Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Rutas por Somiedo
Valle de Saliencia
Asturias

Somiedo: Braña de Mumián

Somiedo, 05/2012

JFCamina, 06/2012

 

Somiedo: Braña de Mumián.

(En travesía por una preciosa braña somedana)

Mapas IGN: 076-IV "Valle de Lago" (1997) / Mapa de Somiedo de M.A. Adrados.

Objetivo: Braña de Mumián, Concejo de Somiedo, Asturias.

Opción A (La desarrollada en este reportaje, realizada en 05/2012):

Inicio: Coto de Buenamadre, Concejo de Somiedo, Asturias.

Recorrido: Coto de Buenamadre (970 m.a.) - Bosque de La Enraimada - Fuente'l Tornu (1420 m.a.) - Collau Fanuetu (1440 m.a.) - Braña Mumián (1435 m.a.) - Coto de Buenamadre (970 m.a.).

Distancia: ± 7,6 Kilómetros (ida y vuelta) = 3,8 + 3,8

Tiempos: 2,5 horas = 1,5 h. + 1,0 h.

Desnivel: 475 mts. de ascenso y su correspondiente descenso.

Opción B (Una pequeña pinzelada, realizada en 06/2005):

Inicio: Llamardal, Concejo de Somiedo, Asturias.

Recorrido: Llamardal - Carretera AS-227 Pto.K 46,3 (1230 m. a.) - Cantu Mostachal (1350 m.a.) - Braña Mumián (1435 m.a.) - Cantu Mostachal (1350 m.a.) - Llamardal - Carretera (1230 m.a.).

Distancia: ± 5,5 Kilómetros (ida y vuelta) = 2,7 + 2,7

Tiempos: 2,0 horas = 1,0 h. + 1,0 h.

Desnivel: 215 mts. de ascenso y su correspondiente descenso.

Señalización: Si, PR AS-11 "Ruta de la Braña de Mumián".

Creative Commons License


Primer domingo de mayo, es festividad señalada, aunque algo descafeinado por lo comercial de la misma, aunque una buena escusa para hacer una escapada en Familia, así la homenajeada decide ir hasta la Pola de Somiedo para comer y después hacer un pequeño paseo vespertino hasta la preciosa braña de Mumián. Hace unos años fuimos hasta ella desde la carretera del Puerto de Somiedo, desde Llamardal, en diagonal travesía a media ladera de la Peña Gúa. Ahora lo haríamos desde el lado opuesto, con la vista lateral de la serpenteante carreterina que asciende hasta Valle de Lago, desde el Coto de Buenamadre, atravesando un precioso bosque de “fayas”, aunque el mismo no estaba en su mejor momento, las hojas aún no cubrieron sus desnudas ramas.

El reportaje que a continuación desarrollaremos se centrará en el último paseo realizado y daremos unas pequeñas pinceladas del realizado la primera vez, entre ambos existen unas pequeñas diferencias, aunque todo depende de la aptitud que cada uno tenga y lo que prime más contemplar.

(Desvio a Coto de Buenamadre, tras cruzar el río la Iglesia de San Miguel de la Llera)

Tras comer bien en uno de los varios restaurantes de la Pola de Somiedo, no decimos el cual para que no se nos moleste nadie, cogemos el coche y, sin volver a la carretera general, ponemos rumbo a Valle de Lago. No llegaremos a tomar la primera curva pronunciadísima del zig-zag carretero que nos lleva al pueblo de Urria y después a Valle de Lago, justo antes, a nuestra derecha, tenemos la desviación a Coto de Buenamadre, un panel de Principado de Asturias con el croquis del PR AS-11 “Ruta de la Braña de Mumian” es una excelente referencia. Cruzamos el río Sousas, dejamos atrás la Iglesia Parroquial de San Miguel de la Llera, seguimos un poco más por la estrecha carreterina y aparcamos el coche un poco antes de llegar al pueblo, bueno, el asunto es que llegamos hasta el pueblo con él, pero la falta de aparcamiento nos hizo dar la vuelta para estacionar el vehículo lo mejor posible, no queremos incordiar a los lugareños ni dejarlo mal aparcado.

(Coto de Buenamadre. Concejo Somiedo, Asturias, ± 0,0 K / 970 m.a. / 17:15 h.)

Ya sin mucho descanso, siguiendo las señales del PR, comenzamos a caminar cuesta arriba, viendo el bosque que tenemos que superar, el hayedo (fayeu) de La Enraimada, a Felipe le desmoraliza un poco, si somos sinceros, al resto del equipo también, en verdad que no lo esperábamos tan inclinado, estábamos muy abajo, debíamos superar toda la masa forestal y pasar al otro lado de la Peña el Molinón (1487 m.a.), un collau entre ésta y el Pico el Miro (1472 m.a.) nos permitirá el paso para contemplar la braña de Mumián. Quizás hubiera sido mejor idea madrugar, esto de subir haciendo la digestión parece que no ayuda mucho, especialmente en el aspecto mental, pero el día se planeó tal como vamos y si el agua no lo impide... ¡así se realizará!.

Nos adentramos en el pueblo, pasamos a lado de la vieja capilla de San Claudio, en la piedra del dintel de la puerta está labrado un año, 1785 dice, ¡uff, ya ha llovido!, los amig@s Somedanos nos han dicho que esta no es su ubicación original, que fue trasladada, ya que antes estaba unos praos por debajo del pueblo, en la zona que se conoce como "Tierras de San Claudio". Un poco más arriba encontramos la fuente, abrevadero, lavadero y “ocheras”, estas últimas son un elemento muy singular de esta zona, precisamente las vimos por primera vez en la braña que vamos a visitar, esta especial construcción de piedra sirve para, aprovechando el agua de la fuente, conservar en frío la leche de las brañas y la de los pueblos, la fresquera, nevera o el "tanque de frío" de nuestros antepasados.

Unos metros más arriba nos damos de frente con el primer teito del día y la pista que nos llevará, por sinuosa cuesta, hasta el objetivo. Lo primero que llama nuestra atención es el pueblo que tenemos casi enfrente, el de Urria, y el zig-zag que pasa a su lado, uno no puede dejar de recordar la primera vez que afrontó la subida, casi con el carnet de conducir recién sacado y además con un coche de escasísima cilindrada, parecía una misión imposible.

(Pirmer teito del día y las peña con un poco de nieve, aunque la esbelta Peña Forada está limpia)

(Inicio de pista y el zig-zag de Urria que nos llevaría hasta Valle del Lago)

(Foto donde se puede observar el desvió a Coto de Buenamadre, justo antes del zig-zag)

La travesía del fayeu de La Enraimada va totalmente por zona restringida especial, solo podemos transitar por su amplia calzada terrera, sin salirse de ella, numerosos carteles se encargan de recordárnoslo cada poco, lo cual siempre nos causa un rara sensación, parece que vamos por una carretera en lugar de un camino, aunque suponemos que todas las indicaciones son pocas.

(Zona de uso restringido especial / Prohibido abandonar la senda)

Estamos en primavera y, a pesar de que la nieve aún estaba aquí hace poco, las flores están inundando las verdes praderías de los valles, dejándonos guapas postales. Así observando estos preciosos detalles vamos superando las primeras curvas de la amplia traza que tenemos que seguir, nunca mejor dicho esto, solo podemos observar desde la distancia, nada de salirse. Tampoco es que nos importe mucho ya que vamos con el tiempo muy justo, además parece que quiere llover, el mal tiempo de abril aún perdura y a pesar de que parecía que íbamos a tener un buen día parece que no va a ser así, las gotas de agua empiezan a jugar con nosotros.

(Las flores de la primavera comienzan a gratinar las verdes praderías somedanas)

(Parece que el agua nos quiere "chafar" la excursión hasta la braña de Mumián)

Por el contrario de lo que sucede con las flores, las hojas de los árboles aún están ausentes en su mayoría, las ramas están en su mayoría desnudas, el bosque no está en su momento, lo que resulta una verdadera pena. Para contrarrestar esta pequeña eventualidad, que nos hubiera hecho mucho más entretenida y vistosona la ascensión por el bosque, nos vamos fijando en los pequeños detalles que el camino nos va ofreciendo, por ejemplo la imagen de la salamandra (sacabera) muerta y el “chimiacu” (babosa), negro y vivo sobre ella.

(Detalles muertos y vivos sobre el camín)

Cuando estamos llegando a una curva escuchamos con fuerza el sonido del agua, parece que existe una cascada, la primera intención sería ir hasta ella, pero sabemos que no podemos hacerlo, además otra señal nos lo recuerda, la verdad que a veces resulta difícil no caer en la tentación, especialmente sabiendo de nuestra pasión por los chorrones de agua.

(De curva en curva en dura pendiente)

A partir de la primera media hora de la marcha vespertina que estamos realizando a través del “fayeu” nos damos cuenta que resulta interminable, -¿cuántas curvas quedan?, sabíamos que era cuesto pero no tanto, en verdad que ya me estaba arrepintiendo de haber planteado esta actividad después de comer, la digestión comenzaba a causar estragos, aunque solo fueran sicológicos.

(Entre curvas y bichitos vamos superando el desnivel)

Mary no deja de recordarnos que cuando fuimos a Mumián desde Llamardal el recorrido era mucho más suave, el camino no era muy ancho pero si mucho menos cuesto y mucho más vitoso. Aquí tenemos que superar un desnivel positivo de 475 metros en apenas tres kilómetros, todos de una tacada, sin apenas respiro. Para superar esta empinada cuesta la pista culebrea dibujando, más o menos, unas dieciocho curvas entorno a las estribaciones de la Peña el Molinón, así que cada poco surge la pregunta: -¿Cuántas curvas quedan?

(Contando curvas y mirando de reojo al otro lado del valle, hacia Urria, vamos alcanzando el objetivo)

Contando curvas y mirando de reojo al otro lado del valle, hacia Urria, vamos alcanzando el objetivo, creo que en algún momento miré el GPS y conté alguna curva de menos, había que animar al personal. Así entre miradas laterales y miedo a tener que dar la vuelta porque parecía que en cualquier momento descargaba la nube, poco a poco vamos alcanzando el objetivo y llegamos, ya en suave ascenso, a uno de los últimos giros, el que nos da la vista a la fuente – pilón del Tornu.

(Dando los últimos giros, el que nos dará la vista a la fuente-pilón)

(Al fondo, ya en el concejo de Belmonte de Miranda, tenemos la negra Peña Manteca)

Desde el guapo y fresco descanso que nos ofrece este alto en el camino, tenemos la oportunidad de mirar hacia atrás, al Norte, y contemplar plácidamente el precioso entorno en el que nos encontramos, a nosotros lo que más nos llama la atención, fuera de los dominios de Somiedo, es la negruzca mole de Peña Manteca, en el vecino concejo de Belmonte de Miranda. La cumbre del Horru estaba muy negra, aunque son aún mucho más negras la nubes que nos están amenazando con descargar de un momento a otro, todo se está volviendo muy gris, así que nos damos prisa, estamos muy cerca y no queremos dar la vuelta después de superar toda la subida por el bosque de la Enraimada, llevamos una hora de marcha y no nos apetece nada.

(Para la zona de Lago del Valle aún no han llegado los negros nubarrones en su totalidad)

(Collau Fanuetu, ± 3,0 K / 1440 m.a. / 18:30 h. / La Penouta nos da la húmeda entrada)

Apretamos el paso, parece que las nubes no nos respetarán y descargarán justo encima de nosotros, ya que lateralmente, para la zona de Lago del Valle, existe un claro, así cuando “voltiamos” hacia la ladera que guarda la braña de Mumián, en el collau Fanuetu, entre la Peña el Molinón y el pico el Miro, el agua caía con fuerza, obligándonos a cubrirnos y proteger nuestras cámaras fotográficas. La preciosa panorámica de la Penouta, el Cornión y el Mocosu, cumbres “abrigadas” aún con su manto blanco, está cubierta por una cortina de agua que nos impide apreciarla con la nitidez que se merecen.

(Ya en llano, nos quedan los últimos metros para divisar la braña)

Con ciertos lamentos dejamos atrás la cuesta y el collau, ahora toca caminar en llano, una pena que la lluvia nos impida hacer una entrada triunfal en la Braña de Mumián, pero no por eso renunciamos a seguir nuestra marcha hasta el centro de ella. Nuestra firmeza nos fue rápidamente recompensada, con la misma fuerza que las nubes descargaron las mismas se fueron y el sol comenzó a brillar con rabia, permitiéndonos, antes de entrar en el cogollo de la braña contemplar la guapa estampa de la Penouta y el Cornón.

(De frente el objetivo, la Braña de Mumián, y la Peña Gúa)

(A nuestra izquierda ya podemos ver brillar con rabia la cumbre del Cornón)

¡Al fín!, hora y media después de partir de Coto de la Buenamadre alcanzamos el objetivo deseado, la verdad que nos costó más trabajo de lo previsto, no sé porqué un servidor tenía metido en la cabeza que este recorrido era más liviano que el que comienza por Llamardal. Estaba claro que la traza era mucho más amplia y limpia, pero el desnivel a superar era mucho más importante, más del doble, 475 contra 215, una buena diferencia, la cual seguro que no se nos hubiera hecho tan dura si el bosque hubiera estado más guapo, con la hojas en plena floresta o en otoño, pero ya estábamos aquí y había que disfrutar del momento y de la preciosa braña.

(Braña de Mumián, Concejo Somiedo, Asturias, ± 3,8 K / 1435 m.a. / 18:45 h. / 1h. 30')

La restaurada Braña de Mumián es un conjunto de diecisiete cabañas y varios prados cercados, dos fuentes con abrevadero y una ollera (ochera) y ante el cartel que allí existe nos informa un poco de estos números y de lo que estos representan, así podemos transcribir que...


“Este tipo de braña es la más abundante en Somiedo y es un sistema más evolucionado y complejo que las de Sousas, Mesa, etc… con espacios cercanos de tierra de labor y prados de siega, fuentes, abrevaderos y olleras. La vía de acceso desde el pueblo suele ser en general un camino de carro, hoy para los vehículos rodados. Estas brañas se caracterizan por sus construcciones a ras de suelo, de planta rectangular y cubiertas de escoba, con la cuadra abajo y el henil en el desván. En la planta baja, en un lado de la puerta de acceso, una puerta diminuta que sirve de habitáculo para el brañeiro. En esta braña se recoge heno seco y se suele estabular el ganado durante la noche consumiendo el heno almacenado y produciendo estiércol para los prados cercanos. Eran utilizadas durante todo el verano y otoño”

La verdad que nos cuesta trabajo interpretar el significado de algunos vocablos, uno no se acostumbra a llamar heno a la "yerba", pero está claro que el panel esta para el público en general y no solo para determinado sector. Además lo más importante está bien visible, como es el caso de la espectacular fuente-abrevadero y ochera que ante nosotros tenemos, la fuente’l Cañu, para mí una de las más guapas que he tenido la suerte de contemplar.

(Fuente'l Cañu, un ejemplo más visible de la ochera somedana, la nevera de la braña)

Fueron tres cuartos de horas en Mumián llenos de recuerdos, no solo porque ya habíamos estado en ella, sino por lo que a nuestro alrededor teníamos, en la mayoría de los parajes ya habíamos estado: el Cornón, el Mocosu, Perlunes y Aguino, Peña Salgada, el alto del puerto de Somiedo, y abajo, en la carretera, Caunedo. Como es de esperar sacamos un buen número de fotografías, el sol reluciente se abría paso entre las nubes y nos permitía explayarnos en ello, era el premio por apostar por esta excursión vespertina.

(Foto de Familia con la braña de Mumian y la nevada falda del Mocosu tras nuestro)

(Amplia panorámica de la braña con la zona de Perlunes y Aguino al otro lado del valle)

(Los rayos del sol se colaban entre las nubes y nos permitán explayarnos con nuestras cámaras)

(Tanto en "las distancias cortas", como en lo más fondero del valle)

(Detalle de los teitos rectangulares de Mumían con el pueblo de Caunedo ya en la carretera general)

Ahora aprovechando, la guapa luz de la tarde, es un buen momento para ver el mapa y tomar algunas notas sobre las distancias, altitudes y tiempos. El recorrido viene dibujado en los diversos mapas que hemos consultado, el de IGN o el de Adrados, así que no nos preocupamos mucho del “track” que dibuja nuestro GPS, solo queda seguir la amplia traza que la pista que discurre por el bosque de La Enraimada.

(Opción A: Coto Buenamadre - Braña Mumián / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA.2009’)

Como ya hemos comentado anteriormente, en la hoja de ruta del este pequeño recorrido, el PR AS-11, el camino, en travesía, continúa hacia el Llamardal, justo al lado de la carretera del Puerto de Somiedo. Este sector, de longitud un poco menor que el anterior, unos 2,7 kilómetros y una hora de marcha. El mismo no discurre por ancha pista terrera donde pueden transitar los vehículos autorizados, pues, de la vez que por él pasamos, recordamos que era más parecido a un estrecho camino o vereda montañera que otra cosa, no tenemos noticias de que esto haya cambiado.

(Detalle de Mumián, Peña Gúa, Pico Alto y Peña Salgada, al fondo la zona de Llamardal)

Del año 2005 no tengo buenas fotos, el nivel de las cámaras digitales de antes no es el que hoy alcanzaron, así que solo os dejo una foto donde podemos ver la traza del camino a seguir. La misma arranca desde muy cerca de Llamardal, más concretamente, desde el kilómentro ± 46,3 de la carretera AS-227 , la del Puerto, la que va desde la Pola de Somiedo a Santa María del Puerto, entre el pueblo de Caunedo y el desvió a La Peral. Existe un pequeño aparcamiento y el panel de la ruta, después solo queda caminar a media ladera del la Peña Gúa. El camino, en ocasiones, y a diferencia del que parte desde Buenamadre, es un poco estrecho y pedregoso. El punto culminante de este trayecto se alcanza antes de llegar, en el Cantu de Mostachal, desde donde tenemos una preciosa primer panorámica de toda la braña que deseamos visitar.

(Detalles fotográfico de la vereda montañera que nos lleva al Cantu Motachal y Llamardal)

(Desde el Cantu Mostachal, vista hacia al Sur: camín hacia Llamardal y la carretera)

(Desde el Cantu Montachal, vista hacia al Norte: Todo Mumián y el Collau Fanuetu)

Sobre el mapa podemos observar que el trazo que dibuja el camino a seguir no es tan grueso y continuo como el utilizado en el anterior, así que es bastante significativo la diferencia, aunque por el contrario el recorrido es más corto y mucho más suave, aunque no tenemos el transitar por el bosque, especialmente en otoño, que nos ofrece la alternativa norte, la de Coto de Buenamadre.

(Opción B: Llamardal - Braña Mumián / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA.2009’)

Tenemos intención de repetir este recorrido desde Llamardal para subir hasta lo más alto de la Peña Gúa, hoy no hay tiempo, así que en un futuro este reportaje se ampliará con una buenas fotos de este sector, como este especial rincón de Somiedo y Asturias se merece.

Con la esperanza del volver a Mumián iniciamos el camino de vuelta sobre nuestros pasos, es ya un poco tarde, además la nubes negras parece que quieren volver a la carga, igual tenemos que volver a subir la capucha de nuestros anoraks.

(Collau Fanuetu, ± 3,5 K / 1440 m.a. / 19:30 h. / Parece que vuelven las nubes)

En el Collau Faunetu damos definitivamente al espalda a la braña y a las altas cumbres nevadas de la Penouta, el Cornón y el Mocosu. Ahora nos toca adentrarnos de nuevo por el bosque, pero antes tenemos la oportunidad de contemplar los grupos rurales de Valle de Lago y las montañas que los reguardan, los últimos rayos de la tarde los iluminan de forma especial.

("Voltiando" hacia Coto de Buenamadre, con la zona de Valle de Lago a la vista)

El descenso por la pista del bosque fue rápido, podía haber sido mucho más, pero las guapas distracciones primaverales nos entretuvieron un poco, las verdes praderías cargadas de flores amarillas, así como la vera de la senda engalanada con las floridas escobas, con el fondo de las blancas cumbres y la afilada aguja de La Forada, hicieron que la bajada fuera otro guapo paseo, quizás diferente al de ascenso, aunque así no era, está claro que en Somiedo no hay dos momentos iguales, todo cambia, aunque sea repetido en un corto espacio de tiempo, ¿será la magia de este bello espacio natural?, ¡seguro que sí!

(Está claro que en Somiedo nada es igual, así que el descenso no es exactamente una repetición)

(¿Será la magia de Somiedo?, ¡seguro que sí!)

(Coto de Buenamadre, Concejo Somiedo, Asturias, ± 7,6 K / 970 m.a. / 20:30 h.)

Sobre las ocho y media de la tarde llegamos, de nuevo, a Coto de Buenamadre, un pueblo perteneciente a la Parroquia de San Miguel de la Llera, la cual fue una de las más ricas de Somiedo, su iglesia que se encuentra justo después de cruzar el río, según llegamos de La Pola, y tenía un retablo de gran valor, la cual también es trasladada en el siglo XVII desde el puente de San Miguel, un poco más abajo, por el Camino Real a La Pola, donde también existió un convento. Estamos transitando por un lugar con mucha historia, sirva de ejemplo que un huerto cercano, el Cabao de Las Pesetas, fueron encontraros unos cuantos denarios de plata datados hacia el Siglo I antes de Cristo o la leyenda de la monja que dío “supuestamente” el nombre singular al pueblo. Está muy claro que no estamos en un lugar cualquier, bueno como casi todo Somiedo, así que con esta singular sensación ponemos rumbo a casa con la esperanza de volver otra vez a este paraje tan natural como especial.

No queremos finalizar este reportaje sin dar las gracias a los amig@s Somedamos que han saciado nuestra curiosidad y nos aportaron algo de luz sobre el pueblo Coto de Buenamadre, siempre es un placer ampliar nuestro conocimiento de los lugares por donde transitamos, no nos gusta pasar de largo, siempre nos paramos, aunque en ocasiones sea desde la distancia, así que... ¡Gracias Amig@s!

Decir que el viaje de regreso, a partir de Belmonte de Miranda, la nubes descargaron el agua amenazante y hasta nuestra casa llegamos con “limpias” de coche encendidos, realmente habíamos tenido muy suerte con el tiempo, como se merece Mary en un día tan especial, el de "Buena Madre".

JFCamina

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es o Rutas Somiedo

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.