Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
El Primitivo - Etapa 12: Melide - O Pedrouzo
Camino de Santiago: El Primitivo

Galicia, Octubre'19-P'21

 

Camino de Santiago: El Primitivo

Etapa 12: Melide - O Pedrouzo

Asturias y Galicia - España

Mapas IGN 1/25000: 96-IV, 96-I, 95-II, 95-IV y 95-III.

Inicio: Melide, Galicia - España

Fin: O Pedrouzo, Galicia - España

Recorrido básico: Melide (0,0 K) – Santa María (0,9 K) – Variante (2,2 K) – A Peroxa (5,0 K) – Boente (6.2 K) – Río Boente (7,2 K) – Alto A Fraga Alta (7,9 K) – A Fraga Alta (8,5 K) – Ribadiso (11,7 K) – Arzúa (15,3 K) – As Barrosa (16,3 K) – Pregontoño (17,6 K) – A Peroxa (18.7 K) – Tavernavella (20,5 K) – A Calzada (21,5 K) – Calle (23,1 K) – Boavista (24,9 K) – Salceda (26,3 K) – A Brea (29,15 K) – Alto Santa Irene (31,0 K) - Desvio Refuxio de Peregrinos de Santa Irene (31,7 K) – A Rua (33,6 K) - Entrada O Pedrouzo (34,0 K) – O Pedrouzo (35,5 K).

Acceso Recorrido Wikilock: C.S.P.: E-12 Melide - Arzúa - O Pedrouzo

Total: 35,5 Kms / 8,5 Horas.

Desnivel: +1058 Mts. y Desnivel: - 926 Mts.

Señalización: Conchas y flechas peregrinas del Camino de Santiago, además de varios paneles informativos al respecto.

Día soleado.

 

Creative Commons License

¡Ultreia et Suseia!

 

 


Camino de Santiago – El Primitivo es un amplio documento gráfico en catorce capítulos que pretenden narrar nuestra personal experiencia andariega y cultural realizada en el año 2019 con rumbo SurOccidental hacia Galicia, en nuestro personal Camino de las Estrellas, siguiendo los pasos del primer Peregrino declarado oficialmente. Ahora, en el 2021, lo publicamos con cierto retraso por motivos que a nadie se le pueden escapar. Sinceramente el 2020 no fue un buen año para nadie, los peregrinos no iban a ser una excepción. Hoy, en la etapa nº 12 (11+1), ya no se huele el final, no, ahora lo estamos escribiendo con nuestros pies y nuestras espaldas con las mochilas al hombro. Efectivamente, solo dos etapas, casi una y media. Recorrido casi urbano el que nos toca, pues pasamos por muchos puntos poblados, tantos que no llegamos a saber exactamente su nombre y, además, no tenemos tiempo de anotarlos todos en nuestro GPS, solo los más relevantes. Por todo ello no vamos a entretenernos más en el preámbulo y arrancamos con la narrativa de nuestra personal aventura siguiendo el Camino de las Estrellas Peregrinas de El Primitivo.

 Afrontamos la primera etapa netamente del Camino Francés después de disfrutar once más una en El Primitivo. La penúltima antes de llegar a nuestro destino en la Catedral de Santiago de Compostela. Nos quedan unos cincuenta y cinco kilómetros que dividiremos en dos etapas un tanto desiguales pero para adaptarlas a nuestras necesidades de tiempo. La de hoy larga de un poco más de treinta y cinco kilómetros y la siguiente, la última, de veinte para llegar a tiempo para coger un autobús de vuelta al hogar que ya os comentamos en la introducción del tema general que andábamos un poco justos de días. Pues nada, como la etapa de hoy es larga madrugamos para poder iniciar la caminata a las ocho en punto de la manaña, aún de noche. Vaya como se nota que estamos en el mes de Octubre.

Un buen chocolate con churros para desayunar es un excelente reconstituyen para afrontar el gran reto de hoy. Sí, porque además de etapa larga la misma es muy sinuosa, muchos subes y bajas que al final de la jornada acumulan unos mil metros de desnivel positivo y otro tanto del negativo, así que… Rumbo Occidental caleyando en busca de la Iglesia de Santa María donde vemos un bonito amanecer pero sin mucho tiempo para ello.  

(01 Melide, 0,00 k. / 449 m.a. / 8:00 h.)

(02 Santa María, 0,90 k. / 428 m.a. / 8:15 h.)

Desde Santa María nos precipitamos camino abajo aún entre la oscuridad acompañados de numerosos peregrinos, las ocho de la mañana era la mejor hora para iniciar la marcha. Parece que había muchas ganas, la gente llevaba prisa y pronto quedamos solos. Así tropezamos con uno de los numerosos tramos de negro asfalto que hoy vamos a tener que sortear. Después otra pétrea iglesia más y entrada en O Carballal donde la luz natural ya ilumina nuestro camino.  

(El problema de madrugar, sobre todo en Octubre, es que no tenemos muy buen iluminación)

(Solo en los tramos urbamos la luz artificial ilumina nuestro camino)

(Como en el resto de etapas vamos dejando de lado numerosas iglesias, no podemos visitarlas todas)

(En O Carballal ya parece que la luz natural ilumina nuestros pasos)

Ya de día llegamos a Ponte de Penas donde tropezaremos con una variante: a la izquierda que nos llevaría por Penas y Parabispos para volver a enlazar con la que nosotros vamos a tomar (la recomendada en el panel) un poco antes de entrar en A Peroxa. Nosotros a la derecha en tranquilo avance sin los agobios propios del Camino Francés en el que todo el mundo tiene prisa. Con estas cuitas mundanas trasladadas al camino tropezamos por el río Catasol y lo cruzaremos por un encantador puente de grandes piedras. Detallucos que hace que esta etapa larga tenga un sabor tan bueno como largo, pues pese a los distintos tramos de asfalto y urbanos existen otros que hacen las delicias del cualquier caminante por exquisito que sea. En este tramo nos adelanta un ciudadano alemán que nos habíamos encontrado en San Romao de Retorta y había tenido un accidente, estaba todo magullado, ahora parece que muy mejorado.  

(03 Variante, 2,20 k. / 420 m.a. / 8:35 h.)

(Nosotros por la derecha, por la recomendada)

(Precioso y bucólico paso sobre el río Catasol)

(Parece que el Peregrino aleman accedentado ya se ha recuperado y va a buen rítmo)

Entramos en la zona de influencia del asfalto con el que conviviremos unos cuantos cientos de metros y pronto a carreterina que nos pasará por A Peroxa donde varios establecimientos al pie del camino nos ofrecen la posibilidad de volver a desayunar. El chocolate con churros aún aguanta y tiramos de largo para pronto entrar en la parroquia de Boente. Ahora el sol ya empieza a darnos en la espalda e ilumina con cierta gracia los preciosos hórreos gallegos, los preciosos cabazos en sus distintas composiciones y decoraciones, no hay dos iguales podríamos decir.  

(Alternando caminos por el bosque y a la vera del asfalto)

(El solecito mañanero ya empieza a iluminar nuestro camino)

(04 A Peroxa, 5,00 k. / 403 m.a. / 9:15 h.)

(El Pequeño Oasis antes de entrar en la Parroquia de Boente)

(Ya entrando en Boente, otro punto de referencia importante en los últimos kilómentros del Francés)

La entrada en Boente se deja notar rápidamente al observar los numerosos anuncios de establecimientos de servicio al peregrino, tanto de consumición rápida como de alojamiento. En Boente, ante el antiguo mojón peregrino K 45,0, Alfonso y Mary siguen con su partidillo amistoso de “Las Conchas”. ¿Y esta que apunta al cielo a quién la apuntamos?. Cruzamos la carretera nacional N-547 y entramos en la iglesia de Santiago de Boente, no si antes reparar en las tumbas a su entrada. Salimos de la iglesia y continuamos nuestra marcha por colorido barrio que pronto desciende para volver a sortear la carretera nacional pero en esta ocasión bajo ella. Después vendrá otro río más, la verdad que ya perdimos la cuenta de los río o regueros que hemos sorteado desde que partimos de Oviedo.  

(Amplia oferta de servicios varios al Peregrino en Boente tenemos)

(Bien cargado está este granero tan gallego)

(05 Boente, 6,20 k. / 390 m.a. / 9:35 h./ Y este... ¿a quién lo apuntamos?)

(Exterior de la Iglesia de Santiago de Boente)

(Ahora el interior de la Iglesia de Santiago de Boente)

(Atrás Boente, toca bajar hacia su río pasando por un pintoresco barrio y tunel bajo la carretera)

Ya en el río toca remontar y subir con un poco de esfuerzo hasta el Alto A Fraga Alta, en este transito tuvimos que tener mucho cuidado con los cicloperegrinos, pues venían con ganas y nos pasaban cerca, una distracción seguro que nos cuesta un buen disgusto a ambos. En el alto, donde nos volvemos a reencontrar con la carretera, una gran furgoneta que apoyaba a los ciclistas, parece que era una empresa dedicada al tema. Doble mojón peregrino lleno de pintadas, pero que feo hace, un poco de sentido común por favor. Nosotros paralelos a la carretera hacia A Fraga Alta y después a Castañeda donde pillamos otra más secundaria, de tierra, pasará por O Pedrido y O Río donde en este último rincón encontraremos una consecución de cartelinos con frases típicas, muy en la línea de nuestro desconocido compañero de viaje que hoy está un poco apagado.  

(06 Rio Boente, 7,20 k. / 312 m.a. / 9:50 h.)

(Tras una buena remontada desde el río alcanzamos carretera ancha)

(08 A Fraga Alta, 8,50 k. / 401 m.a. / 10:15 h.)

(Por la acera de tierra seguimos nuestro soleado avance)

(

(Un tramo a lado de carretera ancha y después por una más secundaria)

(Desvío de Castañeda a la izquierda en busca de O Pedrido y O Río)

(Carreterina estrecha y desgastada)

(Entrada en O Pedrido)

(En O Río nos espera una grata sorpresa)

(Sí, parece que lo de las tarjetas con mensaje está muy de moda)

En esta ocasión por un gran viaducto cruzaremos la ancha carretera nacional y pronto a bajar hasta el bonito paraje peregrino de Ribadiso, ya en el Concello de Arzua (tierra del famoso queso gallego que tanto nos gusta). En el año 2010 Ribadiso tenía mucha fama, incluso muchos peregrinos programaban sus etapas con el fin de hacer noche en este bello rincón, como nuestro amigo José Luis. Hoy parece que ha crecido mucho más, bueno como todo el camino. Pese a las tentaciones, no paramos a tomar nada y seguimos nuestra trayectoria Occidental, ascendiendo una buena cuesta que nos sacará a cruzar de nuevo la carretera principal que hoy tanto nos mortifica. La cruzamos, en este caso por debajo, y rápidamente entramos en Ribadisio de Arriba y después, trás una larga recta, entraremos en Arzúa, una villa de referencia importante del Camino de Santiago.  

(En esta ocasión cruzamos la carretera por un viaducto)

(Zona de calzada empedrada a la sombra, la cual se agradece un poco)

(Iconografía religiosa a la vez que consejos para avanzar sin problemas)

(09 Ribadiso, 2 Albergues, 11,70 k. / 295 m.a. / 11:00 h.)

(Como todo El Camino, Ribadiso también ha crecido)

(-Ufff, estas berzas parece que son más altas que un servidor)

(Dura subida hacia Ribadiso de Arriba)

(¡Menudo alivio! Vuelve el llano gallego)

(Ahora pasadizo en lugar de viaducto para sortear el vial rodado)

(A fin llegamos a Ribadiso de Arriba)

(Parece que no vamos a tener problemas para tomar algo)

(Hora de entrar en Arzúa, una gran recta nos aguarda hasta el centro ciudad)

En Arzúa si que paramos a tomar un cafetín, eran las doce del medio día, y tras cuatro horas de marcha continuada ya apetecía. Media hora de parada y después otra vez la mochila al hombro camino de la Iglesia Parroquial de Santiago de Arzúa para sellar nuestras credenciales. Caleyando rumbo Occidental con cierta inclinación al Sur dejamos atrás las casas de Arzúa y por pista bajamos a As Barrosa donde a la vera del camino nos encontramos una gran piedra con una placa conmemorativa y seguimos el bucólico paseo bajo los árboles hasta llegar al Lugar de Premoño donde una bar-terraza nos vendrá muy bien para descansar un poco pues estamos en mitad de la etapa que hoy nos hemos propuesto, aunque no es nuestro caso.  

(Las calles están tranquilas en Arzúa, pocos Peregrinos)

(10 Arzúa, 15,30 k. / 386 m.a. / 12:00 – 12:30 h.)

(Nos vamos de Arzúa caleya abajo)

(Una fuente para recargar nuestras cantimploras de agua fresca)

(11 As Barrosa, 16,28 k. / 349 m.a. / 12:50 h.)

(Ufff, vaya como se agradece este paseín a la sombra)

(Y seguimos, así da gusto, además sin agobios de gente)

(12 Lugar de Pregontoño, 17,60 k. / 327 m.a. / 13:00 h.)

Otra vez a subir una cuestina, ya lo anticipábamos, un sube y baja toda la jornada, para entrar en la Parroquia de Burres donde encontramos a un artesano del bastón peregrino al pie del camino y después a volver a sortear la dichosa carretera que todo el día nos acompaña, en esta ocasión bajo tierra. Ahora vamos por camino ancho entre tierras de labor, encontrando maquinaria trabajando el maíz a nuestro lado. Una mirada hacia atrás y toca despedirse definitivamente de la aglomeración urbana de Arzúa. Con el cielo azul a completo vamos con gracia y nuestros vecinos de viaje también. Mucho cicloperegrinos, a diferencia de El Primitivo, son muchas las bicicletas en El Francés, la verdad que ofrece muchas más posibilidades. Así de tranquilos llegamos a A Peroxa donde existe un bar (Graxan) al borde del camino. 

(Un artesano a la vera de El Camino mostrando su buen hacer)

(Otro paso subterrano más, y este no será el último de la jornada)

(En plena faena agrícola a nuestro paso)

(Toca despedirse definitivamente de Arzúa)

(Aumenta el número de bicicletas, la traza más cómoda del Frances fomenta su utilización)

(13 A Peroxa - Bar Graxan, 18,70 k. / 380 m.a. / 13:15 h.)

Transito tranquilo el que llevamos, tal es así que son muchos los peregrinos que nos adelantan. No tenemos prisa, el alojamiento, uno de los motivos principales de la gente en ir a paso vivo, ya lo tenemos reservado desde la tarde anterior. En esta ocasión no fue a la primera de las tres opciones que teníamos apuntadas desde casa, parece que un grupo numeroso había reservado casi todo el albergue privado que teníamos fichado. Se nota que nos encontramos en el Camino Francés. Pasamos al lado del chiringito del “Sello del Burro” y más adelante al lado de un recuerdo hacia un amigo perdido. En Tavervella casi nos acercamos a las dos de la tarde y ya empezamos a inquietarnos en dónde parar a comer, que ya van unas cuantas horas sin meter algo sólido en el cuerpo. Acordamos que en la siguiente ocasión que se nos presentara sería en la que nos quedaríamos.  

(A nuestro rítmo tranquilo, mucho son lo Peregrinos que nos adelantan)

(Ante la mesa del Sello del Burro)

(Un pequeño homenaje hacia un amigo perdido a la vera de camino)

(14 Tavernavella, 20,50 k. / 388 m.a. / 13:45 h.)

(Otro cruce aéreo de carretera y.... ¡Hay que ir pensando donde comemos!)

Al fin, en A Calzada, posamos las mochilas a la vera del camino en un bar con una soleada terraza. Casi una hora de relax viendo pasar peregrinos, parece mentira que estuviéramos en Octubre, no quiero pensar en Agosto, decíamos. Unos trozos de empanada gallega con un poco de líquido y de postre otro trozo de tarta de Santiago con cafetín incluido. Menudo vicio el que estamos pillando con el dulce bocado. Con cierta pereza nos incorporamos y nos vamos dejando llevar entre el ancho camino bajo la tupida arboleda. También entre numerosos detalles que los peregrinos que nos precedieron han ido dejando sobre los mojones y piedras.  

(15 A Calzada, 21,50 k. / 380 m.a. / 13:55 – 14:40 h.)

(Hora de llenar el depósito de combustible)

(Tras una hora de relax... ¡De nuevo en El Camino!)

(Numerosos son los detalles, a derecha e izquierda, que los peregrinos deja en El Camino)

Muy distraídos llegamos A Calle donde en primer lugar nos tropezamos con el Bar Lino del cual guardamos un gratísimo recuerdo del año 2010 donde paramos a comer un buen rato con los compañeros peregrinos de aquella primer ocasión. Más adelante nos encontramos un bar muy curioso, todo decorado o construido con botellas de cerveza. Siguiendo las indicaciones peregrinas nos metemos por el medio de las casas y tras un pequeño callejeo aparecemos en un ancho camino de tierra que muy acompañados nos pasará por Boavista y seguiremos así un kilómetro y medio más hasta llegar a Salceda donde volveremos a tropezar con la sonora carretera nacional N-547. 

(16 A Calle – Bar Lino, 23,10 k. / 354 m.a. / 15:00 h.)

(Tia Dolores – Bier Garten / A Calle)

(Callejeando un poco siguiendo todo tipo de señales)

(Reciclaje peregrino)

(Por momentos... Va cogiendo ambiente El Camino)

(Los peregrinos van dejando los mesajes de todo tipo)

(Otro grupito de casas más, resulta casi imposible apuntar el nombre de todas)

(17 Boavista, 24,90 k. / 370 m.a. / 15:30 h.)

(Una guapa y solitaria casa y a seguir ruta)

(La gente de las bicis van bien cargados, pensamos que duermen al áire libre)

(Otro lugar más para reponer fuerzas)

(-Teniamos que dedicarnos a contar los cruces de carreteras, ¿no?)

(Parece que en El Francés los Peregrinos son más dados a dejar su impronta que en El Primitivo)

(18 Salceda – Albergue, 26,33 k. / 356 m.a. / 15:50 h.)

En un principio no cruzamos la N-547, solo la acompañaremos lateralmente hasta que la señalización nos dio la orden de cruzar el ancho vial que nos adentra de nuevo bajo los árboles y las proximidades de A Brea volvemos a cruzarla otra ocasión más. Después otro tramo paralelo a la carretera para cuando las señales vuelvan a dar la orden… ¡Volver a curzarla! Así llegamos al alto de Santa Irene donde toca volver a cruzar el ancho y ruidoso vial. ¿Cuántas van? La verdad que ni me acuerdo. Si sé que este tramo resultó un tanto agobiante, además de ciertamente peligroso. Contando así todo resulta un poco sórdido, igual algo exagerado pero si que no vas muy cómodo, siempre muy atento, a los coches, compañeros peregrinos, bicicletas, algún caballo, etc. 

(En un principio no cruzamos la ancha carretera pero...)

(...Va llegar un momento donde la señalización da la orden de cruzar el negro asfalto)

(Se agradece este pequeño trayecto bajo los árboles)

(La sonora carretera siempre muy presente)

(19 A Brea, 29,15 k. / 357 m.a. / 16:15 h.)

(Ya queda poco para llegar al destino del día, "a 6 km" anuncian)

(De nuevo al lado de la ancha carretera, no hay manera deshacerse de ella)

(-¡Rapido, toca cruzar!)

(Más ofertas de alojamiento)

(20 Alto de Santa Irene, 31,00 k. / 394 m.a. / 16:50 h.)

Atrás el alto, donde había mucho ambiente, dicho sea de paso, y con cierto desnivel negativo vamos parejos a la inseparable carretera nacional y caminando medio kilómetro abundante nos encontramos el desvío a izquierda para el Refuxio de Peregrinos de Santa Irene. Nosotros de frente donde tropezaremos con numerosa publicidad gráfica de alojamientos peregrinos, entre ellos el que nosotros habíamos reservado, También más bares y un gran grupo de gente muy joven acompañados de sus padres (es fin de semana y deja notar el hacer etapas peregrinas sueltas), igual son los que han reservado al completo el albergue que teníamos pensado desde un principio pero se truncó. Seguimos para abajo hasta tropezar con el albergue de Santa Irene de O Pino y después a salvar la carretera nacional, en este caso por un túnel bajo ella.  

(No nos olvidamos de la ancha carretera pero al menos vamos cuesta abajo)

(21 Desvio Refuxio de Peregrinos de Santa Irene, 31,70 k. / 358 m.a. / 17:00 h.)

(-Vaya cuanto gentío, igual son el grupo numeroso que nos acaparó el albergue previsto)

(Otro albergue más en El Camino, este el de Santa Irende de O Pino)

(22 A Rua, 33,60 k. / 274 m.a. / 17:25 h.)

Parece que el gran mogollón de gente quedó tras nuestro y por delante no llevamos a nadie, momento de relax, ya se echaba en falta. Paso por bosque, tanto que en un punto concreto, previamente señalizado, tropezamos con madereros realizando labores de corta de árboles. Prudencia con la maquinaria trabajando y en poco entramos en el área de influencia de A Rua donde siguen ofreciendo servicios al peregrino y otros. Así llegamos a tropezar, la última por hoy, con la N-547, la cual ya nos tenía un poco hartos, aún así nos sacamos unas fotucas con sus paneles indicadores, ya era como de la familia.  

(Zona de trabajos forestales, muy atentos siempre)

(23 Entrada O Pedrouzo, nos vamos por el camino en lugar de carretera, 34,00 k./ 250 m.a. / 17:35 h.)

En este último entronque con la carretera Nacional N-547 en el año 2010 nos fuimos parejo a ella para entrar directos en el Albergue Municipal de O Pedrouzo, hoy no lo haremos así porque el que nosotros tenemos reservado queda a la otra punta del pueblo, mucho más cerca de por donde continúa el camino a Santiago. Así que seguimos las señales y damos un largo rodeo por detrás de las casas de O Pedrouzo en el Concello O Pino, justo por la zona donde se encuentra el área deportiva. Al final hacemos un recodo a izquierda y caemos justo a mitad del pueblo donde precisamente se encuentra el albergue que habíamos reservado la tarde anterior.  

(No entramos en O Pedrouzo de frente, lo redeamos siguiendo a Santiago)

(Arte en la zona deportiva de O Pedrouzo, el gallo muy presente)

(No hay duda de que estamos en O Pedrouzo)

Al fin, cerca de las seis de la tarde, después de ocho horas y media de machar andariega de 35,5 Kilómetros de nada llegamos a nuestro destino. La verdad que se hizo largo y no por el cansancio físico, quizás fue más el metal. La verdad que venir del relax de El Primitivo y entrar en la vorágine del Francés es un “shock” bastante fuerte. No solo por el número de personas, que también, si no el tráfico motorizado, mucha carretera ruidosa. Pero bueno, es lo que hay y por dos etapas de nada lo soportamos. Del albergue mejor no decir nada, pues nos decepcionó mucho, el peor con diferencia con respecto a todos los que habíamos utilizado en este último viaje peregrino. Literas muy juntas, sin perchas en los baños, etc.… Esperamos que la era pos-covid acabe con estas deficiencias y se corrijan.  

(Ahora toca buscar nuestro albergue y esperar que hayamos tenido suerte con la elección)

(24 Pedrouzo, 35,50 k. / 239 m.a. / 17:50 h.)

Mientras los compañeros se duchan creo que es un excelente momento para compartir nuestras anotaciones sobre el recorrido realizado, además de una ficha con todos los puntos de paso importantes, su kilometraje, altitud y horario de paso, siempre está bien saber lo que nos va a llevar a un paso tranquilo y disfrutón como es el que nosotros empleamos siempre en nuestras andanzas, tanto las montañeras como las peregrinas. También añadimos el recorrido o “track” compartido en la red social Wikiloc, aunque igual no es tan necesario como en otras actividades andariegas pues la señalización al respecto es muy abundante, pero si está bien para saber exactamente los puntos que hemos pasado. Con respecto a todos los documentos asociados a jfcamina, advertimos encarecidamente que “Solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos. Queda a la responsabilidad de cada uno la utilización correcta del mismo, además de tomar todas las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán de muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad. También lo relacionado con la legislación administrativa y ambiental del espacio donde nos estamos moviendo”.  

(Ficha de nuestra octava etapa en El Primitivo: Melide - Arzúa - O Pedrouzo)

 

(Si tienes algún problema en la visualización pincha este enlace para una visualización directa)

Tras las duchas y el compartir las anotaciones y “track” llega la hora de planificar definitivamente la jornada siguiente. El día de autos sería sábado, fin de semana en Santiago de Compostela, así que había que decidir que hacer. Teníamos dos opciones en mente. La primera era madrugar y hacer los veinte kilómetros que nos quedaba a buen ritmo y por la tarde regresar en autobús al hogar. La segunda sería ir mucho más relajados y pasar noche en Santiago y el domingo volver. En los dos casos había que hacer algo, tomar una decisión y actuar en consecuencia. O comprar los billetes o reservar el alojamiento. Como era fin de semana optamos por la primera y comprar los billetes de autobús a través del móvil. Todo resuelto llegó el momento de salir a presentarle el gallo Piñero al compañero Alfonso y después dar cuenta de una buena cena, que sería la última peregrina por esta ocasión.  

(Hora de presentar nuestros respetos al Galo Piñeiro de O Pino, cenar y a descansar)

 Antes de despedirnos comentar que entre tanto cruce de carretera N-547 no se nos olvidó el ir contando el sentido de las conchas peregrinas que nos íbamos encontrando en el camino. ¿Quién había ganado el partidillo amistoso hoy? Pues…. ¡Goleada asturiana! Sí un tanteo de 116 As frente 58 G, aunque con tanto trajín asfáltico y de peregrinos no descarto que alguno gol se quedara fuera del marcador.

No nos enrollamos más que mañana queremos madrugar más de lo habitual y tenemos que irnos a dormir, de momento contentos porque la señora del bar donde cenamos nos ha dicho que para el temprano desayuno tiene…. ¡Churros!!!! Así que...

¡Felices Sueños!

JFCamina

 

Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.