Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
El Primitivo - Etapa 13: O Pedrouzo - Santiago
Camino de Santiago: El Primitivo

Galicia, Octubre'19-P'21

 

Camino de Santiago: El Primitivo

Etapa 13: O Pedrouzo - Santiago

Asturias y Galicia - España

Mapas IGN 1/25000: 95-III Y 94-IV.

Inicio: O Pedrouzo, Galicia - España

Fin: Santiago de Compostela, Galicia - España

Recorrido básico: O Pedrouzo (0,0 K) – Cimadevilla (3,4 K) – Autovía/Aeropuerto (6,2 K) – San Paio (7,5 K) – Lavacolla (8,9 K) – Iglexia A Lavacolla (9,7 K) – Vilamaior (11,1 K) – TVG (12,8 K) – San Marcos (13,5 K) Monte do Gozo (15,4 K) – Ponte San Lázaro (16,9 K) – Santiago de Compostela/Plaza Obradorio (20,5 K).

Acceso Recorrido Wikilock: C.S.P.: E-13 O Pedrouzo - Santiago

Total: 20,5 Kms / 4,5 Horas.

Desnivel: +482 Mts. y Desnivel: - 482 Mts.

Señalización: Conchas y flechas peregrinas del Camino de Santiago, además de varios paneles informativos al respecto.

Día nublado.

 

Creative Commons License

¡Ultreia et Suseia!

 

 


Camino de Santiago – El Primitivo es un amplio documento gráfico en catorce capítulos que pretenden narrar nuestra personal experiencia andariega y cultural realizada en el año 2019 con rumbo SurOccidental hacia Galicia, en nuestro personal Camino de las Estrellas, siguiendo los pasos del primer Peregrino declarado oficialmente. Ahora, en el 2021, lo publicamos con cierto retraso por motivos que a nadie se le pueden escapar. Sinceramente el 2020 no fue un buen año para nadie, los peregrinos no iban a ser una excepción. Hoy la última etapa, la nº 13 (12+1, recordad que una de propinilla por la Variante de Hospitales), así que llegamos a nuestro destino en la plaza de Obradoiro en Santiago de Compostela. Tal como comentamos, al final del anterior capítulo, la de hoy será un etapa rápida y corta con la misión de llegar al destino propuesto, saludar al Apostol, realizar las fotos pertinentes, el papeleo que “certifique” nuestra aventura peregrina, comer y a coger el bus para volver a casa. Como podéis observar… mucho trajín para pocas horas. Por todo ello no vamos a entretenernos más en el preámbulo y arrancamos con la narrativa de nuestra personal aventura siguiendo el Camino de las Estrellas Peregrinas de El Primitivo.

El despertador del día “D”, el “De” llegada a nuestro destino final en Santiago de Compostela, fue más tempranero de lo habitual, tanto el digital como el humano. Había tensión en el ambiente, la gente ya tenía muchas ganas de llegar. Aunque antes de poner rumbo a Santiago había que volver al centro del pueblo para desayunar bien, la señora que nos sirvió la cena nos había prometido que tendría los churros preparados, así que vamos con ganas. Lo prometido se cumplió y un buen chocolate con churros desayunamos todos. Cuando estábamos a punto de arrancar fue cuando me fijé en una persona que habíamos visto casi todas las mañanas desde que salimos de la amurallada ciudad de Lugo. Ya le tenía echado el ojo porque sospechaba que era el Peregrino de las tarjetas, así que, ni corto ni perezoso, a él me acerqué y con cierto descaro le pregunté. Efectivamente era el anónimo tarjetero. De Madrid y ya había echo varias veces el Camino a Santiago realizando tal acción de escribano de frases cortas y mordientes. Incluso nos contó que otro peregrino había realizado un amplio reportaje con la composición de las mismas. Charramos un buen rato de nuestras aventuras comunes, lo que retrasó un poco nuestra salida de O Pedrouzo.

No importó mucho el retraso, aún era muy de noche cuando iniciamos la marcha rumbo Occidental en busca de final de etapa y de nuestro personal “Camino de las estrellas” por el Paraíso Astur y Galicia, además hoy más que nunca, aunque ver no las vimos porque la mañana despertó un tanto nublada, solo al acercarnos al medio día el sol lució. No vimos mucho de los cinco kilómetros iniciales, con las luces de posición encendidas para señalizarnos bien y evitar accidentes. Así, un buen número de caminantes, pasamos aún con los frontales puestos por O Amenal y Cimadevilla donde tropezamos con varios bares abiertos al servicio de los peregrinos que no habían desayunado aún o necesitaran una segunda vuelta, aunque con la marcha que llevábamos no estaba en el ánimo pararse. 

(01 O Pedrouzo, 0,00 k. / 239 m.a. / 7:45 h.)

(En la oscuridad de la tempranera mañana otoñal con los frontales encendidos)

(A buen ritmo nocturno porque hay ganas de llegar)

(02 O Amenal – Cimadevilla, Bares, 3,40 k. / 238 m.a. / 8:25 h.)

Atrás los iluminados bares llego el momento de “soledad” semi-nocturna, transito por camino de tierra bajo los árboles norteños que tan bien nos habían acompañado durante todo el camino desde que arrancamos a los pies de la esbelta catedral de Oviedo, cuando Doña Ana sollozaba por nuestra marcha. Así, ya de día, llegamos al entronque con la autovía A-54, la cual no cruzaremos y haremos un fuerte quiebro a izquierda para ir entre ella y los límites del aeropuerto de La Vacolla o de Santiago de Compostela. Es cuando estas atento a tal situación y un pétreo dolmen con los relieves de la concha y bordón peregrinos nos salen al paso. Momento foto, tanto para nosotros como los numerosos compañeros de viaje, allí nos intercambiamos las cámaras para todos llevarnos un bonito recuerdo a casa, que ya queda poco. 

(Le cuesta arrancar al día, los negros nubarrones no ayudan)

(Atrás el asfalto, ahora por camino ancho)

(Un viejo mojón peregrino, ya quedan muy pocos)

(Ya clarea)

(Al borde de la autovía a Santiago)

(03 Autovia – Aeropuerto – Figura piedra Santiago, 6,20 k. / 348 m.a. / 9:00 h.)

Entre los amplios viales de la autovía y los del aeropuerto seguimos un trecho hasta que, al fin, giramos a la derecha para ya por bosque llegar hasta San Paio, donde ante las tentaciones de sello y café no sucumbimos y seguimos nuestra marcha para pronto cruzar bajo una carretera y llegar a La Vacolla donde empezamos a caminar de nuevo por asfalto. De este lugar recuerdo que había una iglesia con un cementerio muy llamativo, se hizo esperar, es larga esta travesía pero al final lo alcanzamos. El día seguía siendo muy gris, lo que nos causaba cierto pesar, con el buen tiempo que tuvimos durante casi todo El Primitivo nos hacía feo entra en Santiago con la luz tan pobre.  

(Ahora en transito emparedados entre los viales del aeropuerto y la autovía)

(Al ladito del aeropuerto de Santiago de Compostela)

(Bueno, ya perdemos de vista el cierre perimetral del aeropuerto)

(De una pequeña zona arbolada a otra)

(04 San Paio, 7,50 k. / 318 m.a. / 9:20 h.)

(Atras San Paio volvemos bajo la cubierta de los árboles)

(Salvamos otra gran carretera, esta por debajo)

(Ufff, cuanta gente, parece mentira que estemos en Octubre, pero es sábado)

(De nuevo sobre el negro asfalto)

(05 Lavacolla, 8,90 k. / 303 m.a. / 9:45 h.)

(06 Iglexia A Lavacolla, 9,70 k. / 288 m.a. / 9:55 h.)

Dejamos atrás A Lavacolla y cruzamos otra carretera y seguimos a buen ritmo por asfalto mayormente siendo adelantados por muchos peregrinos, parece mentira que estuviéramos en Octubre. La verdad que las prisas de algunos no nos extraña nada, iban muy ligeros de equipaje y eso se nota a la hora de mover con más alegría el motor. Otros ya se habían deshecho de sus botas, se nota que solo nos quedan cerca de diez kilometrucos para finiquitar, aunque si vas hasta Fisterra o Muxía igual tienes que ser más comedido.  

(Otro cruce de carretera más y...)

(...De nuevo bajo la cubierta vegetal)

(Las nubes se nos vuelven un poco negras, no nos gusta nada)

(Momento de carreterina estrecha, muy atentos al tráfico, no hay mucho margen)

(La gente va ligera, seguro que facturarón la pesada mochila o de excursión de un día)

(Eliminando peso, aunque no creo que vayan descalzos los últimos kilómetros)

(07 Vilamaior – Bar, 11,10 k. / 346 m.a. / 10:15 – 10:30 h.)

Por carreterina toca pasar al lado de las instalaciones de la televisión gallega (TVG), antes unas vallas nos recuerdan que nos queda poco para llegar y que no dejemos nuestros recuerdos colgados por allí, moda muy extendida últimamente. Después llegará el concurrido camping San Marcos donde existen varias tiendas de “souvenirs” peregrinos, fue cuando al compañero Alf se le ocurrió entrar para tratar de encontrar un imán de una concha peregrina pero en el sentido asturiano, el del partidillo amistoso AS-G, que por cierto vamos ganando a los primos-hermanos de los gallegos. No hubo manera, todas en sentido gallego, así que se marchó sin ella, probaría suerte en Santiago.  

(Otra vez en El Camino)

(Recordatorio para los peregrinos que van aligerando la mochila)

(08 TVG, 12,80 k. / 385 m.a. / 10:55 h.)

(09 San Marcos – Camping bar, 13,50 k. / 375 m.a. / 11:00 h.)

En muy animada conversación-debate sobre el sentido de las conchas llegamos a un lugar mítico en el Camino de Santiago, alcanzamos el Monte do Gozo donde un buen gentío nos recibió. No es de extrañar, dos autobuses de turi-peregrinos se acababan de apear para sellar sus credenciales e iniciar caminando los últimos cinco kilómetros a Santiago de Compostela. No hace falta decir que nos costó trabajo sellar nuestras credenciales, ya creíamos que nos íbamos sin la estampa, pero al final pudo ser.  

(No hubo suerte con el recuerdo que nuestro compañero quería comprar)

(Otro posible "momento café" y pronto...)

(10 Monte do Gozo, 15,40 k. / 373 m.a. / 11:30 h.)

(Costó un poco de tiempo pero al final sellamos nuestras credenciales)

(Escultura comemorativa de la visita del Papa Juan Pablo II a Santiago en 1989)

(Escultura clásica del Monte do Gozo)

Por las prisas del final de etapa y camino, no pasamos a saludar a la figura de los dos peregrinos gozosos, aunque ya hemos estado en varias ocasiones os dejamos una foto para tan amplio reportaje que hoy vamos finalizar. En bajada iniciamos los últimos kilómetros, al final de la misma algún cambio por obras y después cruzamos el Ponte San Lázaro. Solo tres kilómetros muy urbanos nos quedan para culminar nuestra experiencia andariega, cultural, etnográfica, paisajística, humana y peregrina. La verdad que son muchas la razones para coger la mochila y arrancar. Estos últimos pasos están llenos de contrastes, te encuentras de casi todo conviviendo, desde un “yupi” con americana cayado y sombrero peregrino la mar de guapo, al lado de sufridos caminantes con la mochila de 12-14 kilos al hombro con la camiseta bien sudada y la gorra descolorida. Todos igual de ilusionados por llegar a Santiago y la verdad que razones no le faltan, cada uno tiene la libertad de hacerlo como le viene en gana.  

(Camino de Santiago, solo quedan 5 Kms, pasando al lado de los grandes barracones peregrinos)

(Zona de obras, así que atentos a los posbiles cambios)

(Bien señalizado seguimos las indicaciones y pronto cruzando el puente sobre la gran autovía)

(11 Ponte San Lázaro, 16,90 k. / 273 m.a. / 11:50 h.)

(Ya empezamos con las "tentaciones" antes de alcanzar el objetivo final)

(Homenaje al Templario Peregrino a la entrada de Santiago)

Entramos en Santiago, foto de recuerdo en los numerosos carteles que así nos lo hacen saber. Subida callejeando hacia el meollo de la catedral. Por unos minutos perdemos de vista al compañero Alf que va delante hablando con otro peregrino que parece que es de nacionalidad sueca y está justo como su ocasinal acompañante, entusiasmado con el camino realizado, precisamente El Primitivo. Excelencias le habló del la belleza del Norte. Nos alegramos que así sea y todos juntos entramos bajo el tunelillo con gaitero incluido que nos da la entrada en la gran plaza de Obradoiro de Santiago de Compostela. Fin de nuestra aventura, bueno eso creemos, que aún hay más.  

(Ya llegamos, aunque aún quedan unos kilometrucos de nada para alcanzar la catedral)

(Pisamos la raya de entrada en Santiago)

(Ahora solo queda entrar en la plaza de Obradoiro)

(Detalle curioso en los últimos metros)

(Contraste entre dos estilos de peregrinos, la libertad de como hacerlo ante todo)

(Mucha cartelería al final de El Camino)

(Alguna un tanto curiosa)

(Por unos momentos perdemos a nuestro compañero, va delante con un sueco que va encantado)

(Pareja de ciudadanos suecos que están entusiasmados de finalizar El Primitivo)

(Mucho ambiente en Santiago)

(Clásica entrada en la Plaza de Obradoiro)

(12 Santiago de Compostela, Plaza Obradoiro, 20,50 k. / 300 m.a. / 12:30 h.)

Ya hemos cumplido nuestro objetivo y antes de pasar a contar los detalles más urbanos de nuestra breve estancia en Santiago vamos compartir las últimas anotaciones y “track” que hemos ido grabando en nuestro otro silencioso compañero de viaje llamado GPS y que estamos compartiendo en la red social Wikiloc. Igual no es tan necesario como en otras actividades andariegas pues la señalización al respecto es muy abundante, pero si está bien para saber exactamente los puntos que hemos pasado. Con respecto a todos los documentos asociados a jfcamina, advertimos encarecidamente que “Solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos. Queda a la responsabilidad de cada uno la utilización correcta del mismo, además de tomar todas las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán de muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad. También lo relacionado con la legislación administrativa y ambiental del espacio donde nos estamos moviendo”.  

(Ficha de nuestra octava etapa en El Primitivo: O Pedrouzo - Santiago de Compostela )

 

(Si tienes algún problema en la visualización pincha este enlace para una visualización directa)

Pese a que el cielo azul no lucia fue un momento de mucha alegría y fotos, casi a partes iguales. Como si tuviéramos un imán de amistad, casualmente allí nos reunimos los que en algún momento compartimos camino. La chica polaca que pintaba a sus ratos de relax. Los madrileños, el tarjetero anónimo, los suecos, los brasileiros, etc... Hasta algún anónimo que silenció su presencia y semanas después nos contó que a nuestro lado estuvo. De todo hay en la viña del señor Obradorio. Después llegó el “momento tragedia”. Sí efectivamente, aunque no tanto para nosotros, pero si para nuestro compañero.

¿Qué ocurrió? Pues nada, que resultó que en el momento de tratar de sellar nuestra tarjeta peregrina definitivamente y obtener la famosa “Compostelana” en la Oficina de Acogida al Peregrino de Santiago, fue cuando nos enteramos que dicha oficina ya no se encontraba en antiguo caserón la cercana Rua do Vilar, a la derecha de la catedral. ¡Menudo fallo! Efectivamente, ahora en un local palacio muy modernizado se había trasladado hacia la Rúa Carretas, por debajo de la catedral. Rápidamente arrancamos la aplicación pertinente del móvil para que nos llevara sin dilación. Allí había una máquina que daba un número para sellar y demás, lo podías mirar a través de una web el tiempo estimado del horario. El verdadero problema era que por ser fin de semana festivo a partir de cierta hora cortaban y pasaban para el día siguiente. Este fue un momento muy tenso, aunque a nosotros personalmente nos importaba poco. Nuestra verdadera “Compostelana” se encontraba ya grabada en nuestras retinas y corazones, lo demás pura burocracia “friki” (con perdón). No opinaba igual nuestro compañero y muy intranquilo estaba. Nosotros sellamos en la oficina de correos con un sello muy guapo que nos venía de perlas. Nosotros teníamos muy claro que si no llegábamos a tiempo para sellar no nos quedaríamos en Santiago un día extra, ya teníamos el billete y no estábamos dispuestos a cambiarlo.  

(Momento "tragedia" en las nuevas instalaciones de la Oficina de Acogida al Peregrino en Santiago)

(Toca sacar un número en la máquina y a esperar)

Para hacer tiempo y al tener la posibilidad de ver a través del móvil como evolucionaba la cola de espera nos fuimos a visitar la figura y sepultura del Santiago el Apostol dentro de la catedral, la cual dicho sea de paso, estaba muy fea en su interior al estar llena de sayones cubriendo la zona de obras interiores. De misa de Peregrino nada de nada, en compensación nos dio tiempo para visitar y sacar unas fotuca con la conocida figura de “Las dos Marías” sita en el Parque de la Alameda. Mucha gente en las calles y nosotros mirando el movil a cada minuto. Al final todo se arregló, sí logramos sellar y obtener el pergamino compostelano. Menudo alivio, pues nuestro amigo estaba dispuesto a quedarse decía.  

(Pese a ser Octubre... ¡Mucha gente!)

(Visita al sepulcro del Apostol Santiago y a su figura)

(Muy serio estaba el Apostol, seguro que tanta obra le tenía un tanto aturdido)

(Grupo Peregrinos con la clásica de “ Las dos Marías”)

Ya con la alegría en la cara fue la hora de buscar un sitio para comer tranquilamente y liberar tensiones, aunque Mary ya le había echado el ojo al pasar camino de la alameda. Un restaurante gallego con cierto glamour moderno, ya la última vez que habíamos estado en Santiago lo había intentado pero resultó fallido, ahora no se le escapaba. A decir verdad que acertó de pleno con la elección. A la salida compramos los “souvenirs”, en este caso gastronómico pues nos compramos unas tartas de Santiago y unos quesos de Arzúa. ¡Ah! También anduvimos buscando el imán de la concha asturiana que nos dijeron en Fonsagrada unos días atrás, pero no hubo suerte, todas eran en el sentido gallego. Seguro que fue en “venganza” de la goleada del partido amistoso, pues Asturias había ganado por más de cien desde que empezamos a contar. La verdad que lo pasamos bien con este amistoso, en otra ocasión contábamos perros, gatos o burros que encontrábamos en el camino, en esta el sentido de las conchas pereginas.  

(Comida gallega y...)

(...A despedirse de Santiago hasta otra ocasión más)

Llegó la hora de despedirse, momento de volver a sacar el móvil e preguntarle por la ubicación exacta de la estación de autobuses, las nuevas tecnologías se están imponiendo y lo de andar preguntando a la gente o tratando de interpretar un mapa parece que está cayendo en desuso. Unas cuantas horas sentados camino de regreso al hogar con un montón de excelentes momentos vividos, incluso pensando en el siguiente camino a realizar. De momento a disfrutar del pasado y a esperar que el futuro incierto que el año 2020 nos presentó se despeje y podamos volver, el que sea ya importa menos, lo importante es volver. Esperando que así sea…

¡Hasta pronto Amig@ Peregrin@, nos vemos en El Camino! 

 

JFCamina

 

Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.