Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
León

Cueto Millaró

Ayto.Villamanín, 07/2012

JFCamina, 09/2012

 

Cueto Millaró (Brañacaballo)

Mapas IGN: 103-II "Villamanín" (1998) / 078-IV "Casomera" (1997)

Inicio: Millaró de la Tercia, Ayto. Villamanín - León.

Objetivo Principal: Cueto Millaró (Brañacaballo)

Recorrido: Millaró de la Tercia (1380 m.a.) - Collada Carrozal (1500 m.a.) - Fuente Lasprión (1790 m.a.) - Majada de Carneros (2040 m.a.) - Collada Cuajaura (2093 m.a.) - Pico La Carba (20161 m.a.) - Collada Cuajaura (2093 m.a.) - Cuato Millaró o Brañacaballo (2182 ma.a) - Alto del Sexteo (2048 m.a.) - Pico La Foya (2017 m.a.) - Collada Pico Camino (1790 m.a.) - Valle Arroyo de las Brañas (1545 m.a.) - Millaró de la Tercia (1380 m.a.).

Distancia: ± 16,5 Kilómetros (Recorrido Circular)

Tiempos: 6 horas

Desnivel: 900 mts. de ascenso y su correspondiente descenso.

Terrenos: Pista ganadera y vereda montañera.

Señalización: No.

 

Creative Commons License


Hacía mucho tiempo que teníamos guardado este recorrido en nuestra abultada carpeta de “pendientes”. Nos habían dicho que era una “chombona”, pero, a pesar de ello, nos seguía interesando, el nombre de “Brañacaballo” nos atraía, por lo que hasta el pueblo de Millaró de la Tercia nos fuimos un día que parecía que el tiempo se podría comportar, toda una hazaña dada la primavera tan irregular que hemos tenido. Podíamos haber partido desde otro pueblo vecino, Camplogo, pero teníamos un croquis de recorrido circular que nos parecía muy interesante y salvo nuestras personales variaciones, lo mantuvimos, verdaderamente no nos arrepentimos, así que aquí os queda un pequeño resumen del guapo día refrescante por tierras de La Tercia.

(Millaró de la Tercia, Ayto. Villamanín, León, ± 0,0 K / 1380 m.a. / 12:15 h.)

Para llegar al escondido pueblo de Millaró de la Tercia uno debe estar muy atento al punto kilométrico 96 de la nacional 630, si vas en dirección Pajares – León, en este jito, justo antes de entrar en las curvas que dan la entrada a Villanueva de la Tercia, tienes que desviarte a la izquierda y culebrear unos dos kilómetros de carreterina hasta que llegas al punto de inicio de ruta.


Realmente cuando a él llegamos no teníamos muy claro cómo íbamos afrontar el recorrido circular que, más o menos, queríamos hacer, sabíamos que una pista ganadera rodeaba toda la ladera Sur del Brañacaballo, pero hasta que la iglesia del pueblo captó nuestra atención no sabíamos porque extremo comenzar.

(Por los Prados de la Iglesia a enlazar con la pista del Brañacaballo)

Tras saciar nuestra curiosidad “eclesial” solo quedaba tratar de enlazar por la ladera herbosa de los Prados de la Iglesia con la pista ganadera que salía a mitad del pueblo, que por cierto, se encontraba celebrando las fiestas del Corpus, por lo que los aparcamientos ya comenzaban a escasear un poco.

(Tras enlazar con la pista ganadera todo era mucho más fácil)

(Collada Carrozal, ± 1,3 K / 1500 m.a. / 12:45 h.)

Tras conseguir el objetivo de enlazar con la pista ganadera todo resultaba mucho más fácil, solo dejarse llevar por ella e ir descontando kilómetros hasta llegar al punto de ataque a la cumbre objetivo del día. Así que en poco tiempo nos plantamos en una guapa y vistosa collada, la de Carrozal, con una gran fuente y un viejo perro guardián, el cual no tenía, aparentemente mucho trabajo, ya que los pocos animales que allí había estaban metidos en el redil.

(Vista Oeste de la collada Carrozal: el verdoso valle que dibuja el arroyo de El Reguerón)

(Dejamos atrás al viejo guardían de la collada y ... ¡pista adelante!)

De antemano ya sabíamos que esta marcha por tierras de La Tercia no iba a ser muy de camino, el mapa no engañaba y dibujaba una larga pista entorno a la cumbre, aunque no por saberlo hacía que esto fuera más llevadero, a Mary le gustan más los caminos, aunque después cuando los encuentra muy abandonaos… cada vez está mucho más claro que los caminos de antes son las pistas de ahora, es un hecho que se manifiesta cada vez más. En nuestro transitar por ellas hablamos mucho sobre el tema y siempre concluimos que sin estos nuevos medios de comunicación rural, con absoluta rotundidad, podríamos decir que la ganadería no existiría en la montaña, aunque seguro que habrá unas cuantas opiniones encontradas al respecto.

(Pista arriba, dejando el pueblo cada vez más hundido en el verde valle)

Con nuestra habitual “charleta” vamos “pista p’arriba”, dejando el pueblo cada vez más hundido en el verde valle, del cual nos sorprende lo verde que aún está, estamos ya en el mes de Julio y el verde impera con cierta rabia, así las escobas en flor destacan con más fuerza.

(El Amarillo sobre el verde deja un guapo y rabioso bodegón campestre)

El día está espectacular, el cielo casi totalmente azul y tira una ligera brisa que hace que el calor no sea agobiante, lo cual siempre es de agradecer al caminar por estas tierras de La Tercia, donde el sol suele castigar sin piedad. A pesar de la bondad climatológica el avance es muy tranquilo, así, casi cumplida una hora de marcha, aún no hemos completado 2,5 kilómetros, encontrándonos justo en una gran curva que tiene un desvío a la derecha, el cual despreciamos, se trata de un ramal de la pista ganadera que se adentra en la base del Cueto Millaró o Brañacaballo, nosotros seguimos por el ramal de la izquierda, en dirección a La Vela y Lasprión.

(Pista a la izquierda, hacia La Vela y Lasprión, ± 2,3 K / 1640 m.a. / 13:10 h.)

Al poco de dejar atrás el ramal despreciado nos encontramos unas vacas que más que ganado vacuno parecía cabripo, ¡menudos saltos que pegaban!, se asustaban exageradamente ante nuestra presencia y repegaban por el lateral reballoso de la pista, como si cabras o rebecos fueran, nos sorprendió su extraño comportamiento, realmente estaban un poco “locatis”.

Tras lograr, no sin cierta dificultad, a la manada de alocadas vacas pronto vemos la cumbre del día, aunque lo que más nos llamaba nuestra atención era unas preciosas montañas rocosas que al Nor-Oeste contemplábamos., se trataba de la zona de Casares y sus “Tres Marías”, una marcha montañera que no tiene nada que ver con la que ahora estamos realizando, aunque algo tendrá esta cuando la gente viene hasta aquí, aunque para saberlo aún tenemos que seguir por la pista “p’adelante”.

(-Mira... ¡Las Tres Marías!)

Con la distracciones de la zona del Puerto Pajares y Casares llegamos a otro cruce de pistas, la de la derecha es la que atraviesa, a media, ladera, o por su base, según cada uno quiera interpretarlo, la pirámide el Brañacaballo. Por la documentación consultada, tenemos referencias de que si cogemos la de la derecha, al poco, cogeremos la “arista” Sur que nos lleva hasta la cumbre, pero a nuestra izquierda observamos una gran pradería llena de ganado, Fuente Lasprión, la cual nos atrae mucho más y desde ella alcanzaríamos la arista Oeste de la cima objetivo del día.

(Pista a la izquierda, hacia Fuente Lasprión, ± 3,6 K / 1800 m.a. / 13:40 h.)

(Entre una subida por "monte bajo" y una preciosa pradería.... ¡la elección es sencilla!)

(Fuente Lasprión, ± 4,0 K / 1790 m.a. / 13:50 h.)

Estaba muy claro que entre una subida por "monte bajo" y una preciosa pradería.... ¡la elección era sencilla!, la llamativa zona de Fuente Lasprión, cargada de ganado, las vacas roxas con sus guapos xatinos son un atractivo difícilmente de ignorar, además nos haría la subida al Brañacaballo mucho más guapa y entretenida.

(Atras dejamos las vacas y sus retoños y afrontamos la subida para alcazar la cumbera Oeste)

(Visual del enlace de las dos pistas)

Tras unos momentos de relajo y fotografía, dejamos atrás la fuente, las vacas con sus retoños y afrontamos la subida para alcanzar la cuerda de la cumbrera Oeste, la cual no nos costó mucho trabajo porque el terreno estaba muy limpio, casi recién desbrozado, lo cual siempre es un motivo de alegría.

(Cuerda montañera del Cuetu Millaró, ± 5,1 K / 1950 m.a. / 14:20 h.)

Nada más alcanzar el descansillo que nos permite avanzar casi directos hacia la cumbre contemplamos unas preciosas panorámicas de las montañas de la Cordillera, la que tenemos más cerca y nos resultan muy conocidas, desde el próximo Cellón hasta el Estorbín de Valverde, sin olvidarnos de la zona del resto de cumbres del Puerto Pajares. Son unos momentos de recuerdos de las diversas excursiones que por ellas realizamos, frases como: - ¿Recuerdas cuando me hicisteis bajar por la ladera fea del Estorbín?, -¡Quejica!, fue idea tuya, así que…, o recuerdos de lo malo que estaba el terreno, cotollal por todos los lados, cuando subimos hasta el “Tres Concejos”, etc…

(Desde Tornín hasta el Estorbín de Valverde)

Íbamos caminando con nuestros recuerdos, directos a la cumbre, cuando reparamos que, a nuestra derecha, sobresale una guapa picacha, -¿Cuál será?, miro el GPS, -Ye el pico La Carba de 2.161 m.a., casi tan alto como el que queremos subir, -¿Vamos?. Así, sin dudarlo mucho, según el nuestro “aparato guía”, en la zona de la Majada de Carneros, giramos a la izquierda y atravesamos, a media ladera, la falda Nor-Occidental del Cueto Millaró, en nuestro avance comentábamos que a este paso íbamos a transitar por todas las aristas de la pirámide del Brañacaballo.

( Giro a la izquierda, Majada de Carneros, dirección Pico La Carba, ± 5,9 K / 2040 m.a. / 14:45 h.)

Alcanzar la cumbre del pico La Carba no era directa, antes teníamos que alcanzar una collada, Cuajaura, que divide a los dos picos cercanos, al que íbamos y al que ahora vamos, pero antes teníamos que pasar por un buen chancal de piedras que impedía el avance rápido y limpio que tanto nos gusta.

(Collada Cuajaura, entre el Brañacaballo y el Pico La Carba, ± 6,6 K / 2093 m.a. / 15:00 h.)

Tras superar la pequeña dificultad que siempre ofrece un chancal el alcanzar la nueva cima propuesta fue fácil y resultó muy grato contemplar desde ella numerosas panorámicas, más o menos, conocidas, lo que siempre da un cierto regusto, aunque también nos recuerda cotas que aún no hemos alcanzado y sigue durmiendo en nuestra carpeta de pendientes, como los altos de la zona del puerto de Piedrafita, el cual tenemos muy cercano, casi a nuestros pies.

(Desde el Brañacaballo al Puerto de Piedrafita)

(Pico La Carba, ± 7,0 K / 2161 m.a. / 15:20 h.)

(Tras nuestro el Cueto Millaró y, en la siguiente, las lindes cumbreras del nuestro concejo Allerano)

En la cumbre del Picu La Carba nos dío las tres de la tarde, era la hora de nutrirnos un poco, pero como dije al comienzo, tiraba una pequeña brisa que hacía un tanto incómodo pararse a comer en lo alto de la cima, por muy visual que esta fuera, así que decidimos bajar hasta la collada Cuajaura para realizarlo más cómodamente y de paso relajarnos un poco más echando un “pegarciucu”, es decir, una pequeña siesta, es una de las ventajas de las excursiones veraniegas, el día da para mucho, incluido este pequeño placer terrenal.

(Dejamos la cumbre de La Carba para subir al Brañacaballo, pero antes.... ¡relax montañero!)

(Collada Cuajaura, entre el Brañacaballo y el Pico La Carba, ± 7,4 K / 2093 m.a. / 15:40 - 16:30 h.)

Tras una hora de “relax montañero” afrontamos, ¡ahora sí!, el ataque a cumbre del Cueto Millaró, justo por la cara opuesta por la cual, inicialmente, teníamos previsto hacerlo. Pero antes nos deleitaríamos contemplando las guapas panorámicas que esta subida tiene desde esta vertiene Norte, especialmente el valle del arroyo de Riosal con el pueblo de Piedrafita en lo fondero del mismo.

(Valle del arroyo de Riosal con el pueblo de Piedrafita en lo fondero)

(Una mirada hacia atrás para contemplar la cumbre recién abandonada)

(¡Ahora sí!, directos a la cumbre del Brañacaballo o Cueto Millaró)

Faltaban unos veinte minutjeos para las cinco de la tarde cuando alcanzamos la cima del Brañacaballo o Cueto Millaró, ¡ya era hora!, dijo Mary, realmente habíamos estirado bien el recorrido para llegar a esta “poblada” cumbre, ya que no estábamos solos, numeroso ganado vacuno, en ella se encontraba, menos mal que estas estában un poco más "socializadas" que las de la falda del Cueto.

(Cueto Millaró o Brañacaballo, ± 8,0 K / 2182 m.a. / 16:40 - 17:00 h.)

A Mary, la subida no le había gustado mucho, pero realmentes tenía uns panorámicas excelentes, especialmente hoy con el día tan claro que teníamos, si no hubiera sido por el ruido del viento que tiraba habría grabado un video de 360º pero el ruido impediría escuchar la amplia relación de cumbres que desde esta “chombona”, ubicada a 2.182 m.a., podemos cómodamente contemplar.

(Panorámica "fronteriza":Desde el Puerto Pajares, al de Piedrafita, Vegarada y San Isidro)

(Panorámica Sur-Oriental: La Montaña Central Leonesa)

A la relación de cumbres de la linde entre Asturias y León, ahora debemos añadir las cumbres de la Montaña Central Leonesa, las del cercano Fontún o las del Correcilla o Polvareda, lo cual siempre es un placer contemplarlas, especialmente cuando ya las ha ascendido, sientes un orgullo especial de que así sea.

Tras el recuento de cumbres (apuntando alguna para nuestra carpeta de pendientes) y una pequeña sesión fotográfica, ya a las cinco de la tarde, tocaba empezar el camino de regreso, realizar el otro trazo de la circunferencia que hoy pretendíamos hacer y para ello teníamos que descender por la cumbrera Oriental de la cumbre, por la tercera arista de la misma, solo nos quedaría una para afrontar las cuatro que tiene esta pirámide o “chombona”, que esconde al leones pueblo de Millaró de la Tercia.

Así, por una pequeña vereda montañera que se dibuja monte abajo, comenzamos a descender, sin mucha dificultad, entre vistosas panorámicas montañeras y algún que otro “xatín” despitado que otro, la dirección está clara, al fondo vemos la pista que ya conocemos y en su momento nos olvidamos de ella, ese es nuestro objetivo, aunque antes pasaremos por algún jito montañero que el mapa nos reseña, como el Alto del Sexteo y el pico La Foya, otros dos más para la “libretina” de Mary.

(Entre "Xatinos" con cara de despistados y ...)

(.... preciosas panorámicas calizeras vamos descendiendo cómodamente)

(Primero descendemos hasta los 2031 m.a. para luego subir hasta el Alto del Sexteo)

(Alto del Sexteo, ± 9,3 K / 2048 m.a. / 17:30 h. / El Brañacaballo y La Carba detras)

(Nos encontramos con algún que otro "parapeto" que nos hace pensar en algo bélico)

Primero descendemos hasta los 2031 m.a. para luego subir hasta el Alto del Sexteo, desde tomamos una foto de los dos picos que vamos dejando atrás, El Brañacaballo y La Carba. Nos encontramos con algún que otro "parapeto" que nos hace pensar en algo bélico, aunque igual es una protección para que el ganado no se despeñe, la caída hacia el valle del arroyo de Riosal es importante. Seguimos avanzando con cierta comodidad, aún dandole la cara al Correcillas o Polvoreda, el cual brilla con fueza, aún no giramos, no lo tenemos previsto hasta llegar el Pico la Foya.

(Pico La Foya, ± 10,3 K / 2017 m.a. / 17:55 h.)

Alcanzamos el Pico la Foya, aquí vemos que el pista está muy cerca y, a pesar de que el monte está mucho más tupido de piornos, nos apeamos de la cumbera que venimos siguiendo tirándonos ladera abajo, pronto nos daríamos cuenta que esto fue un error. Efectivamente, visto lo visto, debíamos de seguir cresteando hasta el próximo pico, el de La Pizarra y desde allí bajar por un terreno mucho más limpio, pero la proximidad de la pista nos indujo al error, cuando nos dimos cuenta ya era un poco tarde, así que… ¡a lo fecho… pecho! y a “pelu gochu”, por el piornal abajo, en busca de la pista.

(A “pelu gochu”, por el piornal abajo, en busca de la pista)

(Enlace con pista ganadera, ± 11,5 K / 1860 m.a. / 18:30 h.)

Tras alcanzar la pista comentamos mi error de cálculo, pensaba que el tramo a “ desbrozar” era corto, ¡igual sí!, pero nos pareció eterno, especialmente comparándolo con lo cómodo que habíamos andado toda la jornada. Superada esa fase solo quedaba dejarse caer, pista abajo, en dirección a Millaró, la cálida luz de la tarde, sobre el Pico Camino, nos animaba a bajar sin mucha prisa.

(Collada Pico Camino, ± 12,3 K / 1790 m.a. / 18:45 h.)

Antes de enlazar con la pista habíamos observado que un 4x4 pasaba por ella y seguía la dirección que nosotros teníamos pensado, ahora, cuando vamos transitando por la traza prevista ponemos en dudas de que esto así fuera, ya que la pista se va cerrando más y más, la vegetación la cubre casi por completo, las piedras en el camino son grandes, -¿por dónde se habrá metido?, vemos que por allí pasó, las rodadas así lo indican pero…. ¿cómo?

(Entre una pista cubierta casi en su totalidad descendemos hasta Millaró)

(Valle del arroyo de Las Brañas, ± 14,7 K / 1545 m.a. / 19:30 h.)

Entre la cuitas de que si el 4x4 pasó por aquí o no, vamos cerrando la circunferencia, esta “semi” se nos antojó un poco más larga que la primera, realmente, con los números en la mano, así es, menos mal que la vieja iglesia del pueblo nos hizo un guiño, ya que si hubiéramos afrontado el recorrido por este lado igual no hubiéramos alcanzado la cumbre, pues llega un momento que te aleja en exceso del objetivo y esto mina un poco la moral.

(¡Uff!, que arriaba queda!, seguro que subimos por aquí....)

Así con las revueltas oportunas entorno al arroyo de Las Brañas, una preciosa zona, un tanto diferente a la ladera del Brañacaballo, confluimos justo entre los arroyos de Matamalas y Praos Cimeros, a los pies del pico principal del día, casi no podíamos mirar para arriba de los cuesto que estaba, menos mal que por aquí no empezábamos. Cruzamos, por unos puentes, el recién nacido arroyo de Millaró y descontamos los últimos metros para cerrar la circunferencia montañera del día, la sombra de los árboles, más o menos, ribereños nos viene muy bien para descansar un poco y repasar el mapa del recorrido que estamos a punto de culminar.

(A la sombra de los árboles "ribereños" del arroyo de Millaró comprobamos el mapa del día)

(Nuestro recorrido por el Brañacaballo / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA.2009’)

Al comienzo comentábamos que el pueblo estaba en fiestas y a esta no le puede faltar su personal partida de bolos, así cuando entramos en él allí estaban los “lugareños”, los habituales y los que están fuera, disputando la típica partida de bolos leoneses que tan buenos recuerdos traen a mi persona, otro momento para contarle a Mary cuando yo en Villaverde de la Cuerna…. – Félix, ¿Cuántas veces me los vas a contar?

(Millaró de la Tercia, Ayto. Villamanín, León, ± 16,5 K / 1380 m.a. / 20:00 h.)

A las ocho de la tarde, casi ocho horas después del inicio, damos por terminada la jornada montañera entorno al Cueto Millaró o Brañacaballo, esa vistosa “chombona” , tal como alguien me la describió en su día. Recalco que a Mary no le gustó mucho, pero a un servidor sí, no es una de esas rutas espectaculares pero creo que está bastante bien, cómoda de andar, si no te complicas la vida, y con una buenas panorámicas, por lo que rápidamente me ofrecí para escribir este pequeño reportaje de nuestra experiencia por otra cumbre más de la vecina Montaña Central Leonesa, a la cual me une lazos de sangre y simpatía, por lo que acudimos a ella con cierta asiduidad con el fin de conocer las dos vertientes de nuestra querida Cordillera Cantábrica, poco a poco, este objetivo lo vamos consiguiendo así que...

¡Hasta la próxima!

 

JFCamina

Para referencias sobre la zona correspondiente en www.jfcamina.es

 

Aller: Pico Estorbín de Valverde

Aller: Pico Tres Concejos

León (Pto.Pajares): Las Tres Marías


León (Pto.Pajares): Picu Cellón (1)


León (Pto.Pajares): Picu Cellón (2)

León (Pto.Pajares): Pico Fontun


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.