Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
El Primitivo - Etapa 6: Berducedo - Grandas de Salime
Camino de Santiago: El Primitivo

Asturias, Mayo'19-P'21

 

Camino de Santiago: El Primitivo

Etapa 6: Berducedo - Grandas de Salime

Asturias - España

Mapas IGN 1/25000: 50-III y 49-IV

Inicio: Berducedo, Asturias - España

Fin: Grandas de Salime, Asturias - España

Recorrido básico: Berducedo (0,0 K) – Alto (1,6 K) – Carretera a La Mesa (2,4 K) – La Mesa (4,7) – Alto Buspol (6,5 K) – Capilla de Santa María de Buspol (7,3 K) – Desvía a “La Barca” (10,8 K) – Carretera a Grandas de Salime (14,3 K) – Presa de Grandas de Salime (15,3 K) – Hotel “Las Grandas” (16,3 K) – Entrada en el bosque (19,9 K) – Grandas de Salime / Centro (21,9 K) – Grandas de Salime / Albergue Municipal (22,3 K).

Acceso Recorrido Wikilock: C.S.P.: E-6 Berducedo - Grandas Salime

Total: 22,3 Kms / 6,5 Horas.

Desnivel: + 741 Mts. y Desnivel: - 1096 Mts.

Señalización: Conchas y flechas peregrinas del Camino de Santiago, además de varios paneles informativos al respecto.

Día de sol con buena temperatura para caminar.

 

Creative Commons License

¡Ultreia et Suseia!

 

 


Camino de Santiago – El Primitivo es un amplio documento gráfico en catorce capítulos que pretenden narrar nuestra personal experiencia andariega y cultural realizada en el año 2019 con rumbo SurOccidental hacia Galicia, en nuestro personal Camino de las Estrellas, siguiendo los pasos del primer Peregrino declarado oficialmente. Ahora, en el 2021, lo publicamos con cierto retraso por motivos que a nadie se le pueden escapar. Sinceramente el 2020 no fue un buen año para nadie, los peregrinos no iban a ser una excepción. Tras el periplo peregrino de dos etapas (una normal más la variante Hospitales) en torno a la Pola de Allande (La Puela) toca regresar, de nuevo, al último pueblo del Concejo de Allande, a Berducedo, para afrontar la última etapa de El Primitivo netamente asturiana, además de también la última por el innovador sistemas del “volver a casa”. Sí, la siguiente ya entraremos en la vecina Galicia y, con la mochila de varios días, no pararemos hasta entrar en la plaza del Obradoiro en Santiago de Compostela. La etapa de hoy, aunque tenemos dos subidas muy claras, va ser mucho más de bajar, los números de nuestro GPS y nuestras rodillas así lo contabilizaron, pero no adelantemos acontecimiento y vamos sin muchas más consideraciones iniciales.

Lo dicho, tras el extra de la experiencia por la Variante de Hospitales volvemos a Berducedo para realizar la última etapa de El Primitivo netamente por el territorio Astur. Sí porque la siguiente ya será compartida con la vecina Galicia, ya se va notando el cambio de la fisonomía arquitectónica incluso en el tono del habla de la gente. Así que muy ilusionados arrancamos desde “El Cafetín”, caleya abajo al encuentro con la iglesía de Berducedo y después, con rumbo Occidental, a remontar altura siguiendo las conchas peregrinas y también la señalización del GR-109 "Camino Natural Cordillera Cantábrica", en parte coincidentes, así que lo tenemos más fácil.

(01 Berducedo, último pueblo de Allande, 0,00 k. / 883 m.a. / 10:45 h.)

(Hoy un extra de sañalización, se trata del GR-109 "Camino Natural Cordillera Cantábrica")

La etapa de hoy, a grandes rasgos, se resumen con el dibujo de una gran silueta piramidal, primero una gran subida hasta el Alto de Buspol y después todo para abajo hasta entroncar con el gran tapón del embalse de Grandas de Salime, aunque después tenemos que remontar un poco más pero… Pues nada, al lío que decimos popularmente. A dejar atrás Berducedo hasta, a un kilómetro de marcha, encontrar una señalización que nos invita a desviarnos a la izquierda, por pista terrera, que nos llevará hasta un alto donde ya divisaremos el pueblín de La Mesa ya en tierras del Concejo de Grandas de Salime. 

(Iglesia de Santa María de Berducedo, origen del siglo XIV)

(Le damos la espada a la iglesia y camino adelante en busca del primer pueblo de Grandas de Salime)

(Detallín de la antigua escuela de Berducedo, el último alumno parece un poco perezoso)

(Siguiendo la señalización coincidente con rumbo Occidental pero pronto viraremos al Sur)

(02 Desvío a la Izquierda, 1,00 k. / 925 m.a. / 11:00 h.)

(Los gorbizos están precios de color, otro tema son los que pinchan)

(Atrás ya nos queda la verde planice de Berducedo, último pueblo de Allande en El Primitivo)

(Yo todo color de rabiosa primavera)

Descendemos virando al Sur, aún por pista y contemplando la sierra que debemos superar después, hasta entroncar con la carretera que nos llevará directos hasta La Mesa. Momento de prestar mucha atención al trafico rodado, no conviene despistarse. Entramos en población y lo primero que atrae nuestra atención son los blancos molinos de viento arriba en la cumbrera que resguarda al pueblo. Después la bucólica iglesia, la verdad que es la tercera ocasión que la vemos y siempre nos subyuga su oscura piedra, en descarado contraste con los blancos molinillos eléctricos.  

(03 Alto, 1,60 k. / 985 m.a. / 11:15 h.)

(Hora de bajar y cruzar la invisible frontera entre Allande y Grandas de Salime)

(04 Carretera, ya en el Concejo de Grandas de Salime, 2,40 k. / 946 m.a. / 11:30 h.)

(A la vera de la carretera las aguileñas lucen en todo su explendor)

(Atentos al tráfico, al fondo La Mesa)

Ya en el centro más “urbano” de La Mesa observamos grandes cambios de infraestructura de alojamientos, nada que ver con aquel ruin albergue de peregrinos del año 2010 en las antiguas escuelas del pueblo, el cual aún perdura. No, ahora todo ha cambiado y la comodidad parece que se deja ver en La Mesa, una buena ocasión para posar la mochila y tomar otro cafetín. La verdad, que al igual que nos pasó en Campiello, nos encanta ver al Camino de Santiago, en este caso al Primitivo, como motor dinamizador, tanto social como económicamente, de una zona tan olvidada. Así que nos vamos muy contentos, además el precioso día de cielo completamente despejado de nubes ayuda aún más a ello.  

(Entrada en el primer pueblo de Grandas de Salime en El Primitivo)

(05 La Mesa, Santa María Magdalena S-XVII-XVIII. 4,70 k. / 867 m.a. / 12:00 h.)

(Precioso día en La Mesa, los molinos destacan con fuerza sobre el cielo azul)

(Mucho han cambiado las cosas en La Mesa)

(Llamativa instalación peregrina, así que bien se merece un cafetín más)

(Detalle del antiguo albergue de Peregrinos, el cual parece que sigue operativo)

Por carreterina donde el florido brezo de los laterales donde asoman los blancos molinillos productores de energía eléctrica alcanzamos el Alto de Buspol y aquí tocar la cúspide de la pirámide que comentábamos en párrafos atrás. Ya en bajada nos encontramos, al lado de la carretera, un gran panel de advertencia de la existencia, en español e inglés, de un desvio provisional por los daños causados en el incendio de Abril del 2017. Nos quedamos un poco mosqueados, ya han pasado unos años y dudamos un poco de la “validez” de la advertencia. Tomamos nota y seguimos nuestro camino, el clásico, en busca de la pequeña capilla de Buspol y el propio pueblo o caserío, pues su tamaño nos hace dudar al respecto.  

(Con tanto color cuesta un poco despedirse de La Mesa)

(Fuerte contraste de colores carreterina arriba)

(Verde, blanco y Azul)

(06 Alto Buspol, 6,45 k. / 1034 m.a. / 12:40 h.)

(En el punto más alto de esta jornada y ahora todo para abajo en busca del agua del embalse)

(Indicaciones del desvio provisional por los daños causados en el incendio de Abril del 2017)

(Nosotros vamos para abajo por el que ya conocíamos hacia Buspol)

Ya viendo la blanca población de Grandas de Salime al fondo, pero al otro lado de la gran tajo del río Navia, llegamos ante la negruzca capilla de Santa Marina de Buspol, como emergiendo del propio suelo, pues no levanta casi “un palmo” del mismo. A mi este paraje me encantó la primera ocasión y ahora mucho más, sin lugar a dudas es de los del Top-10 de El Primitivo. Unas cuantas fotos personales y otras del rural altar con las imágenes de San Antonio, Santa Marina y Maria Magdalena sobre un altar bien cargado de flores, muestra del fervor popular que este bello rincón tiene. Cuesta arrancar, pero no hay otra. Ahora toca tirar para abajo y descender pirámide abajo hasta tropezar con el gran embalse.  

(Abandonamos carretera y por camín entramos en Buspol)

(Este camino no lo soltaremos hasta tropezar con el asfalto pero ya en las inmediaciones de la gran presa)

(07 Capilla de Santa Marina de Buspol, 7,30 k. / 963 m.a. / 13:00 h.)

(San Antonio, Santa Marina y María Magdalena)

(La campana de las más viejas de Asturias, pero guardada a buen recaudo)

Vamos descendiendo por la traza que ya conocíamos pero muy atentos a posibles problemas o cambios, aunque salvo restos de la vegetación maltratada por el fuego, no vemos nada que nos alarme más de lo que en su día desgraciadamente pasó en esta zona. Por suerte parece que se va regenerando poco a poco. De la posibilidad de tener que desviarse nada de nada. Como referencia clara de nuestro destino la urbe de Grandas de Salime, pero al otro lado de la gran lengua de agua embalsada que tenemos a nuestros pies. Culebreando ladera abajo flanqueados por un manto muy llamativo de florecillas amarillas de la espinosa árgoma o toxu, también otras blancas, además de otros colores y olores.  

(Ahora todo para abajo en busca del agua del río Navia remansada en la gran presa)

(Abrimos y cerramos portilla...)

(...y a seguir camín ancho abajo con las casas del Grandas de Salime al otro lado del valle)

(Las vistas de la bajada básicamente son dos: la gran lengua de agua del embalse y...)

(... la meseta verde donde se ubica Grandas de Salime)

(El Camino realiza varios zig zag para aliviar el duro descenso)

(Vamos a por otra revuelta)

(La gran lengua de agua, que se introducce en la cercana Galicia, siempre muy presente)

(Llegamos a la zona de quema muy visible)

(Aunque entre los negros árboles nace las llamativas flores amarillas del monte bajo)

(¡Otro visionado de agua más! ¿Cuántos van?)

(A seguir los zig zag del ancho camino de El Primitivo)

(Otra zona muy quemada, aunque la hierba está muy verde)

Muy entretenidos con las numerosas revueltas, donde tan pronto vemos la gran lengua de agua como las casas de Grandas de Salime al otro lado del gran embalse. Así llegamos al desvío, a la izquierda, que baja directo al agua en busca del pequeño embarcadero donde una lancha te puede pasar a la otra orilla, aunque parece que no funciona, al menos cuando nosotros pasamos en el mes de Mayo. En su día recuerdo que había que concertar telefónicamente el embarque. No sé, ese tema nunca me preocupó mucho, lo nuestro no es navegar, no, nos gusta más caminar, así que nos olvidamos de la barca y a seguir bajando en busca de la carretera que nos acerque hasta el gran tapón de la presa. Los interesados en coger la barca tendrán que entrarse antes de tomar el desvio, no son tiempos de sorpresas.  

(08 La barca y el GR-109 "Camino Natural Cordillera Cantábrica" E 25 y 26, 10,80 k. / 451 m.a. / 14:15 h.)

(-Oye, ahora parece que estamos muy cerca)

(Casi como en la piscina municipal con su tentador trampolín)

(-Vamos que las casa de la gran presa ya se ven cerca)

(-Sí, parece que estamos cerca pero aún queda otro buen largo hasta llegar a la altura de la presa)

A decir verdad esta bajada se hace larga de verdad, cunde un poco. Menos mal que tenemos algún entretenimiento visual para hacer más llevadero el camino, como el observar los restos del poblado que se creo para albergar los más del 3500 obreros que aquí trabajaron y las instalaciones donde se elaboraba el hormigón a pie de obra. Fue una obra de gran calado la elaboración del embalse de Grandas de Salime cuya lengua de agua ocupa tierras de Asturias (Concejos de Allande, Grandas Salime e Ibias) y algo de la provincia gallega de Lugo. Los primeros trabajos se iniciaron en el año 1946 y se inauguró el 1955. Hubo que desviar temporalmente el curso del río Navia y construir un teleférico para traer material desde el puerto de Navia (36 Kms). Seguir hablando de lo que supuso esta obra sería largo y tendido y no a todo el mundo le interesa estos temas tan poco peregrinos, así que para abajo rápidamente que ya va siendo hora de comer algo y en el mirador del gran dique tenemos pensado comer un pequeño bocata que llevamos. Además, más adelante os colaremos otra cuña relacionada con el tema, aunque algo más artística.  

(-Ya os lo dije, aún quedan un tramo que se hace largo de verdad)

(-Menuda laja que tenemos encima)

(Detalle de los restos de las construcciones para la construcción de la gran presa)

(-Creo que la última revuelta y pronto en la carretera)

(Ya se siente el rugir del motor de algún solitario coche que va o viene de Grandas)

Llegamos a la esperada carretera y después directos al gran muro donde nos pararemos un buen rato comiendo y siguiendo hablando de la gran presa. Fue en este punto donde nos adelantaron una pareja de peregrinos muy mayores, los únicos que lo hicieron en todo el día, pues algunos que habíamos encontrado los habíamos dejado tomando algo en La Mesa. Mientras dábamos cuenta de las viandas observamos que la pareja se para al borde del gran tapón. Estarán descansando creímos, pero erramos, pues al poco llegó un taxi de Grandas que los recogió y los llevó para arriba. La verdad que no nos extrañó nada ya que los siete kilómetros que aún quedan de etapa son un tanto picudos, sí tiran para arriba en todo momento, y eso hace daño. Nosotros a lo nuestro y a seguir comentando las dos buenas jornadas culturales que pasamos en esta zona con los amigos visitando el museo etnográfico y el interior de la presa ante la que nos encontramos. Sí, no solo en el aspecto técnico de la misma, no, también en el artístico pues en sus salas interiores guardan una obra muy especial del pintor, escultor y arquitecto Joaquín Vaquero Turcio (1933-2010). Os dejamos unas fotos para que os imaginéis un poco la dimensión de lo que estamos hablando.  

(-Uff, ya tenemos ahí la gran presa)

(-¡Y la carretera amig@s!)

(09 Entronque con la carretera al Grandas Salime, 14,30 k. / 267 m.a. / 15:10 h.)

(Ahora carreterina abajo a cruzar el gran tapón)

(Aunque ante haremos un alto en el camino para comer el bocata)

(Que mejor sitio para comer que en el mirador de la gran presa, además a la sombra)

(10 Presa de Grandas de Salime, 15,30 k. / 224 m.a. / 15:20 – 16:10 h.)

(Estratégicamente bien puesto el tapón que permite embalsar miles de metros cúbicos de agua)

(Una pequeñisima muestra del interior artístico de la presa)

(Atras dejamos el artístico mirador donde hemos dado cuenta del bocata, todo un lujo)

Tras un largo tiempo de animada “charleta”, casi más que de nutrición, volvemos a cargar las mochilas al hombro y con ganas cruzamos el gran dique. Verdaderamente sí, aunque la subida es un poco pesada por la carretera casi al final de la misma, al menos lo más duro, tenemos un precioso establecimiento hostelero donde podemos tomar un cafetín y relajarnos un poco más cómodamente. Se trata del Hotel “Las Grandas” donde tenemos muchas facilidades para descansar y disfrutar de unas excelentes panorámicas sobre el embalse y la presa que desde su vistosona terraza exterior. Otro buen momento de relax nunca viene mal. 

(Hora de cruzar el tapón de agua, la gran presa del embalse de Grandas de Salime)

(Unas fotinas para el recuerdo)

(Ya al otro lado y tirar para arriba...)

(Dejando la gran masa de agua a nuestra izquierda)

(Por carretera picando para arriba en todo momento)

(Un cafetín nos espera en el hotel-restaurante Las Grandas, una buena motivación)

(11 Hotel "Las Grandas”, 16,30 k. / 275 m.a. / 16:20 – 16:40 h.)

(Momento top en la terraza de Hotel "Las Grandas”)

Arrancamos de nuevo carretera arriba con mucho cuidado con el encuentro con los vehículos rodados, todos debemos poner algo de nuestra parte e ir muy atentos especialmente cuando nos quedamos contemplando lo que vamos dejando tras nuestro, como la imagen del hotel que hemos abandonado sobre la gran masa de agua azul. Así llegamos a una pequeña área de descanso (un tanto abandonada, dicho sea de paso) donde la señalización del GR-109 "Camino Natural Cordillera Cantábrica" nos indica que “Berducedo por el embarcadero 23,4 km” tema que nos sorprende un poco pues resulta un poco más largo que lo que nosotros venimos realizando. Nosotros que pensábamos que era más corto…  

(Con cuidadín carretera arriba seguimos tras el repostaje)

(Grandiosa panorámica del principio del embalse de Grandas de Salime, ¿o el final?)

(Una pequeña sombra se agradece)

(Al otro lado la ladera mañanera por la que entramos desde La Mesa)

(Desvio del embarcadero)

Atrás el área de descanso seguimos por la carretera (2 kms hasta el pueblo nos dice un cartel) hasta el encuentro donde debemos abandonar el asfalto para que, por precioso paseo de kilómetro y medio, bajo los árboles entraremos en Grandas de Salime. Se agradece este último tramo al cobijo de la flores, más hoy que el sol de mayo comienza a calentar con fuerza, así que vamos rápido y a poco que nos damos cuenta aterrizamos sobre Grandas donde nos recibirá un guapo (lo apuntamos por conocimiento de causa) albergue peregrino privado conocido como “Porta de Grandas”, la verdad que muy acertado.  

(Ya queda poco y no todo por el negro asfalto)

(12 1,5 kms. antes de llegar al pueblo nos adentramos por el bosque, 19,90 k. / 462 m.a. / 17:45 h.)

(Precioso paseo bajo los árboles que nos dará la entrada en el final de etapa)

(Todo un lujo a la sombra, sobre todo en un día soleado como nos ha tocado en suerte)

(Ya picando a la puerta de Grandas de Salime)

(Albergue peregrino “Porta Santa” que nos recibe a la entrada de Grandas de Salime)

Atrás el albergue peregrino “Porta Santa” que nos recibe, de nuevo, a pie de asfalto, ya olemos el final de la guapa jornada andariega por los confines del Paraíso Astur, ahora a caleyar hasta el centro del pueblo pasando por el citado Museo Etnográfico y tropezar con la llamativa Colegiata de El Salvador de Grandas de Salime, con referencias del XII y diversas reformas a lo largo de los siglos, donde entraremos para, entre otras cosas, admirar el precioso retablo del altar mayor. Ya en este punto observamos mucho ambiente peregrino, más de lo esperado pues por el camino no habíamos encontrado a media docena de ellos, mucho madrugaron.  

(Museo etnográfico de Grandas de Salime - Asturias)

(Horréo en el interior del museo etnográfico)

(Una forma un tanto diferente de relizar y otros El Primitivo)

(Directos a la Colegiata de El Salvador)

(13 Grandas de Salime – Colegiata de El Salvador, 21,90 k. / 548 m.a. / 18:20 h.)

Para el tema del sellado de nuestra credencial nos vamos hasta el albergue municipal sito caleya arriba, por el camino nos encontramos con muchos peregrinos extranjeros que nos trataban de decir que el albergue estaba ocupado, que no había plaza. Parece que nos querían ahorrar la pequeña subida que existe hasta su ubicación. Nosotros tranquilos y sonriendo, pues no vamos dormir en Grandas. Solo se nos turbó la cara cuando vimos a tres peregrinos que habíamos dejado en La Mesa y que no nos habían adelantando, más cuando nos saludaron con cierta sonrisa pícara. Alfonso ya se empezó a cabrear un poco. Es el nuevo espíritu de El Primitivo le comentamos nosotros. Al llegar al albergue municipal ya vemos el cartel de “lleno” y a poco que nos ve el hospitalero rápidamente nos lo anuncia. Pese a que no vamos a dormir nos lamentamos de la situación y el hombre se encoje de hombros. “El solo recibe a peregrinos” responde.  

(Calle arriba en busca del albergue público donde sellaremos nuestra credencial)

(14 Grandas de Salime – Albergue Municipal, 22,30 k. / 560 m.a. / 18:30 h.)

Ya realizadas las últimas anotaciones y revisado el recorrido hoy, con el debate del nuevo espíritu santiaguero donde, mayormente, lo que importa es llegar y disfrutar, el resto ya pasa a ser secundario, volvemos al centro del pueblo para tomar algo refrescante y contratar un taxi que nos devuelva hasta el inicio de la etapa en Berducedo. Hemos terminado la última etapa netamente asturiana, la siguiente la compartiremos con la vecina Galicia, en El Primitivo y es el momento de compartir nuestras anotaciones sobre el recorrido realizado, en este caso una ficha con todos los puntos de paso importantes, su kilometraje, altitud y horario de paso, siempre está bien saber lo que nos va a llevar a un paso tranquilo y disfrutón como es el que nosotros empleamos siempre en nuestras andanzas, tanto las montañeras como las peregrinas. También añadimos el recorrido o “track” compartido en la red social Wikiloc, aunque igual no es tan necesario como en otras actividades andariegas pues la señalización al respecto es muy abundante, pero si está bien para saber exactamente los puntos que hemos pasado. Con respecto a todos los documentos asociados a jfcamina, advertimos encarecidamente que “Solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos. Queda a la responsabilidad de cada uno la utilización correcta del mismo, además de tomar todas las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán de muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad. También lo relacionado con la legislación administrativa y ambiental del espacio donde nos estamos moviendo”.  

(Ficha de nuestra Sexta etapa en El Primitivo: Berducedo - Grandas de Salime)

 

(Si tienes algún problema en la visualización pincha este enlace para una visualización directa)

No hubo muchos problemas con el transporte de vuelta, al poco teníamos a una atenta chica que nos hizo el viaje muy ameno, incluso constatando alguno de los aspectos de la picaresca peregrina. Ya en Berducedo aquello era un “sin vivir” peregrino, estaba a tope el pueblo, menudo ambiente que había, la verdad que parecía un día de fiesta. Como dato interesante comentar que en su mayoría eran extranjeros, ya nos lo había advertido la taxista: en mayo vienen muchos de fuera y el verano para los nacionales. Tomamos nota de todo, además de otra bebida refrescante, pues el buen rollito peregrino invitaba a ello.

Bueno con esta séptima jornada en el Camino Primitivo (6 etapas normales y la extra de la Variante de Hospitales) damos por concluida nuestra experiencia de “Ida y Vuelta Peregrina”, el innovador sistemas del “Volver a casa a dormir”. Sí, ya comentamos al inicio de estos reportajes que por falta de disponibilidad de dos semanas completas para hacer El Primitivo todo de un tirón optamos por este experimento de excursión de una jornada y regreso a nuestro hogar. Sin lugar a dudas fue una experiencia muy, pero que muy, buena, excelente diríamos más. Muy recomendable. Realmente no pensábamos que nos iba a gustar tanto, más en horario de invierno, pues las jornadas sueltas realizamos entre los meses de Febrero a Mayo. Sin lugar a dudas el factor tiempo ayudó mucho, pues como habéis podido observar el sol siempre lució en el cielo azul del Paraíso Astur. Eso sí, salvo la última jornada, echamos de menos la falta de peregrinos, solo alguno que otro en solitario, pero no se puede tener todo en la vida, además, ahora más que nunca, la soledad es un valor que cotiza fuerte en la “bolsa” de la vida.

Ahora a encontrar una semana completa, de Sábado a Domingo siguiente, para hacer lo que nos queda desde Grandas de Salime a Santiago de Compostela, desde los confines de Asturias hasta Galicia todo de un tirón, queremos decir sin volver al calor de hogar. Adelantar que hubo que dejar pasar todo el verano del año 2019 para que en la primera semana del otoñal mes de Octubre el tema saliera adelante.

 

JFCamina

 

Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.