Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Picos de Europa
Zona de Lagos de Covadonga
Asturias

El Yultayu

Lago Ercina, 07/2008

JFCamina, 05/2011

 

El Yultayu desde los Lagos de Covadonga

(Excelente balcón aunque...)

Mapa M. Adrados: "Macizo Occidental Picos de Europa"

Mapas I.G.N.: 55-II "Iguanzo" (2000) y 55-IV "Caín" (2000)

Inicio y fin : Lagos de Covadonga, P.N Picos de Europa, Asturias.

Recorrido: Lago Ercina (1.106 m.a.) - Majada Las Bobias (1.220 m.a.) - Collau el Jitu (1.619 m.a.) - Picu Yultayu (1.940 m.a.) - Descenso por Collau las Cruces (1.571 m.a.) - Refugio Vega Ario (1.630 m.a.) - Collau el Jitu (1.619 m.a.) - Lago Ercina (1.106 m.a.).

Desnivel Ascenso: 934 mts. ( 834 + 100) y su correspondiente descenso.

Distancia: ± 23 kilómetros.

Tiempo: 10 h. horas de caminata, contemplación, comida y charraneo.

Terreno: Vereda caliza montañera.

Señalizacion: PR-PNPE-4 "Vega de Ario" y Jitos.

Sin el tesón de las Chicas del grupo no hubiéramos subido a tan impresionante pico, así que la recuperamos con mucho cariño de nuestro desaparecido blog, no queremos tenerla más tiempo encerrada en el disco duro de nuestro PC, así que... ¡disfrutarla!

Creative Commons License


 

Era martes, 22/07/2008, estábamos tiraos en la playa recuperándonos de nuestras andanzas por los Pirineos, sonó el móvil, era Luis:

- ¿Vamos al Yultayu el Jueves?

- Bueno, creo que va hacer buen tiempo, lo podemos intentar, voy hacer unas llamadas.


El Jueves, 24, allí estábamos, faltaba gente, las vacaciones es lo que tienen, se dispersa mucho el personal, para los que nos habíamos podido reunir nos esperaban unas nueve horas de marcha por lo mejorcito de Los Picos de Europa, del lago Ercina (1.106 m.a., el superior de los Lagos de Covadonga) al Picu Yultayu (1940 m.a.) pasando por la Vega de Ario (1630 m.a.), ¡no estaba nada mal!

El tiempo no era tan bueno como esperábamos, el día anterior Alfonso ya me había llamado avisando, estaba nervioso e impaciente, ¡no importa!, iba a llevar varías rutas alternativas para no perder la oportunidad de realizar una actividad conjunta de montaña. Así que, animados por el optimismo de las chicas del grupo, nos lanzamos carretera arriba para alcanzar lagos de Covadonga. Cuando nos apeamos de los coches, Alfonso nos mira con carina de corderín,

- ¿Qué hacemos?, - ¡Para arriba!, dice Chary, ¡Hoy abre!



(Lago Ercina 1.106 m.a. 9:30 h.)

La mañana no se presentaba muy buena, la niebla no ayudaba a ser optimista. El convencimiento de las chicas, aunque no todos estaban igual de convencidos, sirvió para dar la orden de marcha, yo tenía, y tengo, la seguridad de que si ellas no hubieran estado allí, la ruta no se habría realizado. Así que tomamos la margen izquierda del lago para coger el buen camino, el cual, hasta la vega de Ario está señalizado con balizas y marcas de pintura (PR-PNPE-4) "Vega de Ario".


(Alguna clara comienza aparecer, esto nos da un combustible extra)

Poco a poco comenzamos a ascender, el ganado levanta la cabeza a nuestro paso, ¿dónde irán estos?, atrás vamos dejando las pequeñas cabañas de las brañas de La Veguina y El Brazu, a la sombra del picu Llacia, el camino está muy transitado y no parece que tenga perdida, el color verde domina el entorno, todos vamos diciendo lo mismo: “si no vienen las chicas ya habíamos dado la vuelta”, ya que la niebla no parecía que se iba a disipar rápidamente.



(Majada Las bobias ± 1.220 m.a. 10:30 h. 1 h / ¿Qué pensaría Alfonso?)

En una hora, de plácido y cómodo caminar, nos plantamos en la majada de Las Bobias (±1.220 m.a.), la niebla se resiste a marchar, la pasamos entre ovejas y niebla, saludamos al pastor y un poco más allá nos encontramos con la singular fuente-bebedero de la Canaleta, aquí Alfonso nos comenta que existe la posibilidad de pasar a la conocida majada de Belbin, ¡al regreso podemos hacerlo!, ¡ya veremos!


(Excepto el fotógrafo, todo el grupo en la fuente de la Canaleta)

A partir de la fuente el camino cambia considerablemente, la estupenda alfombra de hierba verde deja paso a las irregulares rocas calizas, además la cosa comienza a ponerse un poco más cuesta, aunque el camino sigue bien señalizado, vamos por el PR PNPE-4 "Vega de Ario".


(Para compensar mi ausencia en la foto de la fuente tiran una, con la atenta mirada de Luis)

Vamos camino de alcanzar los 1.400 metros de altitud, dos horitas de marcha, el camino mantiene una ascendente constante la cual nos permite caminar con cierta comodidad. Nos encontramos con una pareja de Granada, que ha pasado la noche arriba, y le preguntamos como está allí: - La niebla va y viene, dicen ellos, esto nos anima un poco.



(La caminata es larga, esto nos permite tener tiempo para charrar sobre todas las cosas pendientes)



(Luis dándole a la lengua con las chicas)

A punto de alcanzar el Collau del Jitu nos encontramos con otro par de caminantes, tratamos de conseguir información y lo único que sacamos en claro es que son Italianos y que el que estaba delante de nosotros esperaba a otro que venía por detrás, pronto nos adelantará y les perdemos de vista, no supimos más de ellos. Como podemos observar a lo largo del día Los Picos de Europa tiene mucha proyección, no solo nacional, sino internacional.



(Los italianos van ligeritos y pronto nos adelantarán)

Tras caminar unas 3 horas y recorrer aproximadamente unos 7 kilómetros alcanzamos el Collau del Jitu (1.619 m.a.), una pantalla gris nos recibe, un montañero nos comenta que llevaba allí una hora esperando ver el comportamiento de la niebla, al final se daba la vuelta, ¡hoy no es el día!



(Collau el Jitu 1.619 m.a. 12:30 h. 3 h. ± 7 kms. / Chary & Mary con un fondo totalmente gris)

Curioseando la roseta que nos indica en que dirección están ubicados los picos más representativos de la zona, aprovechamos para beber un poco de agua, en resumen, haciendo tiempo para ver lo que pasa con la pesada niebla. ¿Qué hacemos?, ¿Nos vamos al Refugio o afrontamos la ascensión? , - ¡Al Yultayu!, parece que está abriendo, dicen las chicas, ¡quien si no!



(Luis lucubrando sobre las líneas que indican la posición de los gloriosos picachos)

Tomada la decisión, no se si compartida por todos, se escucha la pregunta típica, ¿por donde vamos?

- Alfonso, ¿que senda o dirección tomamos?
- No se, no me acuerdo mucho, ¿mira el GPS?, dice él.
- ¡Menudo guía!

El GPS iba encendido desde el inicio de la ruta, con niebla no íbamos a tentar al diablo, así que lo saco y compruebo que, mirando al objetivo, tenemos dos posibilidades:

1ª Podemos girar a la izquierda, en dirección el refugio, y desde allí, atravesar toda la vega de Ario, pasar al collau Las Cruces y la final de la canal de Trea, para tomar la cuerda que nos lleve a la cumbre del Yultayu.

2ª Tiramos de frente con ligero giro a la derecha para tomar una estrecha senda, con escasos jitos, que nos lleva por debajo del Cuvicente (2.016 m.a.) para desde allí alcanzar la cumbre deseada.

Realizaremos las dos, la última para subir y la primera para bajar, ¿de acuerdo?, a todo el mundo le pareció estupendo.


(Dejamos atrás el Collau del Jitu)

Tomada la decisión iniciamos la marcha, dejamos atrás el Collau del Jitu, descendemos un poco para afrontar la aventura de la subida al picu deseado, buscando los jitos que nos llevaran por el buen camino, tarea un poco difícil porque no los veíamos con la frecuencia deseada, además la senda viraba cada vez más a la derecha, nos alejaba de nuestro objetivo, no lo teníamos muy claro, la escasez de jitos nos hacían dudar de si la decisión tomada había sido acertada.



(Con muchas dudas caminamos por lo que creíamos era el buen camino)

En una de estas, la niebla se levanta y nos deja ver la cuerda de la primera alternativa, ¡por allí está subiendo gente!, esto nos desanima un poco y decidimos ir virando hacia la izquierda, bordeando en el jou La Cistra, en diagonal, para tratar de confluir con la otra dirección.



(Luis iniciando la subida a uno de los numerosos porros que nos vamos encontrando, José Luis delante)

La tarea no era nada fácil, lo de tratar de pasarse al otro lado, no eran tan sencillo, teníamos una gran zona de jous, con muchas pequeñas subidas y bajadas, pero con mucha paciencia lo vamos haciendo, aunque para alguno, aparente, le costaba un poco de trabajo, es aquí donde Alfonso, sacó ese médico que lleva dentro y le tomó el pulso a Luis, le parecía que iba muy acelerado, cosa que le llamó mucho la atención, a nosotros no tanto, son muchas excursiones juntos, a última hora nos la tomamos todos para comparar.



Los rebecos estaban un poco boquiabiertos al vernos en plan “médico”, que pensarían de nosotros!, “vaya pandilla…”. El supuesto “acelerau” se desvío un poco de nuestro rumbo, con la disculpa de encontrar un camino mejor, sabe Dios que iría pensando, el caso es que si le hubiéramos seguido igual la cosa hubiera mejorado un poco, aunque tan poco íbamos tan mal, lo que pasa es que se nos hizo muy largo y pesado.



(Luis se pira para soltarse un poco de la presión médica y buscar un camino más cómodo)

Tomando como referencia la ascensión del otro lado, vamos acercándonos hasta la base de la gran mole caliza del Picu Yultayu, miramos hacia atrás y podemos ver tímidamente la vega de Ario y su refugio, la niebla no acaba de largarse de una vez, aunque no es muy espesa y nos va a permitir subir tranquilamente, otra cosa será las vistas que desde arriba tengamos.


(Miramos tantas veces arriba como abajo)


(Hacia abajo podemos ver la vega de Ario junto a su refugio)

Tras caminar durante una hora nos encontramos en el punto donde deseábamos, cuando tomamos la decisión de cambiar el sentido de la marcha, ¡al fin! habíamos confluido con la senda que venía por el lado opuesto al que nosotros iniciamos la marcha. Ahora teníamos de frente y en línea al Yultayu, solo quedaba ir ascendiendo lentamente por su ladera caliza, y, además, la niebla se había ido y podíamos ver hasta la silueta de la gente que en su cumbre se encontraba, ¡menos mal!, las chicas se inflaron de gloria, ¡ya decíamos que iba abrir!, decían ellas muy ufanas.


(Alfonso y José Luis son lo primeros en observar el último tramo de ascensión)

Era la hora del bocata, casi las dos de la tarde, no habíamos parado nada para comer, solo un poco de agua y unos frutos secos sobre la marcha, no obstante, se acuerda, no parar hasta alcanzar la cumbre, ahora afrontamos la etapa más dura pero más gratificante.



(Con el bocata pendiente de zampar, afrontamos la última etapa de la subida)


(Para José Luis era la primera excursión por los Picos de Europa, no estaba mal para ser la primera)


La niebla vuelve a entrar de nuevo, ¡poco duró!, solo que ahora se quedaría por debajo de nosotros, pues íbamos en ascensión por encima de las nubes, un inmenso mar de ellas a nuestros pies y un cielo tímidamente azul por encima de ellas.

- ¡Como en Peña Castil!

- ¡Justo hace un año!

- ¡Impresiona!


(La verdad que la situación impresionaba un poco)

No paramos, en todo momento, de mirar hacia atrás, casi más que para arriba, así durante los 45 minutos que duró la ascensión, ¡al fin!, Alfonso y José Luis alcanzan la cumbre, Luis y un servidor detrás, y después la chicas, que, como casi siempre, llevan otro ritmo diferente al nuestro, no es precisamente más lento.

Bueno, ¡no ha estado nada mal!, 4h 45’, casi cinco horas para 11 kilómetros y un desnivel cercano a los 1.000 metros (± 934), ya que aunque el desnivel entre el punto inicial y el final es de 834 mts debemos sumarle unos 100 por las bajadas y subidas que nos hemos encontrado, ¡que importa!, lo realmente interesante es que lo hemos conseguido.



(Oteando el horizonte, nada que ver con un día despejado, pero…¡ que la vamos hacer!)

Ya en la cumbre todo es mirar al frente y hacia arriba, ya que hacía bajo no se puede ver nada, ¡una pena!, pues este pico tiene una caída en vertical de 1500 metros sobre el pueblo de Cain (460 m.a.), ¡menuda impresión!, pero como díjo un montañero que nos encontramos en el Collau el Jitu: ¡hoy no es el día!, nos tenemos que conformar con llegar y contemplar las grandes cumbres del Macizo Central, Torrecerredo, Cabrones, Dobresengo, Tesoreo, etc… y la verdad es que nos conformamos, ¡vaya que si nos conformamos!, ¡quién nos lo iba a decir esta mañana!, pero…¡aquí estamos!, ahora toca disfrutar un poco de tan impresionante situación.

(Picu Yultayu 1.940 m.a. 14:20 - 15:00 h. 4 h. 45´ ± 11 kms)



(Nadie quiere dejar de sacar una foto ante tan impresionante cumbre, incluido un servidor)


(La foto del Grupo no puede faltar…)


(…y las de las chicas tampoco)

En la cumbre había tres personas, dos extranjeros que tenían montado el vivac en la vega de Ario, incluido perrito, y un vasco, de pocas palabras, que nos sacó unas cuantas fotos. La pareja extranjera estaba cocinando con un infiernillo una especie de sopa, la cual no tenía muy buena pinta. Estábamos en estas cuando empezó a llover, habíamos llegado sobre las 14:30 h. y no llevábamos ni veinte minutos cuando el agua nos obliga a tomar la decisión de comer el bocata más abajo, el miedo a bajar sobre las rocas mojadas fue superior a las ganas de comer el bocata, ¡que le vamos hacer!, ¡bastante habíamos conseguido!, ¡damos la vuelta!


(En dirección al Cuvicente, por donde deberíamos bajar si las circunstancias hubieran sido otras)


(Con un poco de pesar y unas gotitas de agua, iniciamos el descenso)

Casi al final del último tramo de la ascensión principal, donde habíamos confluido con el trayecto que habíamos desestimado, montamos el telar para comer el bocata, en el cual no echamos mucho tiempo pues el agua estaba amenazando caer fuertemente sobre nosotros, mientras estamos en la faena pasa el vasco que arriba nos había tomado las fotos, la otra pareja debía seguir con el potaje. Nosotros apuramos la comida y reiniciamos el descenso, ya teniendo que sacar nuestras capas para no ser empapados del líquido elemento.



(Ahora vamos en dirección al Collau Las Cruces y el final de la canal de Trea)

Ahora, el descenso lo realizamos por la cuerda de la propia montaña en dirección al collau Las Cruces (1531 m.a.) y dejando de lado el final (en sentido ascendente) de la canal de Trea, la cual finaliza en la archiconocida senda del Cares, en el famoso puente de Bolín, en donde habíamos estado nosotros no hacia ni un mes.



(Cuerda de subida, en primer plano la de bajada y en diagonal la de subida)

Vamos bajando con pena, pues el tiempo vuelve a mejorar y la cumbre se observa totalmente limpia de niebla, ya nos hemos despojado de nuestras capas y tomamos una hermosa foto de grupo con el Picu Yultayu a nuestras espaldas, la verdad que estamos contentos por la decisión tomada por la chicas y refrendada silenciosamente por el resto, para otra ocasión será el hacerlo en un bonito día soleado.



(De izquierda a derecha de la pantalla: Mary, Chary, Alfonso, Joé Luis, J.Félix y Luis)


(Collau las Cruces 1.571 m.a. / Foto de la cumbre y otras que con seguridad no ascenderemos)

Antes de llegar a la vega de Ario debemos cruzar una gran zona rocosa, con muchos furacos y sumideros, típica zona de los Picos de Europa, nada fácil de caminar y la cual nos lleva un poco de tiempo, la señalización aquí ya vuelve a ser vertical y por rayas.



(Negociando la última parte de esta angosta zona que nos dará paso a la Vega de Ario)

Al final alcanzamos el inicio de la conocida vega, pero la decepción fue grande pues nos encontramos con unos montajes un poco raros, no precisamente de los pequeños iglús que allí vivaqueaban, sino unos muros de piedra cubiertos por toldos azules, con todos los trastes desparramados por el suelo, ¿que pintaba aquello allí?, suponemos que algún tipo de autorización tendrían para estar instalados, pues no parecía que fuera puntual. Bueno, el caso es que no nos gustó mucho, me imagino que al resto de ciudadanos que allá estaban, ¡tampoco!, la imagen no era muy buena.



(Una foto para el olvido)

Tras caminar unos 4 kilómetros en 1hora y 10” llegamos al Refugio Marques de Villaviciosa ( Vega de Ario, 1.630 m.a.), el cual estaba cerrado, el chico que nos encontramos en la cumbre estaba esperando haber si llegaba el guarda, nosotros como ya eran las cinco de la tarde, y no pensábamos quedarnos, nos dirigimos camino al Collau del Jitu para iniciar el descenso hasta los Lagos de Covadonga.


(Refugio Vega Ario 1.630 m.a. 6h. ± 15 kms)

Ahora, en las tranquilas praderías de Vega de Ario, es un buen momento para visualizar el pequeño video que grabamos justo de la ascensión al pico y su correspondiente descenso, llama especialmente la atención el viaje por las nuebes que hemos realizado, una experiencia de la cual uno siempre se maravilla.

 

 

Tras 20 minutos alcanzamos el Jitu, nos damos la vuelta y vemos el cielo casi azul, ¡jo, que rabia!, ¡que importa!, lo realmente importante fue el estupendo día que hemos pasado, las más de 10 horas que nos hemos tirado dando la lengua, charrando, de todo, de lo divino y de lo humano, haciendo la goma para elegir compañero de charla según procediera o todos juntos, en resumen un día: IMPRESIONANTE, donde la niebla no pudo con nosotros y nos respetó hasta donde nuestra prudencia marcaba el límite, que realmente nunca lo sobrepaso.

(Collau el Jitu 1.619 m.a. 6 h. 30´ ± 16 kms)

Desde el refugio hasta el lago Ercina nos llevaría casi tanto como subir, menos de tres horas, es normal pues aunque ya habíamos tocado todos los temas de conversación parecía que aún quedaba alguno sin hablar, tan enfrascados íbamos en las conversaciones que llegó una momento que nos confundimos de camino, cuando nos dimos cuenta hubo que deshacer el trayecto andado.


(En la majada de Las Bobias, entre la niebla, nos encontramos con hermosas y tiernas postales)

La idea inicial de pasar a la majada de Belbin, como era de esperar, no se realizó, la niebla se encargó de que desistiéramos, ¡no importa!, la dejamos para la excursión anual que hacemos en torno a los Lagos de Covadonga en esos días soleados y guapos del invierno asturiano.


(Lago Ercina 1.106 m.a. 19:45 h. 10 h. ± 23 kms / Alfonso, el promotor de la subida al Picu Yultayu)


(Las chicas, a su marcha, finalizando la excursión-ascensión)

Son casi las ocho de la tarde, hace más de diez horas que hemos salido, hemos recorrido unos 23 kilómetros, dejo aquí nuestras notas sobre el cuaderno de campo, con unos simples croquis de lo realizado, los antecesores del Google Earht, vemos:

 

(El Google Earht de antaño)

 

Ya en el lago Ercina solo nos queda tomar un cafetín de despedida, durante el cual se planteo un largo debate sobre cosas cuasi-divinas, irrepetibles por escrito, se ve que habíamos tenido poco tiempo de convivencia, la jornada se alargó bastante y todos llegamos a casa bien entrada la noche, ahora solo queda esperar la marcha del año que viene.

JFCamina

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.