Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
León

La Cervatina y +

Puebla de Lillo, 05/2014

JFCamina, 05/2014

 

La Cervatina... ¡Primaveral!

(Y con una aporte extra a la Peña de la Solana)

Mapas I.G.N.: 79-IV "Puebla de Lillo" y 104-II "Reyero"

Inicio y fin : Puebla de Lillo, León

Objetivos: Peña de la Solana y Tejedal de la Cervatina

Recorrido: Puebla de Lillo (1137 m.a.) - Puente río Celorno (1140 m.a.) - Paso Canadiense (1175 m.a.) - Fuente del Obisto (1206 m.a.) - Alternativa al A.R. Pagarúas (1310 m.a.) - Vega Ternillo (1395 m.a.) - Collado Peña de la Solana (1440 m.a.) - Peña de la Solana (1509 m.a.) - Devuelta al Collado Peña de la Solana (1440 m.a.) - Arroyo Ruidoso (1418 m.a.) - Paseo del Oso (1410 m.a.) - Desvio al Tejedal (1375 m.a.) - Tejedal de la Cervatina (1400 m.a.) - Devuelta al Desvio al Tejedal (1375 m.a.) - Puente de las Praderías Ferreras (1242 m.a.) - Fuente Fombea (1235 m.a.) - Área Recreativa Pagarúas (1225 m.a.) - Ermita de Pagarúas (1239 m.a.) - Área Recreativa Pagarúas (1225 m.a.) - Abandono de pista hacia carretera LE-331 y giro hacia Lillo (1206 m.a.) - Puebla de Lillo (1137 m.a.).

Distancia: ± 16,5 Kilómetros / Tiempos: ± 5,5 horas.

Desnivel: ± 450 mts. de ascenso y su correspondiente descenso.

Tipo de recorrido y terreno: Pista forestal, salvo la subida a la peña de la Solana.

Señalización: PR-LE 28 "La Cervatina"

Creative Commons License


Dos semanas antes del día que nos ocupa estábamos en las cumbres de la Sierra de las Porracas (Isoba – Cofinal) observando el monte de La Cervatina y sus cumbres próximas, a Mary le parecía interesante repetir la excursión que habíamos realizado diez años atrás, pero un servidor prefería más dejarlo para el otoño, para un guapo paseo familiar. No hubo acuerdo y quedo el tema en el aire. Ya en el día a comentar en este reportaje, mi intención era acercarnos hastanuestro querido Puerto San Isidro, para hacer una ascensión a la crestería del Agujas y La Cuerna. Cuando llegamos al Circo Cebolledo vemos que aún perduran las nieves en toda su ladera, así que como íbamos ya en plan verano, nos echamos para atrás. Fue entonces cuando Mary aprovecho y dijo…. ¿Vamos a La Cervatina?

(Puebla de Lillo, León, ± 0,0 K / ± 1137 m.a. / 12:15 h./ Punto 1 Mapa)

¡Se salió con la suya!! Así, a eso de las doce del medio día, cargamos las mochilas al hombre desde la plaza del pueblo de Puebla de Lillo, desde la fuente de dos caños. Cruzamos la carretera general (LE-331) y pasamos al otro lado del pueblo en busca del puente sobre el río Silvan (que al igual que nosotros baja del puerto San Isidro) y caleyamos, dejamos de lado la Casa del Parque Valle del Porma, y salimos del pueblo con rumbo SurOeste, en busca del río Celorno. Lo acompañamos un pequeño tramo llevandolo a nuestra izquierda, dejamos una fuente de lado, justo donde se encuentra el panel de la Senda accesible “Valle de Celorno”, el emparejamiento no durará mucho, pronto tendremos que cruzar el puente, aunque antes tenemos que pararnos a visionar el viejo panel del PR-LE 28 La Cervatina (La magia centenaria de un bosque de tejos).

(Salimos de Lillo en dirección SurOeste, en busca del río Celorno y su paseo acessible)

(Puente sobre el río Celorno, nosotros a la izquierda, ± 0,5 K / ± 1140 m.a. / 12:25 h./ Punto 2 Mapa)

Tras cruzar el puente llevamos el curso del río Celorno a nuestra derecha, por una cómoda pista terrera muy conocida por nosotros, pues la utilizamos en varias ocasiones para atacar la ascensión al gran Susarón, el cual nos flanquea por la izquierda. Nos tropezamos con unas cuantas vacas, nos cedemos mutuamente el paso. Seguimos para arriba y nos olvidamos del Celorno y nuestro nuevo compañero de marcha pasa a ser un arroyo de menor nivel, el Patina. Cruzamos el “paso canadiense” y unos metros después dejamos de lado, a la izquierda, el desvio que va hacia la arista NorOeste del gran Susarón.

(Por pista ganadera vamos parejos al río Celorno, pero pronto será el arroyo Patina quien nos guie)

(Paso canadiense, ± 1,3 K / ± 1175 m.a. / 12:40 h./ Punto 3 Mapa)

(A la izquierda dejamos el desvio hacia la arista NO del Susarón, al cual ya subimos dos veces)

El rumor del agua ha bajado de intensidad, pero ahora el sentido de la vista y el olfato comienzan a estimularse con fuerza, pues son muchas las vistosas y olorosas flores que nos vamos tropezando. En este primer tramo el amarillo era el color ganador, ¡por goleada!, pues la ladera Sur del Monte Celorno estaba totalmente cubierta de las florecillas amarillas de los piornos. Aunque también gozamos de la variada gama de blancos, pues tropezamos con una tupida mata de florecillas de cinco pétalos blancos que era una preciosad. Esto era un anticipo, pues al fondo veíamos la gama brillante del brezo relucir, parece que Mary había acertado con su elección.

(-¡Uff, como están estos piornos en flor!!!)

(Aunque estas florecillas blancas, como la Arenaria montana, no está nada mal)

Ya con unas cuantas veces levantándome del suelo, pues cada poco echo pie a tierra para sacar una guapa foto a la florina de turno, llegamos a la fuente del Obispo, la cual no tiene nada de especial, si no fuera por su líquido elemento (un poco de alivio para los días de duro calor veraniego), la guapa pradería a la vera del arroyo y el banco que a su lado existe. Como hemos empezado hace poco, solo nos hidratamos un poco. Seguro que los que empiezan la ruta por donde nosotros tenemos pensado finalizarla, desde la zona del Torreón de Puebla de Llillo, lo utilizarían con gusto, pues ya llevarían unos catorce kilómetros de marcha.

(Fuente del Obispo - Arroyo Patina, ± 2,0 K / ± 1206 m.a. / 12:55 h./ Punto 4 Mapa)

(¡Cómo estan los brezos!!!)

Nos ponemos en marcha y nos vamos acercando cada vez más al color rabioso de los brezos en flor, del amarillo del piorno al rosa-malva del brezo, más alguna blanca flor por el medio. También alguna lagartija que se pone a calentar sobre las piedras del camino. No llevamos una hora de marcha y ya tengo claro que esta va a ser una ruta de flores, aunque no sé si mis riñones lo aguatarán, van a ser muchas las ocasiones que me tenga que agachar para sacar una fotografía a una llamativa flor. Sin embargo no fue un día muy bueno para las mariposillas, estaban muy intranquilas, no paraban y cuando lo hacían no desplegaban sus alas para lucir con gracia toda su belleza, Mary sonríe por sentirse triunfante en su elección, pues había acertado de pleno, estábamos disfrutando del momento, especialmente de la imagen de los claros del pinar del monte Celorno totalmente alfombrados por las rabiosas florecillas del brezo.

(Lagartija, al sol que mejor calienta)

(Flores amarillas del piorno-retama, rosaceas del brezo y blanco-rosaceo del berro de prado)

(Amarillo del piorno, rosa-malva del brezo, más otras, será nuestra compañía en el PR-LE 28)

(El brezo florido entre las claras del bosque de pinos del monte Celorno)

(Las Violetas, Polygala vulgaris y las blanquecinas Estrelladas)

(Un poco complicado para las mariposas, estaban muy inquietas, en caso contrario esta Podalirio...)

Bien entretenidos que vamos hasta que tropezamos con un poste indicador que nos indica de dónde venimos y nos ofrece dos alternativas: A la derecha un atajo hacia el Área Recreativa de Pegarúas por la collado de Las Posados y a la izquierda al Monte de La Cervatina. Nosotros como no queremos perdernos nada, incluido el Tejedal, no atajamos y nos vamos cuesta para arriba en busca del fayeu (hayedo) de La Cervatina. Con el día guapo que tenemos nos vemos en la obligación moral de aprovecharlo a tope, asi que nos olvidamos de alternativas de ahorro.

(Alternativa hacia A.R. Pegarúas, nos a La Cervatina, ± 3,1 K / ± 1310 m.a. / 13:25 h./ Punto 5 Mapa)

(Ya vamos entrando en materia "fayera", nos vamos adentrando en el bosque)

Sin muchos problemas, siguiendo la ancha traza forestal, nos vamos adentrando en el bosque, las jóvenes fayas (hayas) nos van recibiendo poco a poco. Aunque a nosotros lo que más llama nuestra atención es una caliza peña que sobresale a nuestra derecha al lado de la pradería de Ternillos, ya nos empieza a salir la vena más “cabrera”. Nos olvidamos un poco de la gris caliza y seguimos por la verde pradería, pues aquí tropezamos con una bifuración, la señal nos indica que debemos coger la derecha. Nos sorprende que pese a los años que pasaron por este recorrido, su señalización sigua en buen estado, lo cual nos congratula, pues no siempre es así, más bien todo lo contrario.

(Vega Ternillo, giro a la derecha, ± 3,8 K / ± 1395 m.a. / 13:40 h./ Punto 6 Mapa)

Tras realizar el giro, e introducirnos netamente por el bosque nos tropezamos con una rustica señal que nos indica nuestro próximos hito, el Arroyo Ruidosos, aunque, de momento lo que más nos interesa es ver el precioso detalle natural del crecimiento de una faya (haya). Efectivamente, arriba teníamos el “fayucu” en flor, abajo en el suelo, el inicio del crecimiento de una faya, la cual si llegara a lograrse, pasaría a ser tan grande como las que teníamos a nuestro lado. Allí se entretuvo Mary en sacar unas cuantas fotos de tan interesante evolución natural, una lección en vivo y en directo, el aula de la naturaleza.

(El fayucu en flor y su posterior evolucción en la tierra)

(Si el crecimiento va en positivo algún día será una gran faya, como sus madres vecinas)

Continuando nuestro paseo por la pista que corta el fayeu, alcanzamos el collado que nos dá la posibilidad de acceder a la peña que llevamos rato mirándola de reojo. Había llegado un poco antes que Mary, cuando llega y me ve mirándola me dice: -¿Vamos a por ella? No hizo falta una segunda pregunta, no me hice el remolón y rápidamente nos metemos en descenso un poco en el bosque. Un gran roblón nos da la bienvenida, después una gran faya, dejamos los árboles atrás y la caliza llega a nuestros pies.

(Collau de acceso a la Peña de la Solana, ± 4,0 K / ± 1440 m.a. / 13:50 h./ Punto 7 Mapa)

(Nos introduccimos unos cientos de metros en el bosque, un gran roblón nos da la bienvenida)

(Un poco de bosque y a los pies de la peña, ahora todo para arriba, ± 4,7 K / ± 1421 m.a. / 13:55 h.)

Ahora todo es para arriba, ascensión muy intuitiva, sobre todo después de observarla desde el collado. Nos escoramos hacia la izquierda, buscamos la mejor traza a seguir, la elegida no plantea muchos problemas, y además nos deja muy guapos detalles. Pese a la zona caliza nos encontramos con, una par de flores preciosas rosaceas, incluso endémicas de la Cordillera Cantábrica y montes de León, como la Matthiola perennis, la cual parece que odia la sombra. Ya arriba un bue nutrido grupo de narciso.

(Con la gris caliza seguimos contemplando las bellas flores, lo que nos hace la subida muy entretenida)

(Alfileres de roca o Erodium glandulosum y la Matthiola perennis)

(Narciso y la Valeriana montana)

Guapos detalles florales hizo que la ascensión fuera muy entretenida y sin darnos cuenta nos plantamos en lo más alto, donde pudimos observar al gran Susarón y el recorrido realizado desde Puebla de Lillo, también las altas cumbre de los Mampodres al fondo. Aunque lo que más nos impactó fue el gran bosque de La Cervatina, el cual se extiende desde el Aparejo Grande y Pequeño, además de continuar hacia el pico Mahón y la Sierra de La Cuerna. Después del impacto seguimos caminando por la cumbrera hasta llegar al extremo más al Norte.

(Ya en la cumbrera, al NorEste, tenemos al Susarón y Puebla de Lillo, al fondo, los Mampodres)

(¡Uff, cuanto bosque!!!, Desde el Aparejo Grande y Pequeño, al Pico Mahón y la Sierra de la Cuerna)

(Tras el primer impacto panorámico siguimos por la cumbera hasta la cima)

(Detalle desde la cumbre de la pista de subido y las pistas del pinar de Celorno)

(Peña de la Solana con Lillo y el Susarón, ± 4,8 K / ± 1509 m.a. / 14:20 - 15:00 h./ Punto 8 Mapa)

En la cumbre se estaba muy bien y con unas buenas panorámicas de la zona, como las próximas cumbres del Puerto San Isidro (El Ausente, San Justo, Runción), también de la zona del Puerto de las Señales y Tarna (Mongayu y Peña del Lago), mas las de los Mompodres ( la Polinosa y cía.). Una atalaya ideal para comer el bocata, pues ya era hora, así que no íbamos a dilatarlo más y allí nos relajamos un rato. Tras cuarenta minutos volvemos a cargar las mochilas al hombro y descendemos hacia la pista forestal balizada del PR “La Cervatina”, la cual alcanzamos en poco tiempo.

(Tras unos cuarenta minutos de relax toca descender de la peña y volver a la disciplina del PR)

(De regreso al collau de acceso a la Peña de la Solana, ± 5,6 K / ± 1440 m.a. / 15:15 h./ Punto 7 Mapa)

De nuevo bajo la férrea disciplina del pequeño recorrido, toca dejarse llevar entre baliza y baliza, flanqueados por ambas partes, por precioso bosque de hayas (fayas), trantando de observar si podemos ver algún que otro cérvido. También comentando que tenemos que volver en otoño, que ahora, en primavera, está precioso, pero con la cromática otoñal esta zona alta debe ser de primera especial. Así, sin darnos cuenta llegamos al Arroyo Ruidosos, el cual, sinceramente, no metía mucho rudio, pues casi seco bajaba, lo cual no dejaba de extrañarnos un poco, pues todavía hace tres semanas que se fueron los blancos mantos de nieve.

(Bosque de faya por la izquierda y por la derecha, así hasta...)

(Arroyo Ruidosos, ± 6,2 K / ± 1418 m.a. / 15:30 h./ Punto 9 Mapa)

En nuestro cómodo avance, vamos rodeando la peña de la que nos hemos apeado recientemente. Seguimos agachándonos cada poco para sacar una foto guapa a la flor de turno, al hacerlo con la mochila al hombre, empieza a ser un poco agotador, el recorrido es suave, con poco desnivel, para lo que habitualmente estamos acostumbrados, pero con tanto sube y baja nos está dejando un poco tocados, no sé como acabaremos la jornada, pero… ¡qué nos quiten lo disfrutado!!!

(Rodeando la Peña de la Solana seguimos disfrutando de nuestro cómodo recorrido)

(Seguimos agachandonos cada poco para fotografíar las preciosas florinas)

(La preciosa rosaceaia Anemone nemorosa y una amarilla Coincya monensis)

En plano recorrido por el medio del bosque, la traza va culebreando por las distintas riegas que desciende de lo más alto. Llegamos a un punto donde el bosque empieza abrirse por nuestra derecha, según nuestro mapa (IGN) estamos en la zona del Paseo del Oso, según el mapa del panel modernos (el que veremos al final de nuestro recorrido) estamos en Canto del Oso. Importancia relativa tiene esta pequeña diferencia, pero la alusión al Oso es coincidente y clara. Unos cientos de metros más allá, al abrirse el bosque hacia el NorOeste, nos deja ver una preciosa peña, con una forma muy espacial y singular, miramos el mapa y nos informa que se trata de la Sierra del Arveyal, la verdad que apetece subirla, allí estuvimos lucubrando un poco sobre el tema.

(Paseo del Oso, ± 7,3 K / ± 1410 m.a. / 15:30 h./ Punto 10 Mapa)

(Vistas sobre la Sierra de Arveyal, ± 7,8 K / ± 1390 m.a. / 16:05 h./ Punto 11 Mapa)

Tras la lucubración montañera sobre Sierra del Arveyal, la cual seguimos contemplando en nuestro avance, nos tropezamos con un poste del PR que nos indica que tenemos que girar, esto nos da la pista que ya estamos muy cerca del desvío hacia el tejedal de La Cervatina, al cual no tardamos mucho en llegar. Allí, en un cruce de pistas, nos informa que para acceder a la zona del tejedal tenemos que ascender cuatrocientos metros y después volver para seguir senda para abajo. Como no podía ser de otra manera, hasta contemplar los viejos tejos nos fuimos, ¡faltaría más!, ya metidos en gastos.

(Desvio al Tejedal de La Cervatina, ± 8,1 K / ± 1375 m.a. / 16:15 h./ Punto 12 Mapa)

Recorridos los cuatrocientos metros que nos separan de los texos (tejos), unos metros antes un cercado nos pone en antecedentes. Los ancestrales árboles no se observan muy bien, pues se encuentran tapados por otros árboles, como las fayas, una pena porque intuimos magníficos ejemplares.

Siempre se tiene una sensación muy especial ante este árbol tan mítico y emblemático de la zona Norte, influencia de la Cultura Celta, son muchas las historias y leyendas que de estos centenarios árboles nos cuentan. Influencias de nuestros antepasados aparte, lo que más nos llama nuestra atención en este árbol son tres detalles: su singular forma, tronco y fruto. De las dos primeras las pudimos apreciar "in situ", aunque desde la distancia, no así su rojo fruto, el cual parece que se da en el tejo macho y en otoño alcanzan ese color tan llamativo y característico, pero se ve que nos tropezamos solo con hembras o que era aún poco temprano.

(Tejedal de La Cervatina, ± 8,5 K / ± 1400 m.a. / 16:30 h./ Punto 13 Mapa)

(Una pena, "medio tapados" por otros árboles, no podamos apreciar su ancestral belleza)

Tras la inspección ocular toca volver sobre nuestro propios pasos a la disciplina del PR-LE 28, el cual nos lleva sin remedio hasta el río. Ahora ya todo en bajada, paralelos al arroyo de Támbado y a la peña de Arveyales. Fue en este sector del recorrido donde escuchamos ruido en el bosque y observamos el paso fugaz de un rebeco o cérvido, no llegamos a verlo tan claramente para llegar a distinguirlo. Un poco más abajo tropezamos con otro en las mismas circunstancias visuales. Se nota la influencia del río, es hora de bajar a beber.

(De regreso al desvio al Tejedal de La Cervatina, ± 8,9 K / ± 1375 m.a. / 16:45 h./ Punto 12 Mapa)

(Ahora afrontamos la bajada hasta la cruz de ríos, entre Primulas veris y el paso de los animales)

(También entre los numerosos Dientes de león y otras florecillas más al pie del camino)

En unos entretenidos quince minutejos, donde seguimos sacando fotos a unas cuantas florinas más, estas ya más comunes a las de altura, y contemplando las guapas praderías de Ferreras, alcanzamos la confluencia de los Arroyos Támbado y Rebono, cruzamos un puente que nos permite salvarlos. Estamos en un cruce de caminos, nosotros lo tenemos claro, pero tengo un recuerdo para un nombre que figura en uno de los indicadores que indican hacia Pradera Ferreras, el de “Campomuelle”, muchas veces escuchado en mi Villaverde de la Cuerna del alma, la cual no queda muy lejos de aquí, voltear al otro lado y listo.

(Puente Arroyos Támbado y Rebono, ± 10,7 K / ± 1242 m.a. / 17:05 h./ Punto 14 Mapa)

Seguimos río abajo, bueno, mejor dicho… ¡camino abajo!, el curso del agua será nuestro compañero lateral. Al otro lado contemplamos un viejo caserío con sus corrales, según el mapa el de Fombea. Un poco más abajo la fuente del mismo nombre, la cual no es una fuente al uso, con caño y pilón, tal como nos puede a inducir a creer el panel indicador, sino un nacimiento de un río, uno de esos que estamos tan acostumbrados a tropezar en rutas de alta montaña.

(Fuente Fombea, ± 11,4 K / ± 1235 m.a. / 17:20 h./ Punto 15 Mapa)

En la confluencia del río compañero, el Rebono, con el que coincidimos en lo alto del recorrido, el Ruidosos, comienza una gran pradería en la cual se ha instalado un área recreativa, la de Pegarúas, del mismo nombre que la cercana ermita. Había gente pasando un día familiar, excelente paraje para disfrutar de la naturaleza sin mucho esfuerzo. Aún recordamos cuando aquí estuvimos nosotros con el nuestro rácano Felipe, ¡Uff, cuanto tiempo y que recuerdos!

(Atras dejamos la fuente de Fombea y hacia el área recreativa que vamos)

(Área Recreativa Pegarúas, desvio a la ermita, ± 11,9 K / ± 1225 m.a. / 17:30 h./ Punto 16 Mapa)

Como no podía ser de otra manera, nos desviamos hacia la ermita, en las otras dos ocasiones que por aquí pasamos no lo hicimos y no queríamos que en la tercera volviera a pasar lo mismo. Cogemos un camín a la izquierda que sale justo enfrente de la entrada al área recreativa y en poco tiempo, por terreno totalmente gratinado de flores amarillas (botones de oro que decimos) llegamos hasta ella en pocos minutos.

¡Vaya como estaba de guapo este rincón donde se ubica la ermita de Pegarúas!, todo era contrastes de colores: el verde pradera, el blanco y amarillo de las flores, el color de la piedra de la edificación del siglo XIV, etc… y todo ello con un precioso cielo azul. Un lugar ideal para posar las mochilas y tener un momento nutritivo, el comer una fruta a estas horas de la tarde no viene mal. También para decir que en este escondido rincón se celebra, a primeros de agosto, una gran romería con procesión incluida de la virgen de Pagarúas.

(Ermita Pegarúas, Siglo XIV, ± 12,2 K / ± 1239 m.a. / 17:35 - 18:00 h./ Punto 17 Mapa)

De regreso al área recretativa tenemos un recuerdo de cuando realizamos La Cervatina con unos amigos y el nuestros “Celsillo”, cuando Pablo trajo el su postre “checo” llamado “palachín” y resultó ser los nuestros “frixuelos”, sea cual fuera el nombre de los mismos, aquí los devoramos en un par de minutos.

(De regreso al Área Recreativa Pegarúas, ± 12,5 K / ± 1225 m.a. / 18:05 h./ Punto 16 Mapa)

Damos la espada a nuestros recuerdos y a Pagarúas y seguimos pista para abajo, según el cartel indicador aún nos quedan poco más de cuatro kilómetros u hora y media de marcha, según nos guste más. Aunque a nosotros no nos importa mucho, lo estamos disfrutando con ganas y tropezando con numerosas florinas, estas últimas mucho más habituales y conocidas de nuestros caminos.

(¡Vaya jornada de flores primaverales!)

(Margarita, Pentaglotis sempervirens y Ranunculus bilbosus - botón de oro)

Ya vemos la carretera que va y viene del puerto San Isidro, la LE-331, esto nos hace ir más atentos porque pronto tenemos que girar a la derecha para acometer la recta final hasta la Puebla de Lillo. No tardamos mucho en ver una señal que así nos lo indica, justo donde vemos una caseta sale otra pista terrera que va pareja a las praderías que cortejan al río Silván, esta será nuestra trayectoria, aunque antes mojaremos los labios del agua fresca de una fuente que existe al lado del camino recién tomado, siempre esta bien hidratarse con frecuencia, además el calor de la tarde se deja notar.

(Abandono pista hacia LE-331, giro a derecha.± 13,5 K / ± 1206 m.a. / 18:05 h./ Punto 18 Mapa)

(Un poco de hidratación y afrontamos el último largo de La Cervatina)

(Ya queda muy poco, solo dejarse llevar a la vera de la vega del río Silván)

Pese a que llevamos unos cuantos kilómetros y numerosas ocasiones que nos hemos agachado para fotografiar las flores de La Cervatina, de lo cual ya empieza a resentirse nuestro cuerpo, no renunciamos a tomar otras instantáneas más, -¿cuántas van?, pregunta Mary. Todo ello mientras rodeamos a las calizas del Pico del Aguila.

(Un preciosa orquídea Orquidea Dactylorhiza sambucia, ¡cuerpo a tierra!!)

(¡Ánimo ya queda poco!, el pueblo ya se ve cerca)

(Puebla de Lillo, León, ± 16,5 K / ± 1137 m.a. / 19:15 h./ Punto 1 Mapa)

A eso de las siete de la tarde tropezamos con las primeras casas del pueblo, aunque antes lo habíamos hecho con una instalación ganadera y después un panel indicador de comienzo de ruta, este mucho más moderno que el mañanero. Esta es la segunda ocasión que realizamos la ruta de La Cervatina y en las dos ocasiones la hemos comenzado a la vera del río Celorno y finalizado acompañando el río Silván. Un momento excelente para dejar nuestro mapa en este nuestro reportaje, marcando los puntos “calientes” del recorrido.

(Nuestro recorrido por La Cervatina con los puntos "calientes" del mismo)

Tras repasar el mapa solo queda llegar a los pies del torreón de Lillo y pasar el puente que nos permite cruzar el río que llevamos por compañero lateral durante tres kilómetros. Cruzamos la carretera general y damos por concluida nuestra jornada andariega, nos encontramos ante la fuente de la plaza, donde habíamos aparcado nuestro coche. Dos bares con sendas terrazas invitan a relajarnos un poco y hacer un pequeño repaso de la preciosa actividad que acabamos de finalizar. Tengo que confesar que hoy he disfrutado como un niño por un recorrido muy accesible y de gran belleza, sin lugar a dudas que la exuberante primavera ha contribuido mucho a ello, potenciando las aristas más relevantes del camino, en este caso las florecillas silvestres.

Ahora solo queda esperar a que pase el verano y volver para repetir el recorrido con la cromática otoñal que tanto nos gusta, seguro que no nos decepcionará. Asi que...

¡Hasta pronto!

 

JFCamina

 

Para referencias vistar la sección de León en ww.jfcamina.es

 

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.