Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Zona: El Pino
Pinganones de La Pola Vieya
Asturias / Concejo de Aller

La Pola Vieya,03/2021

JFCamina, 04/2021

 

Pinganones de La Pola Vieya

(Pinganones de Castro y Txarín / L.larin)

Mapas: IGN 78 -II "Cabañaquinta" y 79 -I " Felechosa " / Mapa del libro "77 Rutas de Montaña - El Conceyu Aller (Asturies)" de Enrique Marcos Gallegos. / Mapa Toponímico y Geográfico de la Parroquia de El Pino Aller/Ayer de Santos Nicolás Aparicio.

Inicio y fin: El Pino o La Pola de El Pino, Concejo de Aller - Asturias

Objetivo: Pinganones de Castro y Txarín

Recorrido: El Pino (630 m.a.) - Iglesia de San Felix de El Pino ( 625 m.a.) - Pena Reonda ( 600 m.a.) - Pola del Pino / La Pola Vieya ( 590 m.a.) - Moyón de la Corralá y río Rozaliego (595 m.a.) - Camino del Coto de la Pola / Mina Vieya ( 640 m.a.) - Mirador Pinganones del Castro (775 m.a.) - Desvío Pinganón de Txarín/L.larín (840 m.a.) - Pinganón de Txarín/L.larín (825 m.a.) - Regreso sobre nuestros pasos hacia Pola del Pino / La Pola Vieya (590 m.a.) o El Pino (630 m.a.).

Distancia: ± 8,0 Kilómetros Ida + Vuelta (4 Kms. Ascenso + 4 Kms. Descenso).

Tiempos: 2,5 horas 10' (1,5 h. Ascenso + 1 h. Descenso)

Tanto la distancia como el tiempo se puede acortar si se comienza en La Pola Vieya en lugar de El Pino como proponemos en el presente reportaje.

Desnivel: ± 300 mts. de ascenso y su correspondiente descenso.

Terreno: Vial urbano, caminos y algo vereda montañera.

Señalización: Sí, aunque no homologada pero muy práctica y de la que respetaremos su toponimia trasladándola al presente reportaje.

Nota toponímica-lingüistica: En todos los mapas y publicaciones, utilizan L.l o Ll (con dieresis por debajo) Ts para referirse comúnmente a la "Che" vaqueira, porque coloquialmente se dice "Castiel.lu", "Castiechu", aunque en castellano se escriba Castillo. Otro tanto ocurre, como en el presente reportaje, con la Tx aunque es considerada como una grafía ajena al territorio Astur.

Creative Commons License


Ya pasaron unos cuantos años cuando camino del Cualnegro/Coalnego por camín‘l Coto nos encontramos a un paisano que nos indicó que por la estrecha foz del río había un par de pinganones muy guapos, que fuéramos atentos. Despiertos fuimos pero como era temporada de verano, donde el agua no era muy abundante y había una tupida vegetación, así que poco vimos. Después volvimos unas cuantas veces más camino del Cuchu o Cuetu Santibanez, al Praera o de nuevo al Cualnegro pero corrimos la misma suerte. Hubo que ir a tiro fijo en la primavera del 2021 para conseguir tan deseado fin de incluir los Pinganones de La Pola Vieya, los de Castro y Txarín o L.larin en nuestra personal colección de “Rutas de Agua”. Sí, al final salió el día esperado y lo conseguimos, de esto trata esta pequeña, pero preciosa, aventura andariega en busca de unas guapas cascadas en lo que un día fue la capital del nuestro concejo, el de Aller en el Paraíso Astur (Asturias). Sinceramente nos sabía mal su ausencia, además de alguna más que nos faltaba aún por documentar.

Como la excursión es corta desde el propio centro de La Pola Vieya vamos a iniciar nuestro recorrido andariego aparcando nuestro vehículo en el vecino pueblo de El Pino (perteneciente a la misma parroquia) y de paso hacer casi un par de kilómetros del recién oficializado Camino de Santiago y del Salvador Allerano. Realmente no es casualidad tal aparcamiento, pues es muy habitual en nuestras andanzas por el Alto Aller hacer una parada obligatoria él para tomar un cafetín mañanero o una bebida refrescante al bajar. Además de que existen buenas posibilidades de estacionamiento del transporte.  

Pues nada, ya con las botas calzadas y el GPS arrancado, carretera AS-253 (K-11) abajo, rumbo Norte, al encuentro del desvío, a la margen derecha de la misma, para hacer una parada obligada en la Iglesia de San Félix de El Pino. Un precioso rincón a los regazos del Cualnegro y con la omnipresente estampa del Pico Torres al Sur. Una pena que la iglesia del siglo XVIII no esté abierta pues dentro de la misma se encuentra unos precisos retablos que merecen mucho la pena contemplar. A nosotros nos duele menos pues ya hemos tenido ocasión de disfrutarlos, pero al resto…  

(01 El Pino, Concejo Aller, Asturias, ± 0,0 K / ± 630 m.a. / ± 00 Horas 00 Mints.)

(02 Iglesia de San Félix de El Pino, ± 0,4 K / ± 625 m.a. / ± 10 Mints.)

(Preciosa estampa semi-invernal de los Picos Torres y Valverde al Sur)

(Nos salen a saludar)

Damos la espalda a la blanca y rectangular iglesia de San Félix de El Pino, también al gran Pico Torres, y volvemos hacia la carretera, no si antes saludar a unas cabritillas a la vera del camín y unas fotos hacia el Torres con su manto blanco invernal ya en franco retroceso. De nuevo en el negro asfalto de la carretera que sube o baja del San Isidro y Felechosa, la AS-253, toca cruzarla para seguir descendiendo por la segura acera que existe en su margen izquierdo y llegar al área El Picón donde encontramos una “Pena Reonda” y podemos leer…

"Entre la Pola y El Pino

hay una peña reonda

onde se sienten los mozos

cuando vienen de ronda"  

Un gran panel institucional nos desarrolla todo el cantar y en él también podemos leer sobre los diferentes topónimos sobre la localidad que vamos a entrar. Así podemos leer para un mismo espacio: La Pola, La Pola Vieya, Pola del Pino, La Pola’l Pino y alguna explicación al respecto, lo que nunca está demás saber.  

(Nos despedimos de San Félix de El Pino y de los Picos Torres y Valverde)

(03 Área El Picón - Pena Reonda, coger camín a La Pola Vieya, ± 1,2 K / ± 600 m.a. / ± 25 Mints.)

Justo después de dejar atrás la curiosa piedra, muy parecida a otra que existe en El Pino entre la fuente y una gran panera camín de les Foces de El Pino, dejamos de lado la acera y nos metemos por ancho camín que va hasta La Pola Vieya entre las verdes fincas ubicadas entre la margen derecha del río Braña o San Isidro y la carretera. Un bonito paseo este que nos ofrece muchas posibilidades fotográficas, más en un precioso día como el que nos tocó en suerte. También, a nuestra derecha, por encima de la carretera, divisamos ya el tajo de la foz por donde va discurrir nuestro camino de acceso a los pinganones a contemplar y disfrutar.  

(Ahora por precioso camino entre la carretera y el río Braña o San Isidro)

(Detalle de la foz por la cual vamos adentrarnos para disfrutar de los pinganones de La Pola Vieya)

Muy relajados entramos en La Pola donde unos pequeños carteles y unos adornos etnográficos nos dan la bienvenida, así como unas casas guapas. Seguimos nuestro soleado avance y pronto salimos al paso de peatones que nos facilita volver a cruzar la AS-253 cambiando el rumbo radicalmente al Este para adentrarnos de lleno en el pueblo y ya enfocarnos río Rozaliego arriba en busca de los pinganones de La Pola Vieya. Pero no va ser todo tan rápido, antes tenemos que deleitarnos con los bellos detalles naturales y culturales que tan antiquísima Pola allerana (principios del Siglo XIV por Alfonso X) nos ofrece. No en vano nos encontramos en lo que durante unos cuantos siglos fue la capital del Concejo de Aller, hasta finales del Siglo XVI que se trasladó a la vecina Collanzo.  

(Ya entramos en La Pola y unos guapos detalles nos reciben)

(Preciosa casa a la margen izquierda de la carretera)

(04 La Pola Vieya, cruzar carretera paso peatones, ± 1,8 K / ± 590 m.a. / ± 40 Mints.)

(Ya en línea al objetivo pero antes debemos disfrutar de los bellos detalles que el pueblo nos ofrece)

Tras disfrutar de unas vacas con sus ternerinos bajo el solhorro (bajo el horréo) donde lo que más atrajo nuestra atención es que estuvieran amarradas con el clásico collarón de medera, nos vamos momentáneamente a la derecha para observar, otra vez más, el gran “falo” de Moyón de La Corralá. Se trata de un monolito de arenisca de casi dos metros de alto con varias inscripciones. Son varias las teorías al respecto: un menhir prehistórico, un mojón de caminos medievales, símbolo a la fertilidad, señalización de un escondido tesoro, etc... Todas posiblemente igual de válidas, pues donde nos encontramos existen restos castreños constatados, osea que ya pasó el tiempo, unos cuantos de milenios seguro.  

(Una par de vacas con sus ternerillos, observar el detalle del collar de madera)

(05 Moyón de La Corralá - La Pola Vieya, ± 1,9 K / ± 595 m.a. / ± 45 Mints.)

Volvemos a la calle principal y llegamos al curioso bebedero donde figura el nombre el río, el Rozaliego, con el cual pronto tropezaremos, aunque antes nos desviaremos a la derecha momentáneamente para visualizar la iglesia de San Esteban construida en el Siglo XIII, la cual también está cerrada. Aquí si que me da un poco de pena, pues tiene una pila bautismal de grandes dimensiones de la misma fecha que la iglesia, que nos apetecía verla alguna vez en vivo y en directo y no solo en fotografía.  

(Está claro ¿no?)

(Desvio momentaneo para visitar el exterior de la iglesia de San Esteban, S-XIII, que de que esté cerrada)

Volvemos al puente sobre el río y ahí encontramos las primeras señalizaciones, artesanales pero muy claras. La verdad que es la primera vez que las vemos, ya hace unos años que por aquí no pasamos. Se agradece, pues los pinganones que queremos disfrutar por la señalización de la izquierda quedan, hacia “Al Coto, Txampas, Picu Praera, Cucho, Praera (Camín empedradu)” aunque nosotros no llegaremos tan alto, mucho más abajo. Nuestros objetivos son más modestos pero igual de bellos, hablamos de los pinganones de Castro u de Txarín, lo que nosotros solemos pronunciar como “Charín”. Agradecidos estamos y seguimos las mismas tirando caleya arriba a la margen izquierda del río para salir al Oteru entre curiosas y cuidadas casas rurales. La verdad que “presta” mucho, merece la pena adentrarse un poco en el pueblo y no pasar de largo carretera arriba o abajo. Así llegamos a lo cimero de La Pola donde la fuente‘l Otero y su Virgen Vaquera nos reciben a la vez que el inicio del Camín’l Coto, además “empedradu” como nos indicaban en el puente. 

(Volvemos para cruzar río Rozaliego, pero antes leer la artesanal señaliación, muy práctica)

(Nosotros nos vamos a la izquierda hacia el Coto, Cuchu, Praera, aunque nos quedaremos más cerca)

(Preciosas y cuidadas casas rurales las de La Pola Vieya)

(También hórreos)

(Fuente'l Oteru con su Virgen Vaquera)

(Sigue la señalización, aunque de momento al Coto y los picos)

Ya bien encauzados camín p’arriba en busca de los pinganones de Castro y Txarín, aunque igual que en el pueblo no va ser tan rápido, pues son varios lo bellos y curiosos rincones con los que vamos a tropezar, como el de La Plaza Corro y sus curiosas peñascas. Después el guapo camín empedrado, al Coto, todo un lujazo que vamos perdiendo día a día a favor el áspero y feo hormigón. Poco a poco empieza a empinarse y pasando al lado de una vieja mina, así señalizada, después Espinas. Una mirada hacia atrás y asoma con cierta gracia el Pico Cuetu y La Panda pegada a la Pena Reonda. Un blanco caballín nos ve llegar y se acerca para saludarnos o para que le saquemos una foto, las dos cosas para no quedar mal.  

(Tan precioso como curioso rincón este de La Plaza Corro)

(Hora de empezar a dar el "do" de pencho pues el camín empedrau se pone pindio)

(06 Camín'l Coto - Mina Naval, ± 2,6 K / ± 640 m.a. / ± 01 Horas 00 Mints.)

(Pasando bajo la verde influencia de los praos de Espinas, el río a la derecha)

(Momento de relax contemplando al fondo, al Occidente, las altas cumbres del Cuetu, Panda y Reonda)

(-Mira Félix, parez que esti caballín quier una fotina)

(-Pues no le vamos a desilusionar)

(Imortalizado queda Ud. para nuestra personal colección de "Animales Amigos")

Llegamos a la Penamediana, todo señalizado, por eso estamos tan puestos. El río cantarín a la derecha muy cerca, casi lo tocamos con la mano. Ahora el camín empieza a empinarse unos cuantos grados más y las peñas de El Castro al frente a la derecha. El río ya lo escuchamos “ruxir” con gracia, se empieza a notar el desnivel. La Txabanera de Cilia a la izquierda y pronto a dar otro golpe de pecho en la zona con fuerte pendiente que nos subirá hasta el mirador natural sobre el Pinganón de Castro. Justo donde el guapo sierro del Castro hunde sus dientes sobre el río. Hoy si que tira agua bastante, además sin mucha vegetación que nos impida observarlo y disfrutarlo, creo que este último factor es el más importante. Nos fajamos con las fotos aéreas porque bajar hacia él parece tarea complicada y “riesgo” no es nuestro apellido. No, lo dejamos para nuestros amigos aficionados al barranquismo, deporte muy de moda actualmente y que ya han experimientado en los pinganones de la zona de La Mornera.  

(Hoy el tema toponímico lo tenemos fácil, aunque seguro que alguien no está muy de acuerdo)

(El río a nuestra mano derecha, casi lo tocamos, baja cantarín pero tranquilo, de momento)

(Hora de dar otro golpe de pecho para ponernos en la perpendicular del sierru que tenemos a la vista)

(el camín sigue preciosamente empedrau)

(El río ya comienza a notar el desnivel y empieza a ruxir con ganas)

(A la izquierda La Txabanera de Cilia)

(El día soleado anima a tomar el sol)

(Un esfuerzo y una revuelta más para alcanzar...)

(07 Mirador Pinganón de Castro, ± 3,2 K / ± 775 m.a. / ± 01 Horas 15 Mints.)

(Preciosas caidas de agua bajo el Sierru'l Castro, arriba la cima del Cualnegro/Coalnegro)

(Al estar la vegetaciónaún en plan invernal nos permite visionar perfectamente los diversos pinganones)

(Precios pero bajar a sus pies nos resultaría muy peligroso, así que unas fotucas aéreas y p'arriba)

Tras numerosas fotografías toca arrancar de nuevo en busca de las cabanas de Misiegos d’ Abaxo y, tras un pequeño esfuerzo más, las d’ Arriba. Un momento de relax para coger fuerzas contemplando la fauna domestica pastando en los empinados prados, también las altas cumbre al otro lado del río principal del valle, y para arriba otro poco más que pronto llegaremos al objetivo deseado. Efectivamente, no tardó mucho en llegar la señalización que nos anticipada que el desvío hacia el Pinganón de Txarín estaba muy próxima, solo a doscientos metro.  

(Un pequeño esfuerzo más para sortear las cabanas de Mixiegos d'Abaxo)

(... Y Misiegos d'Arriba)

(Ya tenemos la señalizaciópn del Pinganón de Txarín, a la derecha a 200 Mts.)

(Clarito ¿no?)

Llegamos al desvío prometido, ahora toca abandonar el guapo Camín’l Coto y bajar hasta el río pero sin cruzarlo. Efectivamente, justo antes de pisar el agua tenemos un muraco de piedra, con indicación a la izquierda, que debemos sortear y ante el pinganón de Txarín / L.larín nos plantamos en pocos metros entre ablanos. Unos doscientos de metros intensos, aunque sin la incertidumbre de si tendremos agua o no, pues ya vimos más abajo que sí, eso le quita un poco de tensión. 

(08 Desvío a Pingannón de Txarin / l.larín, 3,8 K / ± 840 m.a. / ± 01 Horas 25 Mints.)

(Abandonamos el precioso Camín'l Coto y toca bajar a buscar el río)

(No debemos cruzar el río, un poco antes tenemos un desvio indicado a la izquieda)

Ante la preciosa cascada de Txarín / L.larín nos presentamos y lo primero fue posar las mochilas y parar el GPS, antesala de una gran estancia contemplativa y fotográfica. Hoy no habría más excursión, solo el regreso, así que todo el tiempo para disfrutar y fotear. De la belleza del húmedo rincón no vamos a extendernos mucho, creemos que las fotos que compartimos y el video hablan por si solas. Exclusivamente vamos a contar lo que realmente hicimos en el largo tiempo que allí estuvimos. Primero unas fotos de conjunto sin figuras, pero no por mucho tiempo porque mientras estaba tomando la luz de las primeras fotos ya estaba Mary bajo el gran chorrón del pinganón. No hay quien pueda con ella, a nada que te descuidas la pierdes de vista y…. Después, con mucho cuidado, crucé el cauce del río y hasta donde estaba Mary llegué. La verdad que hay que tener mucho cuidado, sobre todo si el torrente de agua baja más crecido de la cuenta. Cada cual debe saber medir sus posibilidades técnicas, ya sabéis... preparación, buen calzado, etc... Son riesgos que en estos bellos rincones siempre existen, la probabilidad de un resbalón tonto siempre está ahí, así que mucha prudencia, y ante la duda… un paso atrás.  

(09 Pingannón de Txarin / L.larín, 4,0 K / ± 825 m.a. / ± 01 Horas 30 Mints.)

(No había tomado las primeras mediciones de luz y ya tenía a Mary delante de gran Pinganón)

(Bello rincón este del Pinganón de Txarín /L.larín camín'l Coto)

(¡Menudo poderio!)

(La foto de pareja no puede faltar)

(Servidor también quiere otra individual)

(Dos mejor que una)

Ya no recuerdo las fotos que sacamos, pues en casa solo hemos dejado las más interesantes o mejor tomadas. No somos técnicamente muy buenos en temas fotográficos pero nos importa poco, con disfrutar el momento y sacar un par de fotucas medio decentes nos vale. Además después está el video, siempre más efectivo, pues el sonido del agua es casi más importante que el resto. Foto de grupo para la posteridad y a comer el bocata contemplando tan hermoso detalle natural. Antes de marchar grabamos un video para felicitarle su 50 cumpleaños a una querida amiga, esperamos que le haya gustado. Aquí y ahora toca compartir el que para nosotros hemos grabado y gustosamente compartimos con vosotr@s.

 

 (Si tienes algún problema en la visualización pincha este enlace para una visualización directa)

No más fotos, es hora de compartir el mapa del recorrido y la ubicación de los puntos de paso enumerados. También el “track” que nuestro GPS ha ido grabando silenciosamente. En este aspecto tuvimos un fallo, pero solo a medias. Efectivamente, estábamos tan emocionados con tan bello rincón que al regresar se nos olvidó poner en marcha de nuevo el GPS por lo que cuando finalizamos la ruta nos dimos cuenta de ello y solo grabamos el camino de ida, la vuelta se la comió el gato. No importa mucho, si sabemos ir, seguro que volveremos de igual manera, ¿no?. Solo tener en cuenta que la distancia y desnivel que figura en Wikilock es solo para el recorrido de ida, habría que añadir la vuelta.

(Nuestro recorrido desde El Pino y La Pola Vieya a los pinganones de Castro y Txarín sobre el mapa del IGN)

 

(Si tienes algún problema en la visualización pincha este enlace para una visualización directa)

Advertir que con respectos a todos los documentos asociados a jfcamina: “Solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos. Queda a la responsabilidad de cada uno la utilización correcta del mismo, además de tomar todas las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán de muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad. También lo relacionado con la legislación administrativa y ambiental del espacio donde nos estamos moviendo”. 

(Toca despedirse de tan bello rincón allerán)

Hora de regresar, que Mary ya empieza a estar un poco cansada de tanta foto, sobre todo después de comer el bocata, parece que le apetece un cafetín en El Pino. Ahora toca deshacer el camino volviendo a repasar los bellos detalles que unas horas antes nos encontramos, incluido los tiernos xatinos bajo el hórreo. La mar de contentos que llegamos al coche y haciendo planes para en un par de días visitar otra cascada, pinganón o pingarón por el Alto Aller. -Que vale, dice Mary, pero no adelantemos acontecimientos y nos despedimos con un fuerte…. 

 

¡Hasta la próxima Aller!

 

JFCamina

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es o "Rutas por Aller"

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.