra que llamar a los chicos de "Gredos Guides, Hostal Rural Las Cuatro Calles" para decir que llegaríamos tarde, que si era posible posponer la cena una hora más tarde. Ni que decir tiene lo agradecidos que estamos al concedernos la prórroga, pues somos conscientes de la dura vida laboral del hostelero y si encima nosotros nos retrasamos… ¡Muchas Gracias!

Con las prisas de llegar a la nueva hora establecida para la cena, sin poder pararnos a tomar la clásica bebida refrescante y relajante, llegamos a San Martín de Pimpollar donde las viandas serranas nos esperaban. Además con muchas ganas. Tras ello una larga sobremesa repasando los momentos álgidos de la larga e intensa jornada. Después para la cama, que al día siguiente había que volver a madrugar para realizar otra preciosa ruta, esta mucho más aérea, los picos de Gredos nos esperaban. Así que….

¡Hasta mañana!

 

JFCamina

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.